Unión Europea

El Parlamento Europeo ha aprobado la reforma de las leyes de protección de datos y ha introducido por fin el derecho al olvido y la obligación de pedir un consentimiento claro y definido a la hora de recoger datos personales de los usuarios de Internet. La nueva normativa sustituye a la vigente desde el año 1995 y fijará importantes sanciones para las empresas que incumplan los requisitos. Hasta el 4% de la facturación en todo un año de la empresa.

Nuevas garantí­as para la protección de datos en Internet

La nueva normativa sobre privacidad digital de la Unión Europea obligará a todas las empresas que quieran operar en los Estados miembros a adaptarse a las exigencias. La ley sustituye a la directiva que se habí­a impuesto desde 1995 y que se ha quedado bastante obsoleta teniendo en cuenta la rapidí­sima evolución que ha experimentado Internet desde entonces.

De hecho, la ley de 1995 no contemplaba los avances tecnológicos que se han producido en los últimos años, ni habí­a previsto los cambios que se producirí­an en los hábitos de los consumidores del entorno digital. Las instituciones comunitarias han considerado necesario, por tanto, crear una nueva normativa que dé prioridad absoluta a las cuestiones de privacidad relacionadas directamente con el entorno digital y el uso de Internet.

El objetivo fundamental es garantizar unos estándares elevados de privacidad y protección de datos, al mismo nivel en todos los Estados de la Unión Europea, y establecer a la vez una regulación mí­nima para el uso de la información para fines judiciales y policiales. Como siempre, es en este apartado donde más riesgo de polémica existe, ya que es muy difí­cil establecer los lí­mites entre la privacidad de los usuarios y las cuestiones de seguridad nacional o comunitaria. De hecho, en Estados Unidos son habituales las disputas entre los organismos gubernamentales y las empresas tecnológicas por las órdenes de espionaje y control de determinados usuarios sin que estos tengan ningún conocimiento de que están siendo vigilados.

Importantes multas para las empresas infractoras

La nueva normativa establece la obligación de solicitar un consentimiento claro y afirmativo del usuario antes de realizar el registro de sus datos en cualquier servicio tecnológico. Además, las empresas deberán informar inmediatamente a sus clientes cada vez que sufran cualquier tipo de ataque en sus servicios o en sus bases de datos y cuando la información de sus usuarios haya podido quedar expuesta.

Privacidad

El lenguaje utilizado en todas las cláusulas y en las notificaciones sobre seguridad deberá ser claro y fácilmente comprensible para los usuarios y potenciales clientes.

Por otra parte, por fin se reconoce firmemente el derecho al olvido de los usuarios de Internet, que podrán solicitar a las empresas la rectificación o eliminación total de los datos personales. Asimismo, los clientes podrán pedir la portabilidad de datos a otros proveedores de servicios.

Cualquier infracción de estos derechos supondrá la imposición de multas de hasta el 4% de la facturación global de las empresas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...