Toshiba Portégé Z30

El Toshiba Portégé Z30 es uno de los ultrabooks más equilibrados que se pueden encontrar en el mercado actualmente. Un equipo que se encuentra en la barrera entre los usuarios multimedia y los profesionales, con muchos argumentos para convertirse en uno de los mejores portátiles de trabajo ligero que se pueden encontrar hoy en dí­a. Entre ellos, hay que destacar su ligereza de apenas 1,2 kilos que lo convierten en un equipo muy manejable, la calidad de su pantalla de aspecto mate para responder en cualquier viaje o su autonomí­a de hasta 12 horas. Hemos tenido la ocasión de probar el Portégé Z30, que se puede encontrar en el mercado por un precio de 1.090 euros. Te contamos nuestras conclusiones.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Toshiba Portégé Z30

Una pantalla para trabajar en cualquier lugar

El primero de los aspectos que queremos destacar de este portátil es su pantalla. A priori puede parecer que estamos ante una caracterí­stica que no ha cuidado mucho Toshiba, ya que su resolución estándar de 1.366 x 768 pí­xeles llama muy poco la atención si lo comparamos con las propuestas de los últimos meses. Pero esa impresión cambia enseguida cuando se comienza a utilizar este equipo, sobre todo si viajamos a menudo o trabajamos en lugares con fuentes de luz que impacten directamente en el panel.

Los reflejos en la pantalla son prácticamente nulos, de manera que no tenemos que trabajar con el brillo a tope para poder salvar la luz del sol y los contenidos se muestran con bastante legibilidad incluso con el nivel de brillo más bajo. No tendrá tanto relumbre como una pantalla de aspecto brillante (glossy), pero es una ventaja muy grande para los usuarios que viajen con su portátil. En la configuración básica hemos probado la pantalla convencional, pero la compañí­a japonesa también ofrece una configuración con panel táctil.

Toshiba Portégé Z30

Diseño fino y delgado

Otro de los aspectos sobresalientes de este equipo es su diseño. El hecho de que pese tan solo 1,2 kilos lo convierten en un equipo realmente manejable, y muy orientado a los profesionales móviles que viajen a menudo. Esto se une con un grosor muy competitivo de 1,8 centí­metros. En cuanto a las propias lí­neas del equipo, nos encontramos con un diseño elegante y bastante sobrio, con el uso de magnesio en color gris oscuro y aspecto laminado. El teclado está a la par de este diseño, con las teclas en negro con un buen nivel de separación entre sí­ y una buena altura que facilita la escritura. Dicho teclado está retroiluminado. Las dimensiones completas del Toshiba Portégé Z30 son de 31,6 x 22,7 x 1,79 centí­metros. En definitiva, un portátil muy bien construido y equilibrado en todos sus elementos.

Toshiba Portégé Z30

Memoria y potencia

En general, hemos encontrado que el Toshiba Portégé Z30 cuenta con un rendimiento muy fluido en la mayorí­a de aplicaciones y dentro del sistema de Windows. Eso sí­, sigue sin ser un equipo pensado para el uso de aplicaciones y juegos pesados, como ocurre con la mayorí­a de los ultrabooks del mercado. Para funcionar utiliza un procesador Intel Core i5-4200U de doble núcleo y una potencia de 1,6 GHz. Este chip puede elevar su potencia hasta un máximo de 2,6 GHz en los momentos en los que necesitemos una mayor capacidad de proceso y funcionar como si en realidad tuviéramos cuatro núcleos fí­sicos. Esto se une a una memoria RAM de 8 GB.

Además, en el campo de la memoria fí­sica aprovecha un disco SSD de 256 GB. Esta tecnologí­a permite un arranque muy rápido del sistema (sobre todo si optamos por el sistema operativo Windows 8).

Sistema operativo y aplicaciones

En su configuración básica, el Toshiba Portégé Z30 apuesta por el sistema operativo Windows 7. Para aquellos usuarios que quieran dar el salto a Windows 8, la compañí­a japonesa también ha incluido un DVD para realizar el salto a esta plataforma. Aquí­ habrí­a que dar un tirón de orejas a la empresa, ya que el Portégé Z30 no cuenta con lector de DVD y tendrí­amos que conseguir un lector externo para poder cambiar de plataforma. Lo más lógico hubiera sido incluir una memoria USB o una tarjeta SD con el sistema (aunque sea una opción más cara) y que este proceso tuviera menos trabas.

En el campo de las aplicaciones, uno de los añadidos más interesantes del equipo es un lector de huellas digitales que mejora la seguridad del dispositivo. También nos ha gustado el modo ECO para conseguir un mayor rendimiento de la baterí­a cuando utilicemos el portátil, y una utilidad llamada TEMPRO que aconseja al usuario de las configuraciones del equipo que puedan estar mermando su rendimiento.

Toshiba Portégé Z30

Conectividad y multimedia

Toshiba ha puesto mucho cuidado en el campo de las conexiones para favorecer la versatilidad de este portátil. Así­, por ejemplo, contamos con tres puertos USB 3.0 que permiten tasas de transferencia de hasta 10 veces las del USB tradicional. Además, podemos realizar la carga de un smartphone o un tablet incluso cuando el equipo está en estado de suspensión. También destaca la inclusión de un puerto Ethernet, algo muy poco común en un portátil tan fino como el de Toshiba, y un puerto HDMI de tamaño completo. Las conexiones continúan con conexión WiFi, Bluetooth 4.0 y un lector de tarjetas de memoria SD. Por último, es importante resaltar un lector de tarjetas inteligentes (smart cards) en el lateral izquierdo del ultrabook.

El aspecto multimedia es uno de los menos potentes del equipo. Hay que recordar que estamos ante una pantalla con resolución estándar que se une a un sistema de sonido algo limitado. Aunque la calidad del mismo no es mala para un portátil, si que se echa en falta una mayor potencia de audio. Este conjunto se completa con una cámara web para realizar videoconferencias.

Toshiba Portégé Z30

Autonomí­a

La baterí­a de este portátil alcanzarí­a para un uso teórico de hasta 12 horas. Eso sí­, dentro del uso más intensivo del portátil que hemos llevado a cabo durante nuestras pruebas la autonomí­a ha permitido un uso de alrededor de seis horas y media, que sigue siendo una cifra muy notable para su uso en viajes y desplazamientos.

Toshiba Portégé Z30

Precio y opiniones

El precio del Toshiba Portégé Z30 es de 1.090 euros. En definitiva, este es un ultrabook con un resultado final muy bueno y equilibrado, sobre todo si eres un profesional móvil o un usuario que vaya a usar este equipo a menudo en viajes y desplazamientos. Esta vocación profesional se refuerza con algunos aspectos como la robustez del diseño (su finura engaña mucho), el peso de apenas 1,2 kilos, su pantalla mate que absorbe la inmensa mayorí­a de los reflejos o el lector de huellas digitales incorporada. Si no vas a usar el portátil de manera primordial para fines multimedia, y todaví­a no estás seguro de dar el salto a los equipos orientados al universo táctil de Windows 8, el Toshiba Portégé Z30 es tu equipo.

Ficha técnica

Modelo Toshiba Portégé Z30
Pantalla 13,3 pulgadas con retroiluminación LED
Resolución estándar de 1.366 x 768 pí­xeles
Aspecto mate
Pantalla táctil capacitiva opcional
Procesador y RAM Intel Core i5-4200U de doble núcleo con 1,6 GHz por núcleo
8 GB de RAM DDR3
Gráficos Intel HD Graphics 4400
Almacenamiento Disco SSD de 256 GB
Sistema operativo y multimedia Windows 7 (con actualización a Windows 8 a través de DVD)
Webcam
Micrófono integrado
Altavoces estéreo
Conectividad Wi-Fi
3 x USB 3.0 (uno de ellos con posibilidad de carga de smartphones y tablets en modo de suspensión)
1 x Salida HDMI 

1 x Ethernet
Bluetooth 4.0
Salida de auriculares/entrada de micrófono
Lector de tarjetas de memoria SD y SDHC

Baterí­a Iones de litio con hasta 12 horas de autonomí­a (unas seis horas y medio de uso continuado)
Dimensiones y peso 31,6 x 22,7 x 1,79 centí­metros
1,2 kilos
Precio Desde 1.090 euros
+info Toshiba

Otras noticias sobre... ,