Uber desvía sus ingresos de España a la filial holandesa

Uber no sale de una polémica, que ya está metida en otra. La compañía que dedica su negocio al alquiler de vehículos con conductor y que tan enfadados tienen a sus taxistas, se encuentra ahora mismo con los pies en el barro, después de que, tal como detalla El País, se haya sabido que Uber Systems Spain, la filial española de la firma, desvía sus ingresos a Uber International Holding, la matriz que opera desde Holanda.

El rotativo señala que los 2,88 millones de euros ingresados por la sucursal española proceden de la matriz holandesa. Así, según estas informaciones, la multinacional trasladaría a los Países Bajos todos los ingresos obtenidos por las comisiones que pagan las empresas de transporte al usar la herramienta.

Los últimos meses que Uber ha operado en España han sido de lo más provechosos para la compañía. La aplicación, que ahora es líder en esto del alquiler de coches con conductor, consiguió duplicar sus ganancias en nuestro país. Lo dicen sus cuentas en el Registro Mercantil. Lástima que estos ingresos no se queden aquí. 

El Congreso deberá aprobar el decreto en 30 días

Uber trata de recuperar el tiempo perdido en España

Pero el negocio en España no siempre le ha ido del todo bien a Uber. Nada más empezar, un juez paró la actividad casi al cien por cien durante un año. Fue gracias a una denuncia admitida a trámite que presentó el sector del taxi de Madrid. A partir de la primavera de 2016, la compañía pudo proseguir con el alquiler de vehículos.

Las cuentas no engañan. Uber ha conseguido remontar frente a la competencia. Y según las notas del Registro Mercantil, en 2017 la compañía consiguió un beneficio neto de 163.514 euros. Esto es, nada más y nada menos, que un 96% más que el año anterior. Con todo, pagó al fisco 53.817 euros, lo que supone un 89% más que en 2016.

Esto por lo que respecta a resultados financieros. Luego están los ingresos. La compañía ha conseguido ingresar hasta 2.855.186 euros y esa factura la hace Uber International Holding, que no es (para nada) la empresa que opera en nuestro país.

Pero, ¿cómo se reparte el pastel?

Uber no ha tardado en justificar su práctica. Porque, a pesar de que despierta ciertas suspicacias y genera un debate ético del todo razonable, trasladar los ingresos a otros países con cargas impositivas más favorables para las sociedades es totalmente legal.

Pero, ¿cómo funciona esto exactamente? En el caso de Uber, el pastel se reparte de la siguiente forma: cuando viajas con Uber y pagas a través del móvil, estás abonando un importe determinado a la empresa de transporte. Esta empresa es la que tiene en su poder las licencias de VTC y la que además, se encarga de contratar a los conductores de estos vehículos.

Esta empresa, que sí se encuentra en España, se queda con el 75% de lo que tú has pagado. Porque el 25% restante se lo abona a Uber. Bueno, a la matriz holandesa de Uber. Es la comisión que abonan por usar la aplicación.

uber taxi

Uber se explica

Un portavoz de Uber ha explicado a El País, que Uber tiene una sede internacional en Holanda, desde la que opera en toda Europa. Y se apoyan en el principio de libre establecimiento de la Unión Europea. No les falta razón y de hecho, Uber apunta a otras empresas multinacionales como ejemplo.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de que esta es una práctica de lo más habitual por parte de las grandes empresas tecnológicas. Apple, Google o Amazon usan esta misma estrategia para tratar de pagar menos impuestos. Y lo hacen trasladando su facturación a otros países con cargas impositivas menores. Esto también es Europa.

Otras noticias sobre...