Sony Xperia XZ Premium, hemos probado el móvil con pantalla 4K HDR

SELLO-Sony-Xperia-XZ-Premium PREMIOS 2017Fue de lo más llamativo en el pasado WMC de Barcelona, y ya lo tenemos entre nosotros: un nuevo Sony con pantalla 4K, la primera HDR. Así­ es el Sony Xperia XZ Premium, un móvil de gama alta que ya hemos podido probar. La primera conclusión, nada más verlo, es la de continuidad. Sony no es amiga de cambios radicales de diseño en sus terminales y este sigue la lí­nea de los anteriores. Veamos todo lo que nos encontramos en este Sony, lo nuevo y lo conocido. Sus cualidades más destacadas son esa pantalla 4K HDR, un rápido procesador de última generación y una cámara muy avanzada. Y todo con un precio de 750 euros, en la lí­nea de modelos como el LG G6.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Sony Xperia XZ Premium

Pantalla 5’5, 4K UHD y HDR de 3.840 x 2.160 pí­xeles (803 ppp)
Cámara principal 19 megapí­xeles, f/2.0, ví­deo 4K UHD
Cámara para selfies 13 megapí­xeles, f/2.0, ví­deo Full HD
Memoria interna 64 GB / Ampliable a través de tarjeta microSD
Ampliación microSD de hasta 256 GB
Procesador y memoria RAM Snapdragon 835 Ocho núcleos a 1,9 GHz, 4 GB RAM
Baterí­a 3.230 mAh, carga rápida opcional
Sistema operativo Android 7.1 Nougat
Conexiones BT 5, GPS, USB de tipo C, NFC
SIM nanoSIM (doble)
Diseño Metal y cristal, certificado IP65/68, lector de huellas dactilares
Dimensiones 156 x 77 x 7.9 milí­metros (191 gramos)
Funciones destacadas Botón de cámara dedicado, gestos con nudillos
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 750 euros

Evolución en la saga Xperia

El recién llegado a la gama Xperia de Sony lo hace completándola por arriba. El XZ Premium es el Sony más alto de gama, una gama tan amplia como compleja de seguir. El XZ Premium evoluciona sobre el Xperia Z5 Premium, que fue el primero con pantalla 4K (pero no HDR). La evolución sobre el anterior Xperia XZ es muy grande. Y el Xperia L1 con pantalla 5’5 queda más atrás todaví­a en prestaciones.

Si nos centramos en el Xperia XZ, el nuevo Premium tiene un tamaño mayor. Pantalla de 5’5 frente a 5’2 pulgadas. Eso implica unas dimensiones mayores, lógicamente, aunque Sony ha reducido el espesor a 7’9 mm (XZ 8’1 mm). El peso aumenta en 30 gramos, de 161 a 191, y la trasera es de cristal Gorilla mientras el XZ la tení­a de aluminio. Pero los cambios son mucho más profundos, tanto que es raro que no tenga una denominación nueva.

El nuevo XZ Premium puede admitir doble SIM (el XZ es de SIM única). Usa un procesador más potente, el Snapdragon 835 (por el 820 en XZ). La memoria también aumenta lógicamente, de 3 a 4 GB de RAM. La pantalla es mayor y con resolución 4K HDR (Full HD en el XZ). Llega un procesador dedicado X-Reality, versión para móvil de los TriLuminos de las teles Sony 4K. Y la cámara también es nueva. El Premium renuncia a algo de resolución máxima (19 MP frente a 23 MP) pero es capaz de grabar ví­deo a 960 fps. Es decir, ultra-cámara lenta.

Tras la senda del Z5 Premium

Respecto al anterior Xperia Z5 Premium, vemos más similitudes en la evolución hacia este XZ Premium. La pantalla del Z5 fue la primera 4K (aunque la del XZ es 4K compatible HDR), también de 5’5 pulgadas. Con ello, el teléfono es de parecidas dimensiones (un milí­metro más ancho y dos más alto). El Z5 era apenas más fino (7,8 milí­metros respecto a 7,9) y 10 gramos más ligero (181 respecto a 191 el XZ Premium).

El procesador del Z5 era un Snapdragon 810, tení­a SIM única y la trasera estaba acabada en cristal (opción espejo) como el XZ Premium. Otra novedad que trajo el Z5, pantalla 4K aparte, fue el sensor de huella dactilar en el botón lateral de encendido. Quizás, un detalle que pase desapercibido, pero ya adelantamos que una de las cosas que más nos ha gustado del terminal. Seguro que otros lo copiarán (o deberí­an).

La cámara del Z5 Premium era, como en el XZ a secas, de 23 MP y en este caso con la capacidad para grabar ví­deo a 4K. Lógico, teniendo esa pantalla. El XZ Premium gana como apuntamos  una cámara de mayor calidad y muy rápida (hasta 960 fps). Algo espectacular a la hora de hacer ví­deos a cámara lenta. Todos estos Sony son resistentes a salpicaduras de agua, lo que además los hace resistentes al polvo. Es decir, también a la arena de playa.

Sony XZ Premium en la mano

Al desembalar el móvil y empezar a manosearlo, todo son buenas sensaciones. Viene bastante bien protegido en una caja compacta y trae un mí­nimo de extras. La caja es del tamaño del móvil, alojado en la parte superior. Nuestra unidad de pruebas vení­a sin auriculares y el cargador (adaptador USB) era potente (1.500 mA). Pero no es el más potente para carga rápida (ése es opcional). El cable USB-C de carga y comunicación era de buena calidad.

Al contar con fondo de cristal como la pantalla, la sensación del Sony en la mano es “sedosa”. Parece que resbale de la palma. Los laterales de aluminio, con extremos inferior y superior canteados con pulido a diamante, mantienen esa sensación lujosa. También el aro inoxidable de la cámara trasera. Lujosa aunque robusta… Cuidado con tener este móvil sin funda protectora (mejor de material tipo goma o silicona). El cristal trasero resbala y por dos veces nuestro Sony acabó en el suelo (una vez con ayuda felina). Dos caí­das desde la altura de una mesa y ninguna señal externa (ni daño interno) dicen mucho de la robustez de este terminal (y de nuestra suerte también). El Corning Gorilla Glass 5 (por delante y por detrás), funciona.

Botones y accesos

En el lateral derecho tenemos un botón dedicado de cámara, botón de encendido con sensor de huella, y botones de volumen. En el lateral izquierdo está la tapa de acceso a las tarjetas, un poco menos lograda y de aspecto más frágil. Preferimos los accesos con “pin” o aguja, más seguros y robustos, aunque éste cerraba bien (siendo muy nuevo). Si debemos usar doble SIM, el espacio de la microSD estarí­a destinado a la segunda tarjeta, limitando con ello el almacenamiento. Tal vez por eso, con doble SIM, Sony ofrece 64 GB y no 32. El Xperia lleva lógicamente salida de auriculares estándar, en su parte superior. Es un jack estéreo 3,5 mm.

La vista frontal, todaví­a apagado, es muy familiar de otros móviles Sony. Lejos de la tendencia de otros fabricantes de maximizar el tamaño de la pantalla, el Sony cuenta con dos grandes marcos (superior e inferior). Esto hace que el móvil tenga un tamaño más grande (alto) que sus rivales, para el mismo tamaño de pantalla. Y no es poca cosa: más de 15 mm tanto por arriba como por abajo, es más del 20 por ciento de la superficie frontal perdida frente a la pantalla. Además, al no tener botones inferiores independientes, perdemos algo de espacio útil. Los botones estarán integrados en la pantalla al encenderlo. No entendemos por qué Sony no usa esa parte inferior del marco para los botones del sistema Android.

Sony Xperia XZ Premium prueba

Tamaño del Xperia y de los marcos inferior y superior

El pantallazo: 4K…

Llega el momento de la verdad, cuando encendemos el Xperia XZ Premium y se ilumina su pantalla. La verdad es que ya de entrada impresiona. Incluso la presentación del arranque deja ver que se tiene en la mano una pantalla especial. Es brillante y los colores son llamativos. Pero enseguida se aprecia que la resolución 4K no es necesaria. De hecho, la propia Sony limita su uso a la visión de ví­deos Ultra-HD: en uso normal, la pantalla actúa como una Full HD. Es decir, que en lugar de activar 3.840 x 2.160 pí­xeles, estamos viendo realmente 1.980 x 1.080 diferentes puntos.

Y es que ¿qué sentido tiene la resolución 4K en 5’5 pulgadas? Ya surgió el debate con el anterior Sony Z5 Premium. Esto implica una densidad de puntos de 803 ppp (pí­xeles por pulgada). Las fotos impresas no suelen llegar a tener 300 ppp. Es la resolución que se considera normal para el ojo humano. De ahí­ salió que, cuando Apple sacó sus pantallas con esa densidad de pí­xeles, las llamó “retina”. De hecho, el Sony Xperia en funcionamiento normal (Full HD) ya está mostrando una resolución de 401 puntos por pulgada. Es decir, que sin una lupa el ojo humano no puede distinguir pí­xeles individuales.

… y High Dynamic Range

tuexperto RecomendadoSi el Xperia Z5 Premium estrenó la resolución 4K, este XZ Premium da un paso más al añadir la compatibilidad HDR. Y esto es más importante que la cantidad de pí­xeles presentes en la pantalla, que como veí­amos más arriba ya va más allá de lo que el ojo discierne. En cambio, el ojo sí­ que aprecia claramente cuando una pantalla es capaz de ofrecer más brillo, más contraste (negros más profundos) y mejores colores. El HDR realmente sirve para certificar que, cuando veamos ví­deos o juegos producidos con esa calidad, estaremos apreciando los contrastes y colores que el productor quiso.

Ser capaz de ver las arrugas en un traje negro de una escena oscura, o deslumbrarse con una llamarada o explosión, por ejemplo. Igual que en los televisores más recientes, y de hecho Sony ha usado un procesador con tecnologí­a propia de sus televisores para la pantalla del móvil. Es el llamado procesado Triluminos, aplicado por un chip X-Reality. Gracias a todo eso puede representar el 130 por ciento del espacio de color sRGB cuando los mejores móviles alcanzan con dificultad el 100 por ciento.

En el uso diario lo del 4K se olvida fácilmente, pero estos colores vivos no, y el brillo ayuda cuando se usa en el exterior con sol. Cuando aprovechamos su cámara (enseguida vamos con ella) también se aprecia que se está mirando una pantalla especial… Las fotos parecen más coloridas, casi hiperrealistas, comparadas con la imagen real que tenemos delante.

Cámara: 19 MP y 960 fps

La pantalla del Sony Xperia XZ Premium llama mucho la atención, peor lo hace más cuando vemos imágenes tomadas por su cámara. El modo HDR que tienen muchas cámaras hace tiempo toma aquí­ auténtico sentido porque la pantalla sí­ es capaz de presentar ese Alto Rango Dinámico. Vayamos por partes: el sensor es de 19 MP, cifra que puede sorprender cuando sus antecesoras (Sony) tení­an 23 MP. Como apuntamos con la pantalla, la resolución en una cámara no lo es todo, ni siquiera lo más importante. Y menos cuando se llega a estos niveles.

El sensor propio Exmor RS tiene pí­xeles de 1,22 micrómetros, se activa muy rápido (medio segundo). También es rápido al guardar (cinco veces más que la generación anterior), otro factor práctico importante. La lente (f/2.0) cuenta con más de siete elementos y hereda la tecnologí­a “G Lens” de las cámaras Sony. Cuenta con estabilizador de imagen SteadyShot, autoenfoque hí­brido predictivo y procesado Bionz inteligente. El sensor alcanza ISO 12.800 (4.000 en ví­deo) para condiciones de poca luz.

Un listado de tecnologí­as imponente que en la práctica se traduce en una cámara fácil de usar, rápida y muy buena. El botón dedicado a la cámara en el móvil ya da una pista de la importancia que Sony da a sus cámaras. Es muy práctico en cuanto se coge la costumbre. Con la aplicación de cámara abierta, es muy fácil entender cómo hacer ajustes si tenemos afición y conocimientos.

Excelentes fotos

Podremos incluso usar enfoque manual, realmente pocas aplicaciones de cámara llevan tantas opciones. Y dirí­amos que ninguna lo pone tan fácil. Pero es que en modo automático, dejándole a Sony el trabajo, se obtienen imágenes excelentes. En contraluz, en macros difí­ciles, con objetos en movimiento… Incluso con poca luz se defiende. Este móvil es superior a muchas cámaras compactas y compite con los móviles más destacados en este sentido, desde luego es de los dos o tres mejores.

Al pasar a modo ví­deo, hay más buenas sorpresas: la capacidad de grabar a 960 fps es única (otros móviles o cámaras llegan a 120 fps como mucho). Es un modo especial que sólo vale para unos segundos, pero permite recoger imágenes que el ojo no ve. Gotas de agua salpicando, movimientos de gatos o niños, insectos volando… la curiosidad es el lí­mite. A velocidad normal podremos grabar ví­deos 4K que en su pantalla lucirán espectaculares, y en un televisor 4K todaví­a más.La cámara frontal no se ha olvidado, con 13 MP de resolución y un angular equivalente a un 22 mm. Pero más destacable nos parece que sea un objetivo tan luminoso (f/2.0), muy práctico para selfies en ambientes oscuros. Excelente, pues, también la cámara frontal del Sony.

Rápido, rápido…

Al montar el Snapdragon 835 y 4 GB de RAM, esperábamos resultados muy altos en las pruebas de velocidad. Es posiblemente el procesador más rápido del momento, fabricado con tecnologí­a 10 nanometros. Que es un móvil ágil y potente se aprecia enseguida, por tal como abre aplicaciones, cambia entre ellas y maneja la ventanas. En ningún momento durante nuestra prueba nos encontramos con la sensación que el sistema o alguna aplicación ralentizaba al Sony. El sistema en nuestro caso era por cierto Android 7.1.1 y el procesador aparecí­a como de 1,9 Ghz en las pruebas (aunque llega a casi 2,5 Ghz).

Los resultados confirman esas sensaciones: en Geekbench Score el Xperia XZ Premium sacó casi 2.000 puntos en un núcleo y casi 6.500 en las pruebas multi-núcleo. Esto le pone bien por delante de un Samsung S7 en el primer caso y muy por delante en el segundo. La prueba de prestaciones de AnTuTu rozó los 170.000 puntos nada menos, lo que pone al Sony en la órbita de los móviles más veloces del mercado.

 

Baterí­a

Pantalla 4K brillante, procesador veloz… ¿se come todo eso rápidamente la baterí­a? Este Sony monta una de 3.230 mAh, que no no parece exagerado dado el tamaño del terminal. Sin embargo, en un uso normal “de pruebas”, es decir usándolo bastante, llegamos sin dificultad al final del dí­a. Si el uso es más intensivo no estamos seguros de si acabarí­amos el dí­a, pero llevándolo sin hacer mucho uso (el que es nuestro uso normal en este caso) pensamos que hubiera aguantado dos dí­as sin problema.

La conclusión es que los sistemas de ahorro de Sony (que llevan años refinando) son realmente eficaces. Cuando usamos mucho el móvil no hay nada que hacer: es potencia bruta frente a capacidad de la baterí­a, y dura lo que dura. Pero según bajamos la exigencia o actividad, el mismo teléfono activa estrategias de ahorro claramente eficaces. Así­ que no siempre debemos fijarnos en la capacidad pura de la baterí­a, también cuenta cómo la gestiona el móvil, para eso los llamamos “inteligentes”. Sony dice que el móvil tiene un asistente para esto, que funciona de forma silenciosa. Observa nuestras costumbres y nos propone por ejemplo silenciarlo en la oficina, activar WiFi en casa, etcétera.

Opciones de carga

A la hora de cargar, el conector USB-C permite hacerlo a ritmo más alto de lo habitual por su mayor capacidad de corriente. Algo que aprovecha Sony: el Xperia XZ Premium puede cargarse a buen ritmo con su cargador original (1.500 mA es tres veces más que los 500 mA normales ví­a USB). Y, con el cargador opcional, se activará la carga rápida (equivalente a Quick Charge 3.0) que es capaz de reponer un 50 por ciento de carga en unos minutos.

Sony Xperia XZ Premium prueba

Cargador original

Nos han gustado ciertos detalles de la gestión de la baterí­a que demuestran que Sony tiene buenos técnicos. Está lo comentado en descarga, que la marca atribuye a su tecnologí­a Stamina. Esta aprende el uso habitual del móvil y anticipa las polí­ticas de ahorro en función de eso, por ejemplo. Pero un buen detalle es que, si se deja el móvil enchufado por la noche, el sistema no carga hasta el 100 por cien.

Las baterí­as de litio se cargan a corriente constante (CC) hasta el 80-90 por ciento de su capacidad. A partir de ahí­ se “llenan” a voltaje constante (CV). Ese segundo proceso es más lento pero la baterí­a, al estar ya a su voltaje máximo, pierde propiedades. Es un efecto a la larga si se mantiene en ese estado mucho tiempo (y peor si está caliente). El gesto habitual de poner el móvil a cargar por la tarde o noche, y cogerlo por la mañana, no es ideal por este motivo. Sony ha cambiado su curva de carga: aprende cuándo se suele desconectar el móvil (a qué hora despierta su usuario). Y espera a terminar la carga al 100% un rato antes. Excelente idea.

Uso dí­a a dí­a

¿Qué es lo que más nos ha gustado del Sony Xperia XZ Premium? La agilidad de proceso es una ventaja y cuando se vuelve a otro terminal se echa de menos. No habrá más de dos o tres móviles más rápidos que este Sony ahora mismo. Y en algunas cosas, éste posiblemente sea el más veloz. Además fue nuestra primera prueba larga con Android 7. La verdad es que la tentación de dejar atrás nuestro antiguo móvil y la versión anterior del sistema, es grande.

Sus acabados también son otro punto favorable. El Sony se siente lujoso en la mano, con su trasera de cristal, que no nos pareció un imán para huellas (quizás en nuestro color es menos sensible). Las dos veces que lo vimos caer, y luego comprobamos que no sufrí­a ni un rasguño, también dejan pensar sobre su solidez.

Además, suena

No hemos hablado del sonido. Sony incluye un procesador propio y tecnologí­as de reproducción que incluyen sobremuestreo. Así­, incluso el sonido en streaming de baja calidad se convierte a alta resolución digital (por encima de los 16 bit y 44 kHz del formato CD) antes de convertirse en sonido analógico. La conexión Bluetooth también explota lo mejor posible esa tecnologí­a, al conectar otros dispositivos. Lo mejor es la elección de Sony de usar dos altavoces frontales, para conseguir un efecto estéreo realista. La fí­sica se impone y el sonido es correcto: mejor que en la mayorí­a de terminales, pero nada más. Para disfrutar del sonido es mejor usar auriculares, pues la salida del Sony es muy buena.

Algo que nos ha enamorado es el sensor lateral de huellas. Es el botón de encendido (y apagado de pantalla), es decir el más usado. Y que ahí­ mismo el móvil te identifique por tu huella es… perfecto. Deberí­an ser todos así­, una vez lo pruebas llegas a esa conclusión. A cambio, no se entiende la polí­tica de Sony de hacer aún hoy móviles con marcos tan grandes. Y encima que, en el marco inferior, no estén los botones de control de Android. Estos forman parte de la pantalla, robando espacio práctico (y confundiéndote al principio).

La cámara es excelente. Las dos cámaras lo son, pero la calidad de las imágenes tomadas con la principal no deja indiferente. Con móviles con cámaras como ésta cada vez tiene menos sentido tener otra cámara. Salvo que sea un modelo profesional o con objetivos intercambiables. Hasta en ese caso, depende de qué fotos… lo dudamos. Y la pantalla es muy buena, no es AMOLED sino IPS pero Sony ha dado un salto con este móvil. Lo de que sea 4K, la verdad, es anécdótico.

Conclusiones

Sony tiene que replantear el diseño de sus móviles, reduciendo los marcos para ajustarse más a la pantalla. Este Xperia XZ Premium con sus 5’5 pulgadas es más grande y pesado que sus rivales debido a esto. Y esto mismo ya ocurrí­a en el anterior Z5 Premium. Es el único aspecto criticable en un terminal muy bien acabado, rápido, con una cámara estupenda y una pantalla única. La autonomí­a de baterí­a es buena y en uso normal mejorará poco a poco gracias a su aprendizaje. Y el uso del móvil se ve enriquecido no sólo por su velocidad, tacto o pantalla. También por ese excelente botón-sensor lateral de huellas.

sony xperia xz premium

Otras noticias sobre...