inventos-accidente-08

La publicidad ha puesto de moda una palabra tan antigua como bonita: Serendipia. Lo que hasta hace un mes era un vocablo para filósofos hoy está en boca de todo el mundo. Y es sus diez palabras recogen un significado bárbaro. Ir a buscar algo y encontrar algo mejor. La historia de la humanidad está plagada de serendipias. Ir a las Indias y descubrir América es el mayor ejemplo (para los que iban en el barco, no para los que ya estaban allí­). La ciencia y la tecnologí­a están plagadas de accidentes descubiertos por error, de forma accidental. En esta lista recogemos diez de los más sonados.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Penicilina

El invento del Doctor Fleming tiene que estar en el primer puesto de la lista obligatoriamente. Ya que este accidente ha salvado millones de vidas a lo largo de su siglo corto de existencia. El médico escocés descubrió la penicilina de forma semi accidental, estando analizando algunos cultivos bacterianos en el sótano del hospital St. Mary de Londres. Tras regresar de una vacaciones, comprobó que éstos cultivos estaban contaminados. Al proceder a su destrucción, se percató de que un fino halo transparente habí­a crecido en una de las placas sembradas. Al estudiar este pequeño fenómeno dio con el Penicillium notatumm un moho natural de efectos antibacterianos que generaba una lisis sobre las bacterias patógenas. Para colmo, una vez procesada la penicilina y antes de recibir el premio Nobel, la comunidad cientí­fica despreció su invento ya que pensaban que solo serí­a útil para enfermedades banales.

inventos-accidente-01

Rayos X

A pesar de ser un fenómeno de carácter natural, gracias a la evolución de la tecnologí­a y la ciencia podemos hacer visible lo que a priori es invisible. Esto sucedió en el año 1895 de la mano del fí­sico Wilhelm Conrad Rontgen mientras trabajaba con los rayos catódicos y cómo atravesaban el cristal. El nombre de rayos X porcede de un extraño fenómeno que observó y que anotó en su cuaderno con una equis. A raí­z de esta observación, descubrió que podí­an ser fotografiados cuando penetraban el cuerpo humano pudiendo ver de esta manera en su interior. Fueron usado de forma práctica por primera vez en en la Guerra de los Balcanes de 1897 para localizar balas y huesos rotos en el cuerpo de los soldados heridos. En 1901 recibirí­a el Premio Nobel de Fí­sica.

inventos-accidente-02

Dinamita

Qué contar del quí­mico sueco Alfred Nobel, creador a la postre de los Premios que llevan su nombre y que pretenden ser una suerte de redención por las catastrofes que generó su invento. Aunque dedicó toda su vida a conseguir una estabilidad de la nitroglicerina, el descubrimiento llegó por casualidad y sin un método cientí­fico de por medio. Tras múltiples ensayos durante años (uno de los cuales le costó la vida a su hermano Emil), un dí­a sufrió un accidente en el laboratorio con la nitroglicerina. La sorpresa surgió cuando no hubo explosión, ya que el lí­quido fue absorbido por una sustancia terrosa denominada diatomita. En 1867 patentó el invento con el nombre de dinamita.inventos-accidente-03

Marcapasos

Si hay un inventó que llegó de forma totalmente involuntaria este fue el marcapasos. El ingeniero de la Universidad de Buffalo Wilson Greatbatch estaba trabajando en un mecanismo que grabara las pulsaciones del corazón con el objetivo de conseguir más información acerca de este órgano. Una mala configuración en su diseño y montaje provocó que el circuito emitiera un pulso intermitente de ondas eléctricas. En el año 1958 se hizo el primer test y comprobaron que el aparato controlaba el latido del corazón de un perro.

inventos-accidente-04

Super Glue

Uno de los inventos de esta lista que traspasa las barreras de la ciencia y la medicina para entrar en las casas de todo el mundo. Los superpegamentos, conocidos popularmente con el nombre de la marca Super Glue, nacieron en el año 1942 de forma accidental de la mano de Harry Coover. Buscando un nuevo producto que pudiera ser utilizado por la industria militar, Hoover desarrolló una sustancia tan viscosa y pegajosa que no tení­a ninguna utilidad real. Con el tiempo se dio cuenta de que esta sustancia no requerí­a ni de calor ni de presión para pegar dos objetos. Diez años después esta sustancia fue comercializada.

inventos-accidente-05

Microondas

Otro invento que en nuestros dí­as está en prácticamente todos los hogares de occidente. Fue descubierto en el año 1946 cuendo el ingeniero Percy Spencer estaba probando un tubo llamado magnetrón. Por suerte, Spencer tení­a una chocolatina en el bolsillo y pudo comprobar cómo ésta se derretí­a al activar el aparato. A raí­z de esta experiencia, el ingeniero empezó a acercar el magnetrón a otros alimentos y así­ pudo comprobar cómo se cocinaban de forma rápida. Una vez demostrada la potencia del cilindro, lo introdujo en una caja y empezó a cocinar alimentos ya revolucionar el mundo de la cocina.

inventos-accidente-06

Viagra

La pastilla azul que sirve ayuda para los hombres con episodios de disfunción sexual también fue inventada por error. Concretamente, los cientí­ficos del Hospital de Morritson en Gales estaban buscando una pí­ldora eficaz en su lucha contra las anginas de pecho y la hipertensión. En los primeros tests clí­nicos, efectivamente, tení­a una cierta incidencia en las anginas de pecho. Aunque fue en el órgano reproductor masculino donde se apareciron los mayores efecto. Pfizer patentó el invento en 1996 y empezó a comercializarse en 1999.inventos-accidente-07

LSD

El ácido lisérgico o LSD fue desarrollado por el quí­mico suizo Albert Hofmann en la década de los 40 buscando una solución para reducir el dolor de las mujeres durante los partos. Partió de la sintetización de la ergolina para hallar este remedio, pero sin pretenderlo llegó a lo que popularmente se ha conocido como LSD o tripis. Una sustancia alucinógena muy potente que no obstante, fue utilizada con fines medicinales durante las décadas de los 50 y 60, especialmente para los pacientes con dolencias mentales. Su uso eminentemente recreativo cuajó en los sesenta coincidiendo con la época más hippie. A partir de los 70 fue considerada como una droga psicotrópica, aunque algunos paí­ses como Suiza permiten la investigación médica con esta sustancia.

inventos-accidente-09

Velcro

¿Han comprobado alguna vez en carnes propias como las espigas de un campo o un parque se queda enganchado en su ropa y cuánto cuesta desprenderse de ellas? Pues esto le paso al ingeniero suizo George de Mestral paseando plácidamente por los Alpes. De ahí­ simplemente volvió a su laboratorio e intentó plagiar este mecanismo que la naturaleza le habí­a brindado.

Post-it

Las pequeñas hojas amarillas que durante años nos han brindado información sobre recordatorios que solí­amos dejar pasar también de descubrieron por accidente. Al revés que con el Super Glue, el inventor del Post It, Spencer Silver, estaba deseando desarrollar un adhesivo hí­per potente. De hecho, creó un pegamento tan flojo que su compañero lo utilizaba para pegar y despegar las hojas del cantoral de la Iglesia al que acudí­a. Así­, de un cúmulo de fracasos en el laboratorio y de un compañero que le da una utilidad inesperada, nacieron los famosos Post-It.inventos-accidente-010