Frenan la actualización a Windows 10 para algunos equipos con SSD de Intel

Hace apenas unos días, te contamos que Microsoft había puesto en marcha una actualización para Windows 10. Era la correspondiente al mes de abril.

El caso es que, unas semanas después, tenemos que informarte de que la actualización ha sido bloqueada para determinados equipos. Parece que la compañía de Redmond ha decidido frenar en seco la distribución de este paquete de datos para algunos dispositivos que funcionan con SSD Intel 600p y SSD Intel Pro 6000p. Los responsables de la actualización han podido comprobar que la actualización bloquea los equipos que funcionan a través de estos SSD.

Lo hacen de manera repetida y en el mismo momento de iniciarse. La única manera de solventar esta situación es pulsar la tecla F8 en repetidas ocasiones, con el objetivo de revertir la actualización problemática. Y por ahora no hay más soluciones que puedan ayudarnos.

windows 10

Frenan la actualización a Windows 10

La actualización tenía que llegar en abril, pero lo cierto es que se retrasó un tiempo. ¿La razón? Microsoft también había detectado que un problema terminaba dando como resultado pantallas azules y generando apagones en los equipos.

En ese caso, algunos usuarios de equipos con Linux experimentaron daños importantes con los datos almacenados en algunas unidades. Otros tuvieron que desactivar algunas funciones de administración de energía para que los ordenadores siguieran en marcha.

El problema del que hoy te hablamos, en realidad, no hace más que sumarse a los fallos que la actualización de abril ya estaba dando hasta ahora. El caso es que los ordenadores afectados, en principio, serían unos modelos muy concretos con SSDs de Intel, pero también en algunos de Toshiba.

Los equipos de Toshiba afectados se identificarían con los siguientes:

  • Discos SSDs Toshiba XG4 Series
  • Toshiba XG5 Series
  • Discos SSDs serie BG3 de Toshiba

Los usuarios con estos equipos que ya se han actualizado con la Windows 10 April 2018 Update están experimentando un drenaje excesivo de batería. Y esto es debido a una incompatibilidad entre los discos y la actualización en cuestión.

windows 10

La solución llegará a través de una actualización

Debes tener claro que por ahora no hay una solución oficial en el horizonte. La compañía Microsoft ha explicado que ya es perfectamente consciente del problema que ha desatado la actualización. Este será corregido a través de una nueva actualización, pero esta no se dará a conocer hasta el próximo mes de junio. Esto significa que los usuarios tendrán que soportar los inconvenientes de la actualización de abril y aguardar hasta que la de Redmond decida hacer efectivas las correcciones.

Todo lo que pueden hacer los usuarios, si verdaderamente no se ven en condiciones de esperar hasta junio, es regresar a la versión anterior de Windows, que sería la Windows 10 1709 Creators Update. 

Las acciones a llevar a cabo dependerán, en cualquier caso, de la tipología de errores que se produzcan. Porque lo cierto es que no es lo mismo que la batería dure un poco menos a que el ordenador prácticamente no pueda iniciarse por los pantallazos azules. No hay que perder de vista que los fallos que se están dando tras la actualización, dependiendo de los equipos, son bastante variados.

En realidad no estamos ante un suceso extraño. Las actualizaciones de Windows suelen dar problemas, más en los primeros días de su despliegue. Así que de momento, nada nuevo bajo el sol.

Otras noticias sobre... , , , ,