comic sans

Se llama Vincent Connare. Puede que su nombre no te suene, pero que en cambio, conozcas al dedillo uno de sus principales trabajos. Él es el autor de Comic Sans, esa tipografí­a del infierno que ha causado tanta controversia, pero que ha tenido varias legiones de acólitos usándola absolutamente para todo. Ahora la CNN ha publicado un ví­deo en el que cuenta la historia de esta tipografí­a que se popularizó nada más salir a la luz. Y aunque durante mucho tiempo causó sensación entre diferentes tipos de públicos, hoy vive denostada y es difí­cil verla en algún cartel, documento e incluso rótulo por la calle. Pero, ¿cómo surgió todo? Para conocer la historia de Connare y su famosa tipografí­a tenemos que remontarnos a 1994, cuando Microsoft le encargó diseñar una tipografí­a para una aplicación llamada “Microsoft Bob”, que todaví­a se encontraba en una incipiente versión beta.

El objetivo era conseguir que resultara lo más divertida posible, así­ que al abrirla los usuarios se encontraban con la recreación del interior de una casa. Cada uno de los muebles y objetos cumplí­an con una función y el perro, que aparecí­a en la parte inferior de la página como ayudante, hablaba al usuario a través de bocadillos de cómic.

Al principio, Microsoft usó la tipografí­a Times New Roman, pero lo cierto es que el estilo no era la más adecuado. Lo que hizo Connare fue inspirarse en diferentes cómics para sacar a relucir un tipo de letra que se ajustara al contexto. Estudió varias tipografí­as de cómic, pero finalmente se basó en la que aparecí­a en El Regreso del Caballero Oscuro para sacar adelante el tipo de letra que tení­a en mente. El espaciado era el mismo que se usaba en Times New Roman, pero la forma era absolutamente redonda, imitando lo que serí­a el trazo natural que suele usarse o imitarse en el mundo de los cómics. El resultado está bien logrado, en el sentido de que la tipografí­a tiene un aspecto parecido al trazo que conseguirí­amos con un rotulador. Pero Connare llegó tarde y, finalmente, la tipografí­a no fue aprovechada para la aplicación.

¿Qué ocurrió entonces? Pues que Microsoft se animó a incluirla en el catálogo de fuentes que estaban disponibles para Windows 95. Esto hizo que millones de personas tuvieran la oportunidad de probar la fuente y ahí­ se desató una auténtica locura. Todo el mundo la usaba para todo, en cualquier ámbito y sin importar el tipo de documento que estaban elaborando. De ahí­ que la Comic Sans apareciera en trabajos académicos, anuncios, carteles y hasta en rótulos de tiendas, bares y gimnasios. Así­ no es extraño que le hayamos cogido un poco de maní­a. O incluso mucha.

comic sans tipografí­a

Odio y alternativas

El odio que a lo largo de estos más de 20 años se ha desatado en contra de esta fuente tipográfica no ha tenido precedentes. Tanto es así­, que se han creado páginas web especí­ficas para dar rienda suelta a la mala leche contra la tipografí­a. Comic Sans Criminal es una página que pretende informar a los usuarios sobre los malos usos y los usos adecuados de este tipo de letra. Que si tienes la intención de usarla, al menos sepas cómo hay que hacerlo. Si quieres echarte unas risas y participar de esta corriente contraria a la Comic Sans, también puedes echar un vistazo a Ban Comic Sans, una página que incluso cuenta con un manifiesto y varios ejemplos que te dejarán con la boca abierta.

Vamos, confiésalo… ¿Tú también estuviste abonado a la Comic Sans en los 90?

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...