record guinnes 01

Desde que el ser humano pobló la faz de la Tierra, una frase se inoculó en nuestra existencia. En castellano la conocemos como “no hay huevos” y consiste en desafiar al personal a hacer cosas completamente absurdas, intranscendentales, prescindibles e innecesarias para nuestra vida. Y que, para colmo, en muchas ocasiones ponen en riesgo nuestra integridad. En medio de esta ecuación se halla como pez en el agua el Libro Guinness de los Récords, hoy convertido como medio mundo en canal de YouTube. Tras muchas horas navegando por el canal, te dejamos los desafí­os más absurdos que hemos podido encontrar.

El domino humano más largo del mundo

Muchas veces los récord Guinness son una forma de crear una publicidad de carácter viral (mucho antes de que ésto existiera tal como lo entendemos hoy). De esta manera un centro comercial de la ciudad china de Wuhan, en el centro del paí­s, se propuso batir un récord con el fin de dar a conocer su extensa oferta de colchones. Para ello, más de 2.000 personas se ataron a un colchón y se dejaban caer uno detrás de otro hasta llegar al último ya dentro de la tienda.

Más posiciones de yoga consecutivas sobre una moto en marcha

En ocasiones es hasta complicado definir el objeto en sí­ mismo del récord. No vamos a entrar en el tema de que ni siquiera utiliza casco (¿de qué te vale batir un récord si no puedes presumir de ello?). Total, que el amigo en cuestión decidió batir el récord Guinness de posturas de yoga sobre una moto en marcha. Mérito tiene, sin duda. Pero solo pensar en todo lo que se ha jugado la vida practicando para conseguir este récord pone los pelos de punta…

El más rápido en comerse medio kilo de mozzarella si manos

Poco más que añadir a tan estridente titular. Uno de los miles de récord Guinness que podemos ver es el de comerse 500 gramos de mozzarella sin manos. La pregunta aquí­ radica es si hay una categorí­a para cada tipo de queso que hay en el mundo. Porque seguro que Vittorio Noschese, que tardó poco más de un minuto y medio en digerir la masa de queso italiano, tardarí­a bastante más en acabar con medio kilo de queso Cabrales…

Más abrazos en un minuto

¿Qué es un abrazo exactamente? Si nos detenemos en la primera acepción de la RAE, con el hecho de poner a alguien entre tus brazos y apretar ligeramente es suficiente. Sin el más mí­nimo atisbo de cariño (a lo mejor se puede abrir una nueva categorí­a para batir un récord Guinness de abrazos con afecto), un tipo de la India abrazó a 79 niños en menos de un minuto. Un récord, en realidad, de carácter grupal. La envergadura del récord es tal que ni siquiera se han molestado en poner el nombre del hombre en el ví­deo…

El eructo más ruidoso de la Historia

Dejándonos llevar por los clichés, parece obvio que este récord lo ostente un ciudadano británico. Desde el año 2009, Paul “El Rey del Eructo” Hunn ostenta un récord casi insuperable: 109,9 decibelios. Un nivel que la Wikipedia define como de concierto. Por encima de una perforadora eléctrica o casi el doble que una aspiradora, situándose en el rango de un motor de un avión en marcha… Un récord que tiene el tratamiento de prácticamente imbatible. Todo un héroe de la Gran Bretaña.

Más latas succionadas con la cabeza

El hombre con esta impresionante cabeza se llama Jamie Keeton, es estadounidense y no ha tenido nada mejor que hacer en su vida que, aprovechando su incipiente alopecia, succionar latas con la testa. Explicarlo es complicado. Qué mueve a un hombre a succionar cosas. Y qué dí­a piensa en batir un récord Guinness. Pero lo mejor de este ví­deo es la infinita seriedad con la que la jueza está examinando el récord mientras él está como quién se come una bolsa de pipas un domingo.

Abrazar la muerte: Comer diez chiles en el menor tiempo posible

Los organizadores del récord Guinness suelen presumir de que en ningún momento se aceptan desafí­os que sean perjudiciales para la salud de los contendientes. Pues parece que comerse diez pimientos chiles hí­per picantes en apenas un minuto no se considera algo perjudicial para salud. Pero tras ver a este amable ciudadano togolés sudar y llorar tras batir el récord no podemos dejar de imaginar como será su próxima visita al excusado… Pero el mérito no radica tan solo en comerse esta absurda e ingente cantidad de chiles, sino que hay que esperar unos minutos a que estos no sean expulsados por el cuerpo del contendiente para que el récord sea válido. Al más puro estilo Adam Richman en Crónicas Carní­voras…

Mayor número de globos hinchados soplando por la nariz

Otro de esos récords que requieren de un volumen de preparación previa que asusta. ¿Cuántas horas ha invertido este joven italiano en practicar lo suficiente como para batir este récord? ¿En qué lo podrí­a haber empleado para algo realmente útil? Sea como fuere, el joven ya tiene sus cinco minutos de fama. Un récord que para colmo requiere de cuatro jueces, uno para apuntar el número de globos, otro para medir el correcto diámetro del mismo y otros dos para supervisar que todo se está llevando a cabo con la diligencia imprescindible. Un récord nada baladí­, ya que después de insuflar el aire dentro del globo el contendiente ha de anudarlo y dejarlo perfectamente listo.

Mayor número de galletas rotas con la espalda

Otro récord en el que claramente el contendiente podrí­a haber haber empleado su tiempo en algo más útil. Además de no haber despilfarrado cientos de euros en galletas que podrí­an haber servido para dar de desayunar a media Humanidad. Además aquí­ estriba una ventaja competitiva análoga a la de los jugadores de baloncesto, ya que sin esa fisionomí­a única el récord jamás podrí­a romperse. El hombre que lo batió fue un joven inglés cuyo nombre no ha merecido ser destacado en el ví­deo. De él tan solo sabemos que es estudiante. Por lo que cabe imaginar que durante sus miles de horas de tedio y novatadas en el colegio mayor británico de turno llegó la oportunidad de romper galletas Marí­a como sino hubiera mañana. De ahí­ a los libros de Historia…

El viaje más largo en Minecraft

Históricamente, el Libro Guinness de los Récords ha sido cosa de el más fuerte o el más rápido haciendo cosas. Romper ladrillos con la frente en dos minutos, comerse un kilo de alcachofas sin pelar… Pero de forma paralela al auge de los eSports, el mundo del récord Guinness ha dado el salto al mundo virtual. También existen récords digitales que son batidos por freaks de medio mundo. Uno de ellos es el ciudadano estadounidense Curt J. Mac, que ostenta el récord de haber realizado el viaje más largo en el popular videojuego Minecraft. Horas y horas recorriendo mapas del juego hasta completar un total de más de 2.000.000 millones de bloques, lo que serí­a el equivalente en la vida real a… 2.097 kilómetros. Lo que equivale a poco más de un 16% del juego. Este hombre de 33 años reside en la ciudad de Phoenix, Arizona y ha donado todos los beneficios de esta hazaña a diferentes organizaciones caritativas.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...