Guía para entender la factura de la luz: mercado libre o regulado, potencia y consumo

Gastos extra, potencia, kilovatios hora… El recibo de la luz incluye conceptos técnicos que conviene conocer bien para no dejarse engañar. El desconocimiento por parte de los consumidores españoles en este aspecto arroja datos alarmantes. Según datos del Panel de Hogares de la CNMC de 2017, el 41% de los hogares no sabe el tipo de tarifa eléctrica que tiene contratada y el 24,2% no sabe cuál es su potencia contratada.

En pocas palabras, existe mucha desinformación en relación al mercado de la luz. Por ello, la compañía eléctrica valenciana Lucera se ha propuesto aclarar algunos conceptos conceptos básicos sobre la energía que consumimos para ayudarnos a ser más eficientes y ahorrar en nuestras facturas.

¿Mercado regulado o libre?

En España existen dos mercados eléctricos: el regulado y el libre. En 1997 dio comienzo un largo proceso de liberalización que tiene como fecha clave el año 2009. Desde entonces los consumidores son libres de elegir a las empresas a quién contratan sus servicios. Éstas pueden pertenecer a un mercado o a otro.

En el mercado regulado son las grandes compañías de referencia las que mueven el cotarro, compuesto por 8 entidades gestionadas parcialmente por el Gobierno tras la reforma del año 2009. La idea era proteger a los consumidores y evitar que las compañías del mercado libre cobrasen tarifas demasiado elevadas. Estas 8 compañías, únicamente pueden ofrecer la llamada tarifa PVPC, un precio que tiene una parte fija (los peajes), que marca el Gobierno, y otra variable que se establece cada día en el denominado ‘pool eléctrico’.

Por su parte, las comercializadoras del mercado libre ofrecen el precio que deseen, además de descuentos, ofertas y otros extras. No obstante, éstos pueden ir acompañados de un compromiso de permanencia.

Potencia contratada

Éste es uno de los puntos que más pueden encarecer nuestra factura. Este apartado determina la potencia máxima que puede consumirse al mismo tiempo dentro de una vivienda. En el caso de que superemos el límite de la potencia contratada, simplemente nos quedaremos a oscuras. Desafortunadamente, solemos pecar de exceso, contratando más kilovatios de los que realmente necesitamos, sin llegar a utilizar toda esa potencia por la que sí estamos pagando. Vamos, un chollo para las comercializadoras.

comercializadoras

Consumo eléctrico

Este apartado determina la cantidad de energía demandada durante un plazo de tiempo denominado período de facturación, normalmente uno o dos meses. Las comercializadoras facturan por este consumo aplicando un precio que se mide en kWh (kilovatios hora) que es el que determina la cantidad de dinero que tendrá que pagar el consumidor.

Impuesto eléctrico

Una tasa fijada por el Gobierno que supone un 5,11% sobre tu consumo final, es decir, sobre la suma de la potencia contratada y el consumo eléctrico.

Alquiler del contador

El contador eléctrico sirve para medir el consumo de energía eléctrica de cada hogar, y suele estar en posesión de la distribuidora o del inquilino. Si en la factura observamos otros cobros adicionales como “servicios de urgencia” o “mantenimiento de las instalaciones”, es importante comprobar por qué. Probablemente tengamos contratado una serie de servicios, además del suministro, que en la mayoría de casos son innecesarios.

Como habrás podido comprobar, saber qué estamos contratando puede ser la clave para ahorrar. Si queremos entender la factura de la luz, basta con comprender algunos conceptos básicos y saber en qué debemos fijarnos. Esto

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro