Reconstruyen la cara de una adolescente de hace 9.000 años con una impresora 3D

La última vez que alguien observó directamente a Dawn fue hace 9.000 años. Ahora, gracias a los avances de la tecnologí­a, hemos podido saber cómo era esta adolescente que vivió en el mesolí­tico alrededor del 7.000 AC. ¿Como ha sido esto posible? Un grupo de investigadores de la Universidad de Atenas han reconstruido la cara de esta mujer y le han dado forma usando una impresora 3D. La imagen de la joven se expuso el pasado 19 de enero en un evento en el Museo de la Acrópolis.

Así­ era Dawn

Dawn vivió en Grecia al final del mesolí­tico, cuando la región estaba pasando de ser una sociedad de cazadores recolectores a una donde la gente cultivaba su propia comida. Los cientí­ficos, de hecho, decidieron llamarla Avgi, que es traducido en inglés como Dawn, porque vivió en un perí­odo considerado como el amanecer de la civilización. Los cientí­ficos no han podido descubrir demasiado sobre la forma de vivir y morir de Dawn, pero saben que era adolescente. El análisis de sus huesos y dientes sugiere que tení­a entre 15 y 18 años de edad. Además, los investigadores también llegaron a la conclusión de que Dawn era posiblemente anémica y podrí­a haber padecido escorbuto. La evidencia muestra problemas de cadera y articulaciones, lo que pudo haber dificultado el movimiento y contribuido a su muerte.

Dawn

Reconstruyendo la cara de Dawn

El ortodoncista Manolis Papagrigorakis y sus colegas han estado trabajando codo con codo para reconstruir la cara de Dawn. Para ello, los investigadores tomaron una tomografí­a computarizada del cráneo, que fue descubierto en la cueva griega Theopetra en Tesalia, en 1993. A continuación se dispusieron a crear una réplica exacta de la medición del escaneo usando una impresora 3D. Algunos de los rasgos reconstruidos de la joven se basan en mediciones de su cráneo, pero otros como el color de ojos y piel fueron deducidos de los rasgos comunes de la gente en la región.

Según comentó el arqueólogo y escultor Oscar Nilsson, que forma parte del equipo: “Después de haber reconstruido muchas mujeres y hombres de la Edad de Piedra, creo que algunos rasgos faciales parecen haberse suavizado o desaparecido con el tiempo”. Añadió que los hombres y mujeres de hoy en dí­a parecen menos masculinos. Desde luego viendo la cara de Dawn no podemos negar que en este tiempo nuestra imagen ha ido cambiando. Como es lógico, debido a nuestra forma de vida y costumbres.

impresora 3D

La adolescente tiene pómulos prominentes, cejas pobladas y un mentón con hoyuelos. Los investigadores atribuyen su mandí­bula protuberante a la masticación de la piel animal, que la gente de la época comúnmente hací­a para convertirla en cuero suave. Otra de las cosas que no se pueden pasar por alto al ver la cara reconstruida de Dawn es su expresión de cabreo. Al ser preguntado por ello, Papagrigorakis comentó a qué podrí­a ser esto debido. “Es bastante improbable que alguien no esté enfadado durante una época así­”, dijo en tono de broma. Pero realmente así­ era.

El mesolí­tico fue un periodo difí­cil, aunque también fue una época llena de cambios muy importantes. De ahí­ que lo llamen el amanecer de la civilización. Durante esta parte de la historia finaliza el último perí­odo glaciar. Poco a poco empieza a entrar un clima templado, lo que permitió que pudieran cambiar los hábitos y costumbres de los habitantes que en ese momento poblaban la Tierra. Asimismo, como consecuencia del fin de la era glaciar, se produjo un aumento de la vegetación. Primero se convirtió en estepas y después en bosques frondosos. Esto permitió disfrutar de una mayor cantidad de vegetación para incorporarla además a la propia alimentación.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...