carcasa agua contaminada

Un joven cientí­fico de solo 24 años de edad, llamado Bhaskar Mitra (en imagen inferior) y empleado en la Universidad de Copenhague, habrí­a conseguido fabricar un prototipo de carcasa para el móvil que podrí­a salvar miles de vidas en el mundo. Él ya lo aviso: “Me gusta hacer cosas locas”, y este invento es un claro ejemplo de ello. La carcasa ofrece la posibilidad de diagnosticar y tratar alimentos lí­quidos contaminados. Algo que quizá no serí­a de mucha utilidad en paí­ses desarrollados como el nuestro, pero sí­ en aquellos en los que consumir cierto tipo de cosas es como jugar una loterí­a.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

La idea es bastante simple: en primer lugar con esta cubierta nuestro móvil analizarí­a el alimento haciendo uso de la cámara. Habrí­a que estar casi en la oscuridad y bajo una luz UV. Luego una aplicación que Mitra habrí­a desarrollado revelarí­a cualquier partí­cula que no deberí­a estar ahí­, por ejemplo impurezas tales como vidrio o arena donde habitan microorganismos potencialmente peligrosos como la listeria o el cólera. A continuación, se utilizarí­a la lámpara UV para matar cualquier bacteria, y se volverí­an a analizar los alimentos de nuevo para determinar si son seguros para el consumo.

carcasa agua contaminada

El cientí­fico ha asegurado que la tecnologí­a empleada no es algo nuevo, ya se habí­a utilizado anteriormente la luz ultravioleta para acabar con microorganismos dañinos. Lo realmente positivo, es que ahora habrí­a conseguido integrarse en la telefoní­a móvil, añadiéndola a la propia carcasa de un teléfono inteligente y disponiendo de ella a través de una aplicación. Bhaskar Mitra ha confesado que combinar la tecnologí­a antigua con la nueva es algo que le apasiona. “Querí­a crear un enlace entre un producto tangible e intangible, y utilizar este poder para hacer algo mágico”, comenta.

Como decimos, de momento este invento es un prototipo, habrí­a que seguir perfeccionándolo. En la actual fase de desarrollo, la carcasa darí­a una ligera idea de si la comida puede estar o no contaminada. Según ha explicado el cientí­fico, en algunos casos mata a los microorganismos, pero es difí­cil medir si ha acabado con todos. Eso sí­, sin duda detendrí­a su proliferación, y pondrí­a en aviso a la persona. Ahora se está tratando de hacer pruebas para ver cuánto tiempo la luz ultravioleta tendrí­a que estar activada. Ésta deberí­a ser utilizada en la oscuridad, y eliminarí­a sólo aquellas bacterias que hay a nivel superficial. En otras palabras, se podrí­an descontaminar cubiertos, pero no un trozo de queso cheddar. Aún así­, dice Mitra, que se podrí­a poner a prueba la presencia de bacterias nocivas en el agua del grifo, y también servirí­a para tratar todo aquello que haya sido lavado en un agua potencialmente contaminada. Otra ventaja, es que la carcasa está alimentada por energí­a solar, es decir, permitirí­a a nuestro teléfono realizar llamadas de emergencia en caso de quedarnos sin baterí­a.

El cientí­fico ha asegurado que si su invención llegara a aterrizar en el mercado, podrí­a costar alrededor de unos 50 euros al cambio. No solo serí­a bastante interesante para ciudadanos de paí­ses desarrollados, también para aquellos que viven en entornos seguros, pero que les gusta viajar a climas exóticos. Su esperanza, por supuesto, es que se pueda reducir el coste de producción y que esté disponible en territorios más pobres, donde la carcasa serí­a una solución vital. Bengala Occidental, un estado en la zona este de la India, podrí­a encabezar la lista.

Noticias relacionadas