Marte

Estamos viviendo un verano de noticias espaciales importantes. Hace apenas unos dí­as disfrutamos de la lluvia de perseidas, se dieron a conocer nuevas fotos de Marte y vivimos la llegada de Juno a Júpiter tras cinco años de misión. Hoy tenemos otra sorpresa interesante, en este caso relacionada con uno de los planetas más misteriosos de nuestra galaxia: Marte. Un estudio recién publicado por el University College de Londres en Geology ha revelado que en la superficie del planeta rojo se ubican alrededor de 17.000 kilómetros de antiguos cauces de rí­os. El descubrimiento, que se habrí­a observado en Arabia Tierra (justo al norte de Marte), evidenciarí­a que hace miles de millones de años el planeta habrí­a contado con agua y que, por lo tanto, disfrutado de todas o parte de las condiciones ambientales que se exigirí­an para que existiera algún tipo de vida.

Hasta ahora, existí­an evidencias geológicas de que Marte habrí­a experimentado lluvias, pero lo cierto es que sobre el terreno tan solo quedaba patente la posibilidad de que el planeta estuviera cubierto de hielo y glaciares. El hecho de haber encontrado pruebas de que existió algún tipo de sistema fluvial nos darí­a pistas acerca de la posibilidad de que en lugar de ser un planeta frí­o y seco, Marte hubiera sido en cierto momento un planeta compatible con la vida.

Marte

Las estructuras que ahora se observan en las imágenes han sido capturadas en fotos de alta resolución de la nave espacial MRO de la NASA. Al examinar el área de nuevo a una resolución muy superior (estarí­amos hablando de 6 metros por pí­xel, en lugar de 100), se habrí­a hecho evidente que la zona de Arabia Terra tendrí­a varios valles y diferentes sistemas de lechos fosilizados con rí­os en forma de canales. Pero, ¿de qué clase de canales estamos hablando? Pues bien, para que nos hagamos una idea, las estructuras encontradas son “canales invertidos”, algo muy parecido a lo que vemos en la Tierra cuando un rí­o se seca. Lo que queda son ví­as de arena y grava que han depositado los rí­os.

Para que nos hagamos a una idea de la importancia del descubrimiento, tenemos que indicar que los canales invertidos que se han encontrado en Marte tendrí­an unos 30 metros de altura y entre uno y dos kilómetros de ancho, con una antigí¼edad de unos 3.900 millones de años. Lo mejor de todo esto es que, después de secarse, estos canales gigantes habrí­an quedado enterrados y por ende, protegidos, lo que hoy en dí­a serí­a perfecto para iniciar una ví­a de exploración y encontrar fósiles y vestigios biológicos de épocas pasadas.

Estamos seguros de que estás pensando, ¿y para cuando la expedición? Pues tranquilo. Si la curiosidad te mata, también tenemos una buena noticia para ti. Y es que la Agencia Espacial Europea ya tiene prevista una misión llamada Rover ExoMars, cuyo propósito serí­a el de aterrizar en uno de estos canales. Concretamente, lo harí­a en Aram Dorso, aunque para descubrir todo lo que nos depara el misterioso planeta todaví­a tendremos que esperar un poco. Como mí­nimo hasta 2020.

Fotos: NASA

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,