CLIP 3D 01

Lo de las impresoras 3D es todaví­a un vasto mundo por descubrir. Ya hemos visto los primeros modelos en acción y lo cierto es que, a pesar de que estamos ante uno de los grandes avances de los últimos tiempos, el sistema de impresión todaví­a es demasiado lento. ¿Sabí­as que solo para imprimir una figura pequeña hay que invertir largas horas? Pues bien, hoy tenemos que hablar de una impresora 3D que desafí­a el tiempo. Se trata de un nuevo sistema que trabaja a través de resinas lí­quidas, luz ultravioleta y oxí­geno para conseguir la impresión de objetos hasta cien veces más rápida que otras impresoras 3D. El equipo en cuestión, desarrollado por Joseph DeSimone, quí­mico de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), se llama CLIP y funciona a través de una técnica denominada estereolitografí­a. ¿Conoces su funcionamiento?

A la hora de imprimir en 3D existen un par de técnicas principales. La primera se llama por deposición fundida (FDM) y funciona del siguiente modo: el material que se va a utilizar es calentado y el objeto que queremos imprimir es modelado a través de inyección. La pieza modelada es enfriada después con un chorro de aire y es así­ como se consigue la fijación de los materiales. La segunda técnica se llama estereolitografí­a y es la misma que ha empleado el quí­mico de Carolina del Norte, pero mejorada. La técnica consiste en que las resinas lí­quidas son expuestas a la luz ultravioleta, con lo que se consigue la solidificación. Esta segunda técnica es mucho más compleja y cara, pero más efectiva que la denominada por deposición fundida. También se consiguen mejores resultados, aunque lo cierto es que el tiempo de impresión se dilata de manera exagerada.

Por suerte, el sistema de impresión de CLIP (sus siglas en inglés significan Interfaz de Producción Lí­quida Continua) mejora este proceso, gracias a la acción del láser ultravioleta, la herramienta clave para iniciar la solidificación junto al oxí­geno, que la termina. En la técnica de esta impresora se ha introducido un cristal que ajusta el funcionamiento de estos dos elementos y que permite crear objetos más perfectos y sin fracturas. Además y para ganar velocidad en la impresión, CLIP puede trabajar con los objetos de resina a 500 milí­metros a la hora: cien veces más rápido de lo que puede cualquier impresora 3D actual.

Tal como informa El Paí­s, en pruebas realizadas la impresora CLIP ha sido capaz de dar a luz una Torre Eiffel como souvenir (puedes verlo en el ví­deo que te adjuntamos), microagujas para administrar medicamentes, prótesis dentales o stent coronarios. Se trata, sin lugar a dudas, de un gran avance que podrí­a facilitar la reproducción de objetos rápida y avanzar hacia la comercialización real, fuera de los prototipos en los que la tecnologí­a de impresión 3D se ha visto anclada durante años.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...