sony ilce-qx1

Las cámaras de los móviles no siempre son todo lo avanzadas que uno desearí­a. A menudo es una cuestión de espacio, porque los smartphones cada vez son más extraplanos, con pantallas más grandes, pero además incorporan cada vez más prestaciones. Sony ha encontrado una solución: las cámaras para smartphones, que se colocan con un adaptador al móvil o a la tableta. Su cuerpo está reducido a la mí­nima expresión; de hecho, su aspecto, a primera vista, se asemeja al de un simple objetivo, pero en realidad es una cámara completa. Estos productos ofrecen sensores de imagen más capaces y objetivos más largos, que facilitan la toma de imágenes que no serí­an posibles con la cámara integrada en el smartphone o la tableta.

Una de las novedades más significativas son las Sony ILCE-QX1, unas cámaras de tipo objetivo cuya lente además es intercambiable. Están disponibles sólo el cuerpo o bien con un objetivo zoom de 16-50 mm desde 300 euros. Incorporan un sensor similar al de las cámaras compactas de alta gama. En este caso es un CMOS Exmor de tipo APS-C con un tamaño de 23,2 por 15,4 milí­metros, capaz de capturar 20,1 megapí­xeles efectivos. Llevan un procesador de imagen BIONZ X de última generación, que proporciona fotografí­as repletas de detalles y con bajo ruido. Admiten cualquier objetivo con montura E de Sony. Graban ví­deos en AVCHD. Dan buenos resultados en condiciones de poca luz (ISO 100-16.000), y la baterí­a integrada, que se recarga por micro USB, dura unos 440 disparos. Son compatibles con dispositivos iOS y Android. El fabricante ofrece diversas aplicaciones PlayMemories para estas cámaras.

sony dsc-qx30

Las Sony DSC-QX30 también son cámaras de tipo objetivo para smartphones, pero con lente fija. En esta ocasión, es una objetivo de tipo G de Sony con un zoom óptico de 30 aumentos. El sensor de imagen es un CMOS Exmor R con un tamaño de 1/2,3 pulgadas, que puede capturar 20,4 megapí­xeles efectivos. Graba ví­deos MP4 de hasta 1.920 por 1.080 pí­xeles a 60 fps (cuadros por segundo). Dentro del paquete hay un accesorio para fijar la cámara al smartphone. Pueden acompañar a dispositivos iOS y Android. Incorporan una baterí­a recargable y tienen un puerto USB 2.0 con conector micro. En la caja hay un cable USB micro y una correa de mano para la cámara. Su precio de venta al público asciende a 300 euros.

Por último están las Sony DSC-QX10 que tienen la particularidad de estar disponibles en otros tres colores, aparte del negro, como los otros modelos en catálogo. Así­ pueden ir a juego con el color de la carcasa del móvil; esos colores son blanco, rosa y marrón. Tienen un estabilizador de imagen óptico SteadyShot, para que las imágenes no salgan borrosas, ni siquiera con poca luz. El sensor de imagen puede capturar 18,2 megapí­xeles efectivos, y es un CMOS Exmor R de 1/2,3 pulgadas. El objetivo fijo es de tipo G de Sony, con zoom óptico de 10 aumentos. No solamente pueden tomar fotografí­as, sino además grabar ví­deos en formato MP4 con una resolución de 1.920 por 1.080 pí­xeles a 30 fps. Pesa 105 gramos con el soporte, y cuesta 200 euros.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... , ,