USB ocultos

¿Te imaginas ir caminando por la calle y encontrarte con una memoria USB incrustada en un muro o pared? No, no significa que te hayas vuelto loco, si no que te has topado con uno de los miles de USBs escondidos alrededor del mundo. Esta afición tiene hasta nombre. Se llama “dead drop” y consiste en colocar unidades USB en espacios públicos con la intención de crear una red P2P anónima, que permita el intercambio fí­sico de archivos sin necesidad de estar conectados a Internet.

El inventor de la dead drop fue al artista alemán Aram Bartholl, quien en el año 2010 empezó a esconder en Nueva York las primeras cinco memorias USB. En seis años este curioso fenómeno ha ido evolucionando, y actualmente ya hay en el mundo más de 1.600, con una capacidad de almacenamiento que está a punto de llegar a los 12.000 gigas (12 terabytes). Si quieres saber si en tu localidad o cerca hay una, puedes consultar el mapa que aparece en su web. En España aún hay muy pocas y contabilizamos unas catorce, la mayorí­a se encuentran en Cataluña y Paí­s Vasco.

USB ocultos

Cualquiera puede crear una dead drop, solo hay que hacer un agujero en un muro e incrustar el pendrive dejando la parte del conector a la vista. Es necesario sellar con masa o cemento para que quede bien sujeto. Las memorias tienen que estar vací­as cuando se vayan a colocar, solo debe de incluirse el archivo que explica el proyecto. Lo importante, es que siempre estén ubicadas en un lugar público para que todo el mundo que lo desee pueda acceder a ellas (parques, calles poco transitadas…). El siguiente paso será informar en la web deaddrops.com del lugar exacto donde se ha colocado el USB para que cualquiera pueda acudir, conectar su ordenador e iniciar el intercambio de archivos.

El proyecto está ideado para que quien lo desee pueda dejar en los pendrives los archivos que considere (música, imágenes, pelí­culas, noticias curiosas…) y que otra persona pueda descargarlos. Al no ser un sistema que está conectado a Internet, tal y como ocurre con programas de intercambios de archivos como uTorrent, las autoridades no pueden intervenir. No se estarí­a vulnerando la ley antipiraterí­a. Lo que te aconsejamos, en caso de que estés dispuesto a participar, es que tengas instalado en tu ordenador un buen antivirus. Podrí­as encontrarte con unidades USB infectadas con código malicioso, desgraciadamente forma parte del juego.

Como dijimos anteriormente, en la actualidad hay más de 1.600 memorias USB repartidas por todo el planeta y ubicadas en diversos lugares. Por ejemplo en España podrí­amos encontrar una en un conjunto histórico de Sevilla o en la transitada calle Goya de Madrid. Las localidades españolas con más pendrives serí­an Cataluña y Paí­s Vasco (con cuatro cada una), aunque se espera que el número vaya creciendo con el tiempo. Y tú, ¿te animarí­as a participar en este proyecto? Si estás dispuesto puedes contarnos tus impresiones en la sección comentarios.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...