AEG RX9, probamos el último robot aspirador de AEG

Cuando hablamos de robots de limpieza pensamos, sobre todo, en productos redondos motorizados que circulan por su cuenta por casa. Y más o menos es cierto. Sin embargo, marcas de prestigio como AEG también cuentan con alternativas más serias, potentes, eficaces y sí­, caras. Sin embargo, ahí­ reside la diferencia entre mover el polvo y la suciedad y realmente aspirarla. Y el AEG RX9 es de los segundos.

Se trata de un robot aspirador inteligente. No solo puede barrer y aspirar la suciedad de terrazos, parqués, moquetas y alfombras, también lo hace de forma eficiente y apurada. Aprovechando su cepillo imantado para recolectar la suciedad de las esquinas y llevarla directa a su cepillo aspirador. Todo ello pudiendo controlar el proceso desde el móvil, a kilómetros de distancia.

Eso sí­, es un robot aspirador de calidad. Algo que se aprecia en su trabajado diseño, en la tecnologí­a de reconocimiento de estancias que incluye y en su eficacia. Lo que también se deja notar en su precio. El AEG RX9 cuesta 1.000 euros, como otras opciones de diseño y calidad de este mercado (Dyson 360 Eye), muy lejos de productos menos eficaces como los robots de iRobot.

Diseño en forma de triángulo

Ni redondo ni con forma de tanque. El AEG RX9 cuenta con un diseño triangular que la marca alemana denomina Trinity Shape. Y no es aleatorio o una forma de distinguirse del resto de competidores. La idea es llegar a las esquinas y rincones más difí­ciles. De este diseño también sorprende la presencia de un cepillo circular con cerdas colocadas en ángulo. Solo hay uno en la esquina derecha delantera del robot. Suficiente para acercarse a las esquinas y recoger la suciedad. Además, es un cepillo magnético fácil de reemplazar, en caso de que sea necesario.

La parte frontal del AEG RX9 recuerda a un parachoques con amortiguación. Toda la pieza cuenta con un centí­metro de recorrido en caso de choque, evitando que las piezas se dañen. Algo que también ayuda a proteger la tecnologí­a de cámara y láseres que se integran en esta especie de parachoques, y que comentaremos más adelante.

En el centro del triángulo, en la parte superior, se sitúa el cajetí­n de recogida. Un habitáculo de 0,7 litros de capacidad, con filtro HEPA lavable con agua capaz de recoger partí­culas y alérgenos de pequeño tamaño. También hay todo un frontal de mandos para gestionar manualmente el robot o conocer su estado. O incluso la hora.

Un robot todo terreno

Si damos la vuelta a este robot aspirador nos encontramos con una apertura frontal de algo más de 22 centí­metros de ancho. Es aquí­ donde se sitúa el cepillo aspirador PowerBrush, de material gomoso, que recoge toda la suciedad sin importar el tipo de superficie. También vemos, más abajo, los pines de carga y las ruedas retráctiles.

Hay que saber que el AEG RX9 es capaz de escalar obstáculos de hasta 2,2 centí­metros de altura. Todo ello sabiendo que no se precipitará por escaleras y aberturas gracias a su inteligente visión en tres dimensiones. Además, nunca se queda atascado bajo superficies como mesas bajas, sofás, camas y otras estructuras. De hecho puede introducirse debajo de muchas de ellas gracias a su altura de 85 milí­metros.

un robot todoterreno

Hay que decir que la tecnologí­a AirExtreme que incluye el AEG RX9 se deja notar sobre cada superficie en la que se encuentra. La velocidad y potencia del cepillo y la aspiración permiten recoger toda clase de partí­culas como pelo de animales tanto de superficies duras como alfombras y moquetas. Siempre reconociendo el terreno y superficie y adaptándose a cada necesidad.

Visión 3D

Una de las caracterí­sticas clave del AEG RX9 es su sistema de visión. Lo llaman 3D Vision, y consta de una cámara en el parachoques frontal y un sistema de láseres cruzados a cada lado. Eso y mucha lógica, claro está. La cámara detecta así­ los objetos que se encuentran delante del robot, mientras que los láseres ayudan a identificar su distancia y presencia, incluso cuando no hay luz en la estancia.

3D vision

Con toda esta información, el robot aspirador puede reconocer el entorno en el que trabaja. Obstáculos altos, posibles precipicios, rincones, paredes, alfombras”¦ Incluso sabe si se encuentra en alfombras de pelo corto, las cuales aspira como el suelo normal; de medio largo a las que dedica un patrón especial, y evita las de pelo largo de más de 2,2 centí­metros de altura.

Además, si el aspirador se encuentra en estancias de gran tamaño, su visión 3D sirve para crear un mapa del lugar. Un recurso con el que asegurar la limpieza de todo el espacio sin dejarse ningún hueco, y sin repasar partes por las que ya ha limpiado. Eso sí­, en nuestras pruebas, en espacios más pequeños, este patrón de limpieza es algo diferente.

Vaciando el cajetí­n

El sistema de vaciado del AEG RX9 es realmente cómodo. Y bastante limpio si se tiene un poco de cuidado. El espacio de recogida se encuentra en la parte superior del robot aspirador. Basta con pulsar sobre la pletina plateada para extraerlo de forma sencilla. Sin tirones ni forcejeos. Por cierto, este habitáculo activa una alerta visual en el panel de mandos del robot cuando está lleno, para vaciarlo solo cuando sea necesario.

vaciando el cajetí­n

Una vez extraí­do, solo queda abrir la cajetilla y sacudirlo para extraer el polvo, las migas y toda la suciedad aspirada. Este habitáculo cuenta con un filtro que también se despliega con una sencilla presión para acceder al segundo filtro HEPA. En éste, una lengí¼eta permite su extracción de forma sencilla. Y lo que es mejor, es posible limpiarlo bajo el agua.

Colocar todo en su lugar es igual de sencillo. Todo encaja en su lugar y solo hay que presionar el cajetí­n contra el robot hasta que la pletina vuelva a encajar en su lugar. Un vaciado de este habitáculo apenas conlleva uno o dos minutos. Es rápido, cómodo y limpio para el usuario.

filtro HEPA

Experiencia de uso

Hemos podido probar el AEG RX9 de primera mano. Y lo hemos hecho en una vivienda con espacios bastante irregulares en sus estancias. Un espacio total de unos 50 metros cuadrados donde el robot de AEG se ha desenvuelto con bastante soltura. Aquí­ su forma triangular y su visión 3D han marcado la diferencia, permitiendo apurar en esquinas y rincones sin quedarse nunca atascado. Salvo por una alfombra con hilos largos que acabaron atascados en el rodillo principal.

La limpieza es bastante eficaz. Y decimos bastante porque, aunque llega a la perfección a las esquinas, y retirando sillas y posibles obstáculos, hay lugares de los que se olvida. Y es que la trayectoria no parece del todo lógica en espacios pequeños. Tras reconocer lugares como espacios debajo de la cama, hay ocasiones en las que decide adentrarse bajo ella y otros momentos en los que no. Además, su visión a veces parece reconocer obstáculos insalvables que no lo son. Esto acaba traduciéndose en pequeñas secciones de algunas habitaciones que quedan sin limpiar.

aeg rx9

En cuanto a la calidad del aspirado, no hay queja ninguna. El polvo, las migas, la arenilla, los pelos (humanos y de animales)”¦ todo es recogido por el robot. Quizá sea su falta de inteligencia en espacios pequeños, pero su potente aspirado y sus varias pasadas por los mismos lugares consigue que no quede nada en los suelos.

No podemos olvidarnos del ruido. Según AEG, su AEG RX9 produce unos 75 decibelios de ruido durante la limpieza. Desde luego el ruido es audible y notable. Imposible no advertir, en nuestras pruebas, que el aspirador está funcionando. Tanto por el ruido del movimiento como el del aspirado. Esto tiene dos vertientes o lecturas: por un lado no hace más que certificar que el motor de aspirado es potente y eficaz. Un precio que hay que pagar por contar con alfombras libres de pelos y partí­culas. Por otro lado, aunque pueda resultar molesto, nos permite conocer, casi de forma involuntaria, si el aspirador está en marcha o si se ha encontrado con algún obstáculo insalvable.

cajetin

 

Autonomí­a inteligente

El AEG RX9 cuenta con una baterí­a de 2.500 mAh de alta densidad. Se trata de una pila apta para espacios actuales. Recogidos y no demasiado amplios. Siempre y cuando se quiera una limpieza rápida, claro. En nuestras pruebas, el espacio de unos 50 metros cuadrados (con distribución compleja) ha sido limpiado en 30 minutos. En él se alternan espacios con plaquetas y alfombras, y la baterí­a del robot permite hacerlo todo con una sola carga. Eso sí­, si despejamos todos los espacios para que recorra la mayor superficie posible, algunos tramos requieren horas de recarga para poder acabar con toda la limpieza.

Cuando el AEG RX9 se queda sin baterí­a, automáticamente busca su estación de carga para autosuminstrarse energí­a. Una vez que este proceso se completa, el robot vuelve al punto en el que dejó de aspirar. Y ahí­ continúa hasta acabar la limpieza de todo el hogar o hasta acabar con la nueva carga de la baterí­a. El tiempo de carga supera las 3 horas.

autonomí­a inteligente

El AEG RX9 cuenta con un modo de ahorro. Es práctico para segundas limpiezas o cuando hay menos suciedad en el entorno. Se trata del modo Eco, más eficiente, con el que estirar unos 10 minutos la autonomí­a. Un modo que, además resulta menos ruidoso, aunque no tan eficiente en la limpieza.

Control remoto

Para mejorar la experiencia de uso, AEG cuenta con una aplicación con la que controlar de forma remota el AEG RX9. Se trata de AEG RX9, disponible gratis tanto para móviles Android como iPhone. Con ella solo hay que hacer el registro del robot, el cual se puede llevar a cabo con el escáner que incluye la aplicación. Tras conectar el dispositivo a la conexión WiFi de la casa, ya es posible controlarlo al completo desde el móvil.

control remoto

En la aplicación podemos activar y mandar a casa el robot a placer. Siempre y cuando tenga suficiente baterí­a, claro está. Además se puede activar el modo Eco o incluso el modo Spot, que limpia puntos concretos donde se coloque el robot.

Sin embargo, lo más interesante es plantear horarios de limpieza. Es posible especificar qué dí­as y a qué horas comenzar, para que el AEG RX9 lo haga automáticamente. Además, es posible conocer el estado del robot con solo acceder a la aplicación. De esta forma sabremos si está cargándose, atascado, en proceso de limpieza o volviendo a la estación. Incluso cuando lo consultamos fuera de casa. Lo que no podremos ver es un plano de la casa para saber en qué zonas ha actuado.

aeg rx9 app

Conclusiones

El AEG RX9 es un robot aspirador de calidad. Su aspirador atrapa partí­culas, polvo, pelos, migas y todo lo que haya en suelo o moquetas. Y sorprende que prácticamente nunca se atasque con nada. En nuestras pruebas solo una alfombra de pelo largo le ha hecho sufrir estragos al atascarse en su cepillo. Lo bueno es que, además de avisar mediante un mensaje sonoro (en español de Latinoamérica), el proceso de desatranque es sencillo. También nos ha gustado especialmente que no sea un robot violento. Apenas choca con ninguna superficie y, si lo hace, su diseño de parachoques permite que el golpe sea suave. Todo ello con un control completo a través de la aplicación, para no tener que agacharnos en ningún momento a manipularlo.

Llega a las esquinas

Eficacia en el aspirado

Control remoto desde el móvil

En cambio, hay algunos aspectos en los que podrí­a mejorar. Uno de ellos es el patrón de limpieza en espacios pequeños. Es errático y poco eficiente. Mientras que en grandes espacios todo queda limpio sin pasar dos veces por el mismo lugar, en los espacios pequeños el AEG RX9 parece volverse un poco más torpe. Dejando algunos lugares sin limpiar incluso. Su autonomí­a también es uno de los puntos en contra, necesitando varias horas para limpiar grandes superficies si necesita recargarse. Aunque esto último es algo que ocurre con todos los robots de limpieza, no sólo con éste de AEG.

Falta de un patrón inteligente de limpieza

Autonomí­a demasiado justa