movil-coche

Debe ser muy importante ese WhatsApp de tu novia como para estar mirando el móvil (o incluso respondiendo el mensaje) y conduciendo a la vez. Debe ser tan importante que incluso valga la pena morir. O que te amputen una pierna. O conseguir que esa familia que viaja y contra la que vas a chocar quede destrozada para siempre.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

¿Sabías que la mayoría de muertes que se producen en carretera son por culpa de distracciones? Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el año pasado murieron en accidente de tráfico 1.830 personas: 220 más que en 2016: un 33% del balance total de víctimas. La mayoría estaba respondiendo un mensaje con el móvil. 

Basta con perder unos segundos la vista de la carretera para tener un accidente mortal. No hace falta mucho más. El año pasado murieron 500 personas mientras tecleaban algo en WhatsApp o en cualquiera de estas aplicaciones que están consiguiendo que nos volvamos más inconscientes al volante.

Un impactante anuncio de la DGT para poner coto a este despropósito

¿En un accidente quién prefieres ser, quién vive o quién muere? La respuesta a esta pregunta tan dura la tienes tú, aunque lo que más miedo da es que, ni tan siquiera tengamos la oportunidad de responderla, porque sin comerlo ni beberlo, nos convirtamos en víctimas de cualquier inconsciente que haya decidido responder un WhatsApp en lugar de poner sus cinco sentidos en el volante.

Esta es la pregunta que aparece en la campaña que la DGT estrenó la semana pasada, coincidiendo con el Puente de Todos los Santos, en el que por cierto, se produjeron casi seis millones de desplazamientos. Los spots de la Dirección General de Tráfico suelen ser duros. Pero este año el nivel se ha recrudecido. No en vano, en 2017 se produjo la cuarta subida consecutiva desde 2013 respecto al número de muertos en carretera.

El problema esta en la proliferación de este tipo de prácticas al volante. Cada vez son más los que no comprenden el riesgo de usar WhatsApp (o cualquier otra aplicación que se tercie) al volante. Según el director del organismo, Pere Navarro, en El Mundo, la primera causa de siniestralidad en carretera son las distracciones, con un 33%. Luego está la velocidad (29%) y el alcohol (26%).

movil coche

Casi el 100% de las distracciones al volante son culpa del móvil

Nuria Andrés, portavoz de la DGT, explica en el diario El Mundo que el organismo lleva tiempo viendo que el 100% – o prácticamente – de las distracciones al volante se deben al uso del teléfono móvil. Antes la gente ya llamaba, pero por lo menos, mientras hablaban tenían la capacidad de poner la vista en la carretera. Aun así había problemas.

Sin embargo, lo que ocurre ahora es que la gente aparta las manos y la vista del volante, para ponerse a enviar mensajes en WhatsApp o en otras redes sociales. ¿Y qué pasa con la gente que conduce? Cuando han tenido un accidente no suelen reconocer que estaban mirando el móvil, pero ahora la Fiscalía está trabajando para facilitar que la policía pueda acceder a los datos de las últimas llamadas y mensajes enviados desde el móvil del afectado.

Usar el móvil en el coche mata. La Asociación DIA y Fundtrafic hicieron un anuncio hace poco para concienciar a los ciudadanos y en este se ofrecían datos importantes sobre los efectos que tiene usar el móvil al volante. Parece que hacerlo tiene un efecto similar a conducir con una tasa de alcohol en sangre de 0,80 g/l, una cantidad que sobrepasa con creces lo permitido (0,5 g/l para conductores en general y 0,3 g/l para profesionales y nóveles).

Si usamos WhatsApp la cosa se pone todavía más fea. Conducir enviando un mensaje sería como tener 1,1 g/l de alcohol en sangre. El riesgo de tener un accidente se multiplica por 23. 

 

Otras noticias sobre...