samsung galaxy S5 01

Desde el pasado dí­a 11 de marzo, el nuevo buque insignia de Samsung, conocido bajo el popular nombre de Samsung Galaxy S5, se encuentra disponible en tiendas de más de 125 paí­ses de todo el mundo, entre los que también se encuentra España. Así­, no es extraño que las maniobras publicitarias hayan empezado con fuerza. En estas últimas semanas, la compañí­a de origen coreano ya ha presentado los primeros anuncios que se verán en televisores y dispositivos portátiles de todo el mundo con el objetivo de que el nuevo Samsung Galaxy S5 se convierta en el nuevo objeto de deseo de estos usuarios potenciales. Uno de los últimos anuncios que ha salido a la palestra presenta a bombo y platillo una de las caracterí­sticas más cotizadas de este smartphone. Nos referimos, claro está, a la certificación que lo convierte en una pieza resistente al agua y al polvo. Pero, ¿hasta dónde puede llegar este equipo?

http://www.youtube.com/watch?v=ygHwsG-FZ-A

En el anuncio, Samsung muestra el funcionamiento del equipo en situaciones extremas y con los niños, como protagonistas. Lo que la firma quiere demostrar es que el nuevo Samsung Galaxy S5 resiste a los efectos del agua (que no a los chapuzones prolongados), sobre todo cuando se producen situaciones tí­picamente accidentales: el teléfono se cae a la piscina, tus hijos lo mojan con pistolas de agua o vierten un vaso por encima. Pero hay más. No hay que perder de vista que el Samsung Galaxy S5 también cuenta con una certificación que lo hace resistente al polvo. Esto significa que podrás vaciar un paquete de harina encima o disfrutar de sus funciones en entornos en los que reinan la suciedad y el polvo. Podrás llevártelo de excursión sin temer por su integridad, aunque se caiga en un riachuelo o se llene de arena mientras disfrutas de un descanso en la playa.

Y aunque una de las prestaciones principales de este equipo tiene que ver con la resistencia, conviene tener en cuenta que el Samsung Galaxy S5 no es un teléfono todoterreno. El grado de protección detallado en su ficha técnica es el que se corresponde con la certificación IP67, lo que implica una protección absoluta contra el polvo y la arena, pero una protección parcial contra las inmersiones en agua. Esto significa que estos chapuzones solo podrán darse en agua dulce (ni hablar de lanzar el teléfono al mar), no superar el metro de profundidad ni alargarse por un tiempo más allá de los treinta minutos. De hecho, todos aquellos que tengan la intención de utilizar su nuevo Samsung Galaxy S5 bajo el agua, para disfrutar (por ejemplo) de la captura submarina de imágenes, tendrán que proteger el dispositivo con fundas especiales, cuidando especialmente de que la cubierta trasera y la tapa de la entrada del puerto USB queden correctamente selladas. De lo contrario, el teléfono podrí­a estropearse porque el agua entrarí­a en los circuitos funcionales del equipo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,