coche hack

Los automóviles más modernos no necesitan ninguna llave para funcionar. Incluyen un sistema de apertura y arranque remoto, sin llave de encendido. Es lo que se denomina PKES (Passive Keyless Entry and Start System). Para los ladrones, resulta fácil robar esos coches modernos, y pueden hacerlo limpiamente, sin necesidad de forzar la entrada, ni romper ningún cristal, e incluso desde una cierta distancia. Un club automovilí­stico alemán, llamado ADAC, acaba de demostrar lo sencilla que es la operación sin dejar un solo rastro. Sus expertos han realizado la prueba con 24 modelos de automóviles de 19 marcas distintas: Audi, BMW, Citroen, Ford, Honda, Hyuandi, Kia, Lexus, RangeRover, Renault, Mazda, Mini, Mitsubishi, Nissan, Opel, SsangYong, Subaru, Toyota y Volkswagen.

Anteriormente, unos investigadores suizos de la ETH de Zurich habí­an publicado un artí­culo sobre los problemas de seguridad que presentan esos sistemas PKES sin llaves, porque facilitan el acceso no autorizado a los automóviles. En su caso, lo demostraron con una decena de coches de distintas marcas. Para ello construyeron dos relés de bajo coste (uno cableado y otro inalámbrico) que retransmití­a los mensajes entre el coche y la llave inteligente. Los relés son interruptores controlados por un circuito eléctrico, en este caso completamente independientes del sistema de seguridad del coche. Durante la investigación realizaron ataques de relé, que permití­an abrir y arrancar el motor del automóvil colocando una antena a lado de la puerta del coche y otra cerca de la llave.

coche hack

¿Qué medidas tomar para evitar el robo del coche? Los investigadores suizos apuntan dos medidas que puede adoptar el dueño de un automóvil con sistema de apertura y arranque sin llaves. Una es retirar la pila que alimenta la llave, así­ la emisión de radio UHF queda desactivada. De esa forma, la llave sólo se puede usar en el modo de baterí­a agotada. Eso implica utilizar la llave fí­sica que está escondida dentro del mando inalámbrico de la llave. Para aquellos modelos que carecen de dicha llave fí­sica, el conductor deberá colocar la llave cerca del botón de arranque, por ejemplo. Así­, el coche se podrá comunicar con la etiqueta pasiva RFID (de identificación por radiofrecuencia) integrada en la llave, que sólo funciona en un radio de muy corto alcance.

La otra media es apantallar la llave para evitar que pueda comunicarse con el coche. Por ejemplo, la llave se puede colocar dentro de una caja metálica protectora, que funcione como una jaula Faraday. A tales efectos puede bastar una pequeña caja de aluminio. También podrí­a servir uno de esos monederos apantallados que impiden la lectura a distancia de las etiquetas RFID de algunos pasaportes o el lector NFC de ciertas tarjetas de crédito. De todos modos, los investigaciones de la ETH de Zurich reconocen que lo mejor es combinar ambas contramedidas, aunque resulte incómodo para el usuario.

Foto inferior: Department of Computer Science ETH Zurich

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,