PlayStation, Videojuegos, Xbox|27 enero 2017 7:09 pm

Resident Evil 7, lo hemos probado


reseña resident evil 7

Los zombies vuelven a la franquicia de Resident Evil. Pero nada es igual. Todo es distinto y diferente. Algo que nos ha gustado mucho en nuestras horas de juego con este título. Y es que se ha dejado de lado la acción más trepidante y hollywoodiense para retomar el terror y el horror que marcaron los inicios de la saga. A la mezcla de esta séptima entrega se han sumado una vista en primera persona y una mecánica de persecución que hace que mantengamos los pelos de punta durante toda la partida. Resident Evil 7 ha llegado para reclamar su trono en el género del terror y el survival-horror y (spoiler alert): lo ha conseguido. Lo hemos probado para PS4, y esto es lo que nos ha parecido.

Historia y personajes

El juego nos pone en la piel (y nunca mejor dicho) de Ethan Winters. Un personaje que nada tiene que ver con el elenco clásico de la saga. No tiene la fuerza de Chris Redfield, no es tan ágil como Leon S. Kennedy y tampoco cuenta con la destreza y entrenamiento de Jill Valentine. De hecho, es una persona muy normal que se topa, por sorpresa, con una historia muy desagradable.

Tras la desaparición de su mujer, Mia, hace tres años, recibe un email en el que ésta misma lo cita. El punto de encuentro, sin más explicación, se encuentra en una granja en Dulvey, en la Luisiana profunda. Es aquí donde tienen lugar todos los hechos del juego, alternando entre mansiones principales desvencijadas, casas para invitados y patios enormes. Por supuesto, Ethan corre al encuentro de su mujer, a la que creía muerta.

los bakers

Nada más entrar en la propiedad las cosas empiezan a ponerse difíciles. Mia sigue viva, sí, no hay que jugar más que unos cuantos minutos para descubrirlo. El problema es que algo le ha pasado en este tiempo. Parece sufrir algún tipo de trastorno del que no queremos desvelaros nada. Su sorprendente reacción hace que nos metamos de lleno en la historia que rodea a la propiedad, y a la familia que lo puebla, los Baker. Son seres desagradables, caníbales y que portan algún tipo de enfermedad.

Son los verdaderos zombies de Resident Evil 7. No mueren ni sufren con las heridas, y mantienen su aspecto de ser vivo. Nada de seres putrefactos que apenas logran caminar y que solo quieren comer al resto de seres vivos. Ahora son personajes algo más lógicos, más vivos y con mucha maldad. Hablan y acuchillan a partes iguales. Su aspecto es terrorífico, pero es su obsesión por perseguirnos lo que de verdad pone a prueba al jugador. Atención a Zoe y su misteriosa presencia y guía, quién y qué sabe serán las claves para resolver esta historia. No dudará en ponerse en contacto con nosotros mediante los teléfonos repartidos por la casa.

A partir de este punto Ethan tiene que escapar y sobrevivir. Claro que, por el camino, se enterará de cuáles son las motivaciones de esta familia. Qué les ha pasado. Y qué tiene que ver “ella” y su “regalo”. Por supuesto, Mia sigue dando juego a través de los compases del título. La historia no es realmente original, pero sus giros y la forma de narrarla engancharán a los apasionados del terror y desquiciarán a quienes no puedan controlar sus nervios. La conclusión puede que te deje con una sensación agridulce, pero este juego está hecho para disfrutar durante el viaje.

la abuela baker

La narrativa es realmente fluida y está totalmente integrada en el juego. No hay capítulos. No hay líneas divisorias que lleven a plantearse cuándo parar de jugar. Ahora bien, Capcom conoce muy bien las técnicas para mantener la tensión constantemente con situaciones de altibajos. Así, aunque es posible pasar por partes de mera exploración y recolección de objetos, siempre habrá notas, vídeos y otros contenidos para entretener y satisfacer la curiosidad del espectador. Todo ello intercalando momentos realmente desquiciantes en los que los personajes de la familia Baker, los moradores de la mansión, tienen mucho que ver. Enfrentamientos contra jefes en los que utilizar la lógica, los recursos del entorno y mucha sangre fría, o tramos en los que librarse de malvadas y viscosas criaturas.

Estos otros seres que pululan por las diferentes estancias se llaman Holomorfos y, además de repulsivos, son los que ofrecen algo de acción durante los momentos de exploración. Aparecen en lugares húmedos donde hay una sustancia viscosa y negra. Los hay de diferentes tipos, aunque resulta difícil diferenciarlos a simple vista. Sus movimientos son erráticos y lentos, pero algunos son capaces de escupir ácido a distancia. Otros son algo más ágiles y portan una especie de armas en sus brazos. Se trata de personas que pasaron con antelación por la mansión. El porqué de su transformación también se resuelve mediante documentos y partes de la historia. Conviene acabar con ellos destruyendo su cabeza, pero también se les puede inutilizar deshaciendo sus extremidades.

Jugabilidad

Es uno de los puntos fuertes de Resident Evil 7. Sin duda, Capcom sorprendió tras anunciar la decisión de usar la vista en primera persona en la presentación del título. Pasamos de una saga con vistas que siempre han mostrado al personaje y los entornos. En las primeras ediciones las vistas buscaban imitar a los planos más agobiantes del cine de terror. Ángulos imposibles que no solo impedían ver bien si había un zombie cerca, sino que también influían psicológicamente en el jugador. A partir de Resident Evil 4, en su apuesta por la acción, los desarrolladores llevaron la vista al hombro derecho del personaje. Algo que permitía apuntar y explorar a partes iguales de forma cómoda y más o menos ágil. Un elemento que ya ha quedado para la posteridad en el mundo de los videojuegos. Ahora la vista en primera persona es la protagonista.

No es un elemento nuevo. De hecho, Capcom ha recibido algunas críticas por seguir las corrientes de los últimos juegos de terror como P.T. o Outlast. Juegos que ponen al jugador a los mandos del personaje como si fuera el mismo. Una sencilla técnica para involucrarlo e introducirlo de lleno en la acción. Por cierto, algo que funciona muy bien, sobre todo con gafas de realidad virtual como las PlayStation VR. Aunque los creadores de Resident Evil 7 aseguran que su idea ya estaba planteada antes de la salida de esos juegos, la verdad es que es una decisión acertada. El título puede soportar las críticas gracias a la calidad general. Es en primera persona como el resto de juegos de terror o tensión del momento, sí, y no pasa nada.

En realidad sí que pasa. Moverse con Ethan no es realmente rápido. Sabemos que, cuando uno de los Bakers nos persigue, apenas tenemos margen de tiempo para reaccionar y salvarnos. O que, en un enfrentamiento cara a cara, nuestra lenta pistola no siempre es la mejor opción. De nuevo, elementos bien utilizados para aumentar la tensión y conseguir crear una jugabilidad acorde a la temática del juego. Por eso la vista en primera persona es tan interesante.

vista de primera persona

Sí se mantienen movimientos clásicos de Resident Evil como el giro rápido de 180 grados (stick hacia atrás + círculo). La cuestión es que, ahora, se han añadido otros como agacharse (que sirve para zafarse de ataques o pasar por lugares reducidos) o protegerse con las manos. Algo que amplía las posibilidades de supervivencia de Ethan. Eso sí, olvídate de hacer súplex a los enemigos, deslizarse mientras se corre, pegarse a las esquinas y otros elementos vistos en la sexta entrega de la franquicia.

Inventario y mapa

Algo que Capcom sí ha arrastrado desde la sexta entrega de Resident Evil son los menús en tiempo real. La acción no se pausa cuando se accede al inventario o se consulta el mapa. Así, lo mejor es buscar refugio antes de realizar alguna acción del estilo.

El inventario, como todo juego de survival-horror que se precie, es muy limitado. Permite asignar cuatro objetos a las flechas del mando como accesos directos. El resto está distribuido en una cuadrícula que hay que saber gestionar bien. Balas, armas, llaves, brebajes químicos, plantas medicinales… todos estos elementos tienen que ser portados alguna vez, pero sin dar cabida a todos al mismo tiempo. Hay que escoger muy bien si conviene llevar buenas reservas de medicina, o si se apuesta por la munición. En cualquier caso, hay diferentes salas donde encontrar un baúl. Es otro elemento clásico de la saga que permite dejar en él objetos. Estos baúles están interconectados, por lo que es posible dejar objetos en uno de ellos y recuperarlos sin problema en otro diferente.

inventario

El inventario (triángulo) también da paso al menú de combinaciones. También en tiempo real. Sí, este Resident Evil ofrece combinar algunos objetos como sucedía en ediciones pasadas. En este caso no se trata de mezclar plantas rojas con verdes o azules, sino de hacerlo con productos químicos. Dependiendo de si son productos fuertes o normales, se genera una medicina normal o potente, capaz de regenerar más o menos vida. Del mismo modo, es posible combinar pólvora y estos productos para crear munición potenciada para la pistola y otras armas.

Todos estos elementos están en mayor o menor proporción por los rincones de la propiedad de los Baker. Cuanto más difícil sea el juego, menos elementos y recursos habrá disponibles. Así, Resident Evil 7 obliga al jugador a ahorrar y ser cauto en sus enfrentamientos. Lo más probable es que cualquier fallo te haga echar en falta un botiquín o te deje sin balas en medio de un combate. Por cierto, Ethan cuenta con una especie de smartwatch o codex con el que leer su pulso y saber si está herido leve o grave.

Guardado

La nostalgia también queda actualizada en Resident Evil 7 mediante su sistema de guardado. Si antes debíamos buscar cintas de tinta para salvar la partida en máquinas de escribir, ahora lo haremos en grabadoras de casetes. Eso sí, si se escoge la dificultad fácil o normal, el jugador no se tiene que preocupar demasiado de este aspecto. El juego presenta un sistema de autoguardado para evitar tener que empezar desde cero cada vez que se muere. Además, las grabaciones son ilimitadas. Sin embargo, en dificultades superiores, es necesario recoger cintas de casete para poder salvar la partida un número limitado de veces. Todo un reto ya que tampoco hay guardado automático o check points desde donde retomar la partida. Es decir, una vuelta a los orígenes para los más atrevidos.

sistema de guardado

En general, la dificultad fácil hace que el paso del jugador por Resident Evil 7 sea una divertida y despreocupada experiencia. Hará que muera en bastantes ocasiones, pero los enfrentamientos son asumibles para el jugador casual. En normal las cosas se complican con menos recursos y enemigos más inteligentes y resistentes. El título es un reto, aunque no es imposible. A partir de aquí la cosa cambia. Las dificultades más elevadas sí que plantean todo un logro a la hora de pasarse el juego. Menos recursos, sin guardados automáticos y enemigos realmente potentes. Cabe destacar la dificultad Manicomio, apta solo para verdaderos expertos.

Puzles y mecánicas

Aunque Resident Evil 7 vuelve al terror del origen de la saga, más macabro y sangriento, eso sí, no es tan enrevesado a la hora de resolver sus puzles. Habrá que rebuscar la mansión para hallar diferentes piezas de una misma cerradura, o encontrar llaves escondidas en otros objetos. Sin embargo, es algo que se resuelve cómodamente con solo girar el objeto y observarlo detenidamente. Ya no habrá que encontrar el punto clave en un purificador de agua moviendo diferentes diales, o ensamblar objetos simples para crear uno más complejo. El título resulta más sencillo en ese aspecto, aunque encontrando algún que otro reto lógico destacable. Atento siempre a las pistas de notas o a las marcas cercanas.

Eso sí, que los puzles no sean difíciles no evita que demos más de un paseo en balde por la mansión. Es posible que en algún momento perdamos la atención sobre lo que hay que hacer o dónde encontrar una pieza. En estos casos la exploración es la clave para avanzar.

No queremos olvidarnos, en esta sección, de mencionar las cintas de vídeos. Estos elementos permiten repasar partes de la historia reciente de los Baker en partidas. Una especie de mininiveles donde desentramar algunos de los nudos argumentales. Lo curioso es que, además, ayudan a resolver puzles o a encontrar objetos con Ethan. Un recurso argumental realmente interesante para conocer diferentes aspectos de la narrativa.

Gráficos

Resident Evil 7 cuenta con un apartado gráfico a pocos puntos de ser denominado impecable. El diseño de personajes y entornos es de 10, sin ninguna duda. Capcom ha querido asquear a los jugadores con un hogar casi destruido y podredumbre de todo tipo. Bravo. Lo han conseguido. Cucarachas, materiales viscosos, manchas, papeles de pared rasgados… todo suma.

Ahora bien, no todo es perfecto. Existen texturas que, en ocasiones, tardan en cargarse. Así, podemos ver cajas y paredes que no muestran imagen en alta definición hasta pasados unos segundos. Un detalle que desmerece ligeramente el resultado del juego, aunque la tensión y las situaciones de huida harán que nos paremos poco a mirar esto.

gráficos

También hay algunos elementos mejorables como es el pelo de los personajes. Y es que luce poco realista, aunque sí podría pasar por un pelo sucio y enmarañado en el caso de las mujeres que lo llevan largo.

Por lo demás, Resident Evil 7 luce como una película clásica de terror. Algo que sumado a los elementos y detalles de todos los rincones de la casa, consiguen una inmersión aún mayor. No es un juego para jugadores que amen la limpieza o que tengan sensibilidad ante los productos de casquería.

Sonido

Para los entendidos es, sin duda, la clave del triunfo de este juego. Y es que, en más de una ocasión hemos tenido que pararnos a examinar el sonido de nuestros propios pasos. Se han reproducido tan bien estos sonidos que sospecharemos que alguien nos persigue o anda cerca, aunque solo sea nuestro propio personaje. Junto a ello hay que alabar los efectos de sonidos y ruidos que se oyen por toda la casa. Elementos que ayudan a generar la atmósfera de tensión y miedo que crea la verdadera experiencia de este título.

muerte de un personaje

En cuanto al doblaje, los personajes principales son más que correctos. Los diálogos tienen una entonación con sentido y, aunque la experiencia es muy de película, cumple sobradamente. Si bien, algún personaje secundario puede quedar en segunda posición, como ocurre con el diálogo de la introducción del juego entre Ethan y un amigo. Los más puristas pueden cambiar el idioma en el menú de configuración.

Conclusiones

En definitiva, Resident Evil 7 es un juego excelente. Eso sí, solo si eres capaz de mantener tus nervios y tus miedos a raya. Aunque en nuestra experiencia no hemos conseguido una sensación de suspense tal y como lo consiguió Alien Isolation, lo hemos disfrutado de principio a fin. Todo ello enfocado al ámbito de lo macabro, eso sí. Hay que tener estómago para poder superar este título.

re7 ps4 pc y xbox one

La historia cumple, entretiene y engancha para resolver sus misterios. Los gráficos crean un entorno agobiante y de terror, y lo hacen con nota gracias a los efectos de iluminación. Destacan los elementos creados para dar verdadero asco al jugador. Todo muy logrado. El sonido acompaña y se vuelve protagonista en muchas ocasiones, cerrando la experiencia para hacerla totalmente terrorífica.

Hemos saltado unas cuantas veces en el sofá mientras lo jugábamos, pero nos ha mantenido enganchados hora tras hora. Sin duda, es un juego que merece ser jugado. Un golpe sobre la mesa por parte de Capcom y su franquicia de zombies más aclamada. Un nuevo punto de referencia para los juegos de terror y para el futuro de Resident Evil.

Resident Evil 7

Historia  8,5
Gráficos  9
Jugabilidad  8,5
Sonido  8,5

Total

 8,6

 Lo mejor

La ambientación y diseño de los escenarios. Realmente tenebroso, macabro y, a veces, asqueroso.

Tensión constante. Los sustos.

Sensaciones similares a juegos como Resident Evil HD Remake. Reaparición de cierto personaje…

Lo peor

Aboga más por lo macabro que por el terror en sí.

Se echa en falta puzles más complejos.

Ausencia de un némesis carismático como en los antiguos Resident Evil.

Dejar un Comentario