Las 5 estafas más comunes a la hora de navegar por Internet

Lo hacemos todos los dí­as. Muchas veces sin reparo alguno. Desde el ordenador, la tableta o el móvil. Nos referimos a navegar a través de Internet. Contactamos con infinidad de personas todos los dí­as, intercambiamos correos y mensajes de WhatsApp. También realizamos compras online y, lógicamente, ofrecemos los datos de nuestras tarjetas de crédito.

Lo que antes era un paso que dábamos con toda la premeditación posible, hoy se ha convertido en lo cotidiano. Pero lamentablemente, mientras hacemos todo eso, nuestros datos personales y privados pueden quedar expuestos. A veces, siempre sin querer, podemos pecar de inocentes y caer en estafas peligrosas.

Para estar a salvo de todos estas amenazas, es imprescindible conocer qué peligros nos rodean, andar prevenidos e intentar que nuestra navegación sea totalmente segura. Estas son las 5 estafas más comunes a la hora de navegar por Internet.

Estafas de phishing

1. Estafas de phishing por correo electrónico, SMS y llamadas

No es que las vayamos a buscar. Es que vienen a nosotros sin habérselo pedido. Son las estafas de phishing que llegan a nosotros a través de correo electrónico. Pero, ¿en qué consiste exactamente una estafa de phishing?

Las estafas de phishing tratan de engañar al usuario, haciéndole creer que quién se comunica con él es una entidad u organismo oficial. Si bien la mayorí­a de veces, las estafas se fraguan por correo electrónico, también pueden llevarse a cabo ví­a SMS (mensajes cortos), a través de servicios de mensajerí­a como WhatsApp o incluso mediante llamadas telefónicas.

¿Qué ocurre entonces? Pues bien, en la mayorí­a de casos, el usuario puede ser redirigido a una página web que tiene un aspecto prácticamente idéntico al de la web oficial. Pongamos, por ejemplo, que el correo nos emplaza a cambiar nuestros datos de acceso a nuestra cuenta bancaria. Los cibercriminales se habrán esforzado en crear una página parecida a la de nuestro banco, pero por supuesto no oficial, en la que el usuario introducirá sus datos totalmente confiado.

Para no caer en una estafa de estas caracterí­sticas es importante tener en cuenta un par de cosas. Ninguna entidad bancaria ni organismo público (como la Agencia Tributaria, por ejemplo) se pondrán en contacto contigo a través de estos medios para pedirte datos personales y mucho menos bancarios.

No respondas a ninguna solicitud de estas caracterí­sticas y consulta siempre con la entidad en cuestión para confirmar que no se trata de una petición oficial. Además, te recomendamos ponerte en contacto con la Policí­a Nacional (@policia) y la Guardia Civil (@guardiacivil) para alertarles de la estafa. De esta forma, evitarás que otras personas caigan en ella.

Mensajes y cadenas falsas por WhatsApp

2. Mensajes y cadenas falsas por WhatsApp

Y seguimos con otro clásico de todo el año. Son los mensajes y cadenas falsas por WhatsApp. Las hay de todas las formas y temáticas y suelen compartirse en los grupos familiares. Habitualmente por parte de los cuñados. Las estafas a través de WhatsApp persiguen un único propósito: engañar al usuario para que caiga en una de estas falsedades y proporcione datos privados. A menudo, de hecho, estos mensajes derivan en estafas de phishing.

Se incluyen ganchos como descuentos para comprar en Mercadona, vales para adquirir prendas de ropa en Zara o billetes de avión gratuitos en Vueling. Lógicamente, nadie da duros a cuatro pesetas. Y mucho menos gratis. Lo que hay que hacer en estos casos es ignorar el mensaje y no proporcionar – por nada del mundo – nuestros datos personales.

Al mismo tiempo, es necesario alertar a la policí­a y advertir a nuestros contactos de que estamos ante una estafa. Se trata de evitar que el engaño siga propagándose sin mesura y que nuevas personas puedan caer en él.

3. Páginas web fraudulentas de compras

Cuando llega la hora de hacer compras masivas, hay que tener en cuenta muy especialmente esta cuestión. Hablamos de épocas de rebajas, Navidad y vacaciones. Momentos del año en las que solemos realizar más compras a través de Internet. Pero, ¿en qué consisten las páginas web fraudulentas?

A menudo se accede a ellas tras recibir mensajes de correo electrónico con ofertas suculentas o por otras recomendaciones. Al realizar compras a través de Internet, los usuarios suelen quedarse sin recibir los productos por los que han pagado o reciben cargos extra en sus tarjetas de crédito.

Es importante saber identificar qué páginas web o tiendas online pueden ser fraudulentas, dando parte a la policí­a para que investigue. Antes de realizar cualquier compra o de proporcionar datos privados, es importante identificar bien al propietario de la tienda (con los datos completos), comprobar que hay una ví­a de contacto, desconfiar de los pagos por adelantado y de los chollos.

ransomware

4. Ofertas de trabajo falsas

Ha sido una práctica muy habitual en época de crisis. ¿Gente que busca desesperadamente un trabajo? Pues ofertas falsas con las que engañarles. Los infractores cuentan ya con técnicas muy perfeccionadas, con páginas web creadas de manera especí­fica para que los supuestos candidatos introduzcan sus datos personales o con mensajes de correo electrónico medianamente bien redactados.

Para no caer en este tipo de amenazas (tanto si llegan a través de correo electrónicos, SMS, mensajerí­a, como si las encontramos a través de un buscador) es importante tener algunas cosas claras. La más importante: nunca hay que proporcionar dinero para participar en una entrevista de trabajo o para optar por un puesto. Ten en cuenta que los medios usados habitualmente para ello son Money Gram y Western Union.

Desconfí­a de mensajes mal redactados, enviados desde cuentas privadas de Gmail, Hotmail u otros proveedores y observa bien si se trata de un trabajo a distancia. Tampoco es fiable, lógicamente, que te ofrezcan unas grandes condiciones, ni que la oferta llegue a ti sin que antes se haya llevado a cabo ningún proceso de selección o inscripción. Ten mucho cuidado con los archivos adjuntos: no descargues ni instales nada cuya procedencia desconozcas.

5. Amenazas de ransomware y secuestros

Se han popularizado en las últimas semanas. Son las amenazas de ransomware. Telefónica fue una de las primeras en ser estafada por WannaCry. Después de haber secuestrado los ordenadores de la empresa (de esta y de muchas otras empresas y usuarios alrededor del mundo), los responsables de la amenaza solicitaban un rescate a través de bitcoins, una moneda virtual.

Este tipo de amenazas se han manifestado últimamente en hoteles y hospitales, que se han quedado sin poder prestar sus servicios a clientes y usuarios por culpa de este tipo de secuestros. Lo mismo puede ocurrir con los usuarios normales, cuyos ordenadores pueden ser secuestrados bajo fianza.

Para protegernos del ransomware contar con el asesoramiento de un equipo experto. Sobre todo si formamos parte de una empresa. Contar con una buena solución de seguridad será fundamental para evitar los efectos de una amenaza de estas caracterí­sticas.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp