El desperdicio de comida es problema muy presente en las sociedades occidentales. España, que se encuentra en el séptimo puesto de la UE de paí­ses que con mayor nivel desperdicio alimentario, desaprovecha entre el 30 y el 40 por ciento de estos alimentos en el contexto del hogar, según datos oficiales.

La marca alemana Grundig de electrodomésticos y electrónica de consumo está concienciada con la sostenibilidad y por ello ha unido fuerzas con entidades como FACIAM o Nutrición Sin Fronteras para crear el proyecto Respect Food. Este programa busca minimizar este desperdicio a través de distintas acciones que se irán realizando durante 2018.

En la presentación de esta campaña, Cem Akant, General Manager de Grundig, afirma de ésta que “es nuestra aportación para contribuir a solventar un problema ético, como es el desperdicio de los alimentos, así­ como económico y medioambiental.”

Acciones previstas para 2018

Algunas de las acciones previstas en el marco de Respect Food pasan por crear una red de entidades colaboradoras que ayuden a conseguir cumplir los objetivos de la campaña, contando con personalidades como la cocinera Ada Parellada o la entidad cultural Screen Projects.

Además, Grundig ya ha dado pasos en dirección a la lucha contra el desperdicio de alimentos al realizar una donación a la Federación de Asociaciones de Centros para la Integración y Ayuda A Marginados (FACIAM), así­ como otra a la ONG Nutrición Sin Fronteras. La donación consiste en un lote de electrodomésticos que sirvan para poder colaborar en diversos proyectos sociales de cada entidad.

Por último, Grundig quiere apoyar la campaña Respect Food compartiendo una serie de recetas de reconocidos Chefs que ayuden a dar ideas para aprovechar la comida sobrante. Estas recetas estarán disponibles en la web de Grundig, dentro del apartado de la campaña Respect Food. También se realizarán talleres de cocina y actividades gastro-culturales en los próximos meses, orientadas a la sensibilización de los hogares hacia un problema tan grande como es el desperdicio de alimentos en buen estado.

Al poner en marcha esta campaña, Grundig suma a España a la lista de paí­ses europeos con los que ha colaborado, a través de distintas organizaciones, con el mismo objetivo en mente: menos comida desaprovechada.