¿Qué significan los mensajes de devolución de la Renta 2018?

Hace ya unos cuantos que se ha iniciado el plazo para presentar la declaración de la Renta 2018 y tendremos tiempo hasta el 1 de julio. Es importante, eso sí, hacer la declaración con calma y tomarse las gestiones con tiempo, para no tener que andar con prisas a última hora y caer en errores.

Pero, ¿sabes cuáles son los errores más comunes? ¿Qué tengo que hacer para que la declaración de la Renta 2018 me salga bien y no tenga que ir haciendo modificaciones más adelante? Te damos todas las claves, a continuación.

1. Creer que no tengo que hacer la declaración

Si ya la has hecho alguna vez, no te quedará más remedio que seguir con la tradición. Pero si todavía no has presentado tu declaración de la Renta 2018 o tu situación fiscal ha cambiado, porque te has jubilado o tienes una invalidez, por ejemplo, debes asegurarte de si tienes que hacerla o no.

No te confíes, en el sentido de que no te dejes asesorar por tu cuñado. Es importante que si tienes dudas, acudas a un gestor que te ayude con todo. En cualquier caso, debes saber que según la Agencia Tributaria están obligados a declarar todos los contribuyentes personas físicas que residen en España. Estarán exentos los que únicamente hayan percibido rentas del trabajo iguales o inferiores a 22.000 euros al año. Deben proceder, además, de un único pagador.

Si existen varios pagadores, no deberán sumar los 1.500 euros entre los dos. Tampoco será necesario presentarla si el contribuyente percibe prestaciones pasivas, como son las pensiones de la Seguridad Social y de clases pasivas, planes de pensiones, seguros colectivos, prestaciones de seguros de dependencia, etcétera. Para el resto de casos, el límite para presentar la declaración se establece en 12.643 euros anuales. Sea como sea, y ante la duda, no caigas en el error de no hacer la declaración. Asegúrate antes de que estás exento de verdad.

2. Asumir como correctos todos los datos de la Agencia Tributaria

La Agencia Tributaria nos proporciona un borrador en el que incluye toda la información que tiene sobre nosotros. Y si bien en la mayoría de casos la información es correcta, es conveniente verificarla antes para que no se produzcan equívocos. No caigas en el error de presentar el borrador sin hacer ningún tipo de cambio ni revisión, porque puede que estés obviando datos que te benefician como contribuyente o que no estés cumpliendo con la obligación de declarar todo lo que estás obligado a declarar por ley.

renta-web

3. No revisar tus datos personales

Es importante que tengas en cuenta si se han producido cambios en tu vida personal durante el pasado ejercicio. Si te has casado, si te has divorciado, si has tenido hijos… También si alguno de los dos miembros de la pareja o algún familiar a cargo ha fallecido. Si te has casado, será imprescindible que revises si te sale más ventajoso hacer la declaración de manera conjunta o individual.

4. Añadir a los hijos que trabajan en las declaraciones

Si tienes un hijo mayor de 18 años que ha hecho algún trabajo, no debes incluirlo en la declaración. En este caso, lo mejor es que el hijo no presente la declaración si ha percibido rentas de entre 1.800 y 8.000 euros. Es importante que tengas en cuenta que la devolución que obtendrás será mucho menor al beneficio que puede tener incluirlo en tu declaración.

5. Pasar por alto las deducciones por vivienda

Mucho cuidado con las referencias catastrales de tu vivienda habitual, no vaya a ser que por culpa de un dato mal puesto, termines provocando un verdadero lío en tu declaración. Además, es imprescindible comprobar si puedes acogerte a la deducción por vivienda. Pueden hacerlo todos aquellos que la compraran antes del 1 de enero de 2013.

vivienda

6. No tener en cuenta las compras y reinversiones en vivienda

Hay una excención en la tributación que debe tenerse en cuenta y que se aplica en el caso de aquellos que hayan transmitido la vivienda habitual en 2018 y hayan reinvertido esa cantidad obtenida en la compra de otra vivienda, que también vaya a usarse como vivienda. Si se ha obtenido alguna ganancia patrimonial por el proceso de venta la tributación estará exenta.

7.  No añadir los alquileres y no aplicarse las deducciones

Si tienes una vivienda que no usas como habitual, deberás imputar las rentas por la tenencia, aunque no esté alquilada o solo la alquiles durante épocas muy puntuales del año.

Si has alquilado una vivienda de manera permanente, es decir, que no se trata de alquiler vacacional, deberás deducirte los gastos de financiación e intereses, los gastos de reparación, la comunidad, el seguro, la tasa de basuras, los servicios de asesoría e incluso el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Como arrendador también tienes la opción de aplicarte una reducción del 60% sobre el rendimiento neto. Esto a efectos prácticos significa que solo tributarás por el 40% del rendimiento que obtengas.

8. No añadir las donaciones a ONG y aportaciones a partidos

Si durante el año has realizado donaciones a entidades sin ánimo de lucro o has pagado cuotas a partidos políticos, colegios profesionales o sindicatos tienes que indicarlo en tu declaración de la Renta 2018. Si estos datos no constan en el borrador de la Agencia Tributaria, no te olvides de ello, porque es muy común pasarlo por alto. Y son importes que puedes deducirte. Reúne todos los documentos para poder incluir estos datos en la declaración, aunque a Hacienda no le consten.

maternidad

9. Solicitar la devolución del IRPF por la maternidad o paternidad

¿Sabías que este año se ha incrementado la deducción por maternidad? Es lo que se denomina cheque guardería y alcanza los 1.000 euros, por aquellos que durante el anterior año hayan tenido que abonar gastos en guardería o en centros educativos para hijos menores de tres años.

Recuerda que si estás pendiente de la devolución del IRPF de la prestación de maternidad correspondiente a 2018, no tendrás que presentar ninguna solicitud. Esta condición se tendrá en cuenta en el mismo momento de hacer la declaración.

10. Dejarlo todo para el último día

Es la recomendación que nos hacen todos los expertos: tienes tiempo hasta el próximo 1 de julio, pero es importante no dejar el trabajo de hacer la declaración para el último día. Es importante hacerla cuanto antes para tener tiempo de revisar bien todos los aspectos y no dejar de añadirte cualquier dato de los que te hemos indicado y que son especialmente relevantes. Si faltara cualquier documento o comprobación por hacer, es difícil que puedas solucionarlo en el último día. No pierdas el tiempo y salda cuentas con la Agencia Tributaria cuanto antes.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp