El James Dyson Award es uno de los concursos con más prestigio del mundo para jóvenes ingenieros. Un evento que reúne las mejores propuestas para facilitar la vida de las personas, y que cuenta con importantes premios tanto para los proyectos más interesantes de cada paí­s como para las propuestas con más futuro entre todos los concursantes. El jurado de este certamen ya ha decidido cuáles son los inventos españoles que pelearán por el trono como finalistas de este concurso. Un sistema de vigilancia para las playas inspirado en los surikatos, una baterí­a portátil recargable por el movimiento de nuestro propio cuerpo o unas gafas para ayudar a las personas más necesitadas. ¿Quieres conocer algunos de los inventos del futuro de nuestros estudiantes de ingenierí­a?

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El ganador entre las propuestas españolas es Suri. Un revolucionario sistema de vigilancia para las playas que se ha inspirado en el modo en el que las manadas de los surikatos (esos simpáticos animales que recuerdan a un hurón) controlan el entorno. Este sistema se basa en tres pilares. Por un lado, una cámara capaz de analizar los movimientos de los bañistas y detectar los desplazamientos irregulares, como cuando existe una situación de peligro. Esta cámara se utiliza junto a un tablet que recibe las imágenes y desde el que los socorristas pueden controlar la actividad de la playa. En caso de que haya una emergencia, el socorrista se coloca las gafas que incorporan un sensor de movimiento para que no pierda en ningún momento la posición del bañista que hay que rescatar.

Oxo James Dyson Award

Este ingenioso proyecto ha sido elegido ya como la primera propuesta española, y sus creadores Iván Romero, Jorge Daniel Santafé, Alejandro Calderón y Jesús Sirera (estudiantes de Ingenierí­a de Diseño Industrial y DesarroIlo del Producto en la Universidad de Zaragoza) recibirán una dotación de unos 2.400 euros. Pero éste no es el único proyecto español que se encuentra entre los 20 finalistas del concurso. Otros cuatro proyectos de nuestro paí­s han pasado el corte para hacerse con el premio final de 35.000 libras (30.000 para los alumnos y 5.000 para la universidad o centro de estudio).

Por ejemplo, tenemos a Move On, un proyecto de baterí­a autónoma capaz de recargarse a través del movimiento del propio cuerpo humano. Una excelente herramienta para aquellas situaciones en las que resulte difí­cil acceder a la red eléctrica. Este proyecto ha sido desarrollado por las estudiantes Paz Hernando y Balma Félez de la Universidad de Zaragoza. O Safecross, un paso de cebra que se autoalimenta y que cuenta con una serie de luces LED que se activan cuando un transeúnte pasa por encima. De esta forma, los conductores reciben un aviso más claro de que deben aminorar la velocidad. Este proyecto tiene como creadores a los estudiantes Yolanda Romero, José Bolinches, Guillermo Roldán y Diego Escriche de la universidad Jaume I.

El siguiente proyecto es OXO, una turbina de viento pensada de manera especí­fica para abastecer de energí­a a las embarcaciones de la Barcelona World Race, aunque también se puede extender a entornos urbanos. Pertenece a los estudiantes Miguel González e Igor Bregaña de ELISAVA. Finalmente, Eye of Horus son unas gafas pensadas para que las personas con discapacidad fí­sica puedan llegar a controlar los distintos objetos con los que interaccionan de forma cotidiana a través de la mirada. Este proyecto ha sido desarrollado por Luis Antonio Martí­n de la Universidad de Zaragoza. El anuncio del ganador internacional entre los 20 finalistas al concurso se producirá el próximo 10 de noviembre.

Otras noticias sobre...