Mountain Light 144G

Hasta hace poco, la empresa española Mountain se caracterizaba por lanzar al mercado equipos muy potentes y robustos. No obstante, desde hace unos meses la compañí­a también ha desarrollado varios portátiles orientados a su uso por profesionales móviles, con un formato más ligero y transportable. Esta tendencia es la que recoge de manera notable el Mountain Light 144G, un equipo de 14 pulgadas que nos ha sorprendido por su diseño, pero que también mantiene una buena potencia con los últimos procesadores Intel Core de la cuarta generación y una memoria RAM de 8 GB. El Light está disponible en la tienda oficial de Mountain por un precio de salida de 1.310 euros. Hemos tenido la ocasión de probar este equipo en profundidad. Te contamos nuestras impresiones.

Diseño portátil

Sin duda, uno de los aspectos más sobresalientes del Mountain Light 144G lo encontramos en su diseño. La compañí­a española ha adelgazado a este equipo hasta los 1,9 kilos, una cifra más que competitiva para un modelo profesional de 14 pulgadas. Esto se une a un grosor de apenas dos centí­metros para crear un equipo de muy fácil manejo y transporte en nuestros viajes y desplazamientos. El toque diferencial del diseño lo encontramos en la colocación de su pantalla. Y es que se ha insertado una bisagra en la parte central (como se puede apreciar en las fotos) un par de centí­metros por delante del borde, que es la que nos permite levantar y bajar la pantalla. Aunque en un principio este diseño genera una cierta sensación de fragilidad en la zona de la pantalla, tiene un cometido que nos ha parecido muy interesante. La zona que queda más cercana del borde cuenta con una rejilla que ayuda a la labor de refrigerar el portátil. Y hemos de decir que en nuestras pruebas el Mountain Light 144G es el único portátil que hemos probado hasta el momento que no termina calentándose mucho cuando se utiliza de manera intensiva sobre las rodillas o en la cama (situaciones en los que la base del portátil se encuentra con superficies que dificultan el paso del aire). Se trata de una enorme ventaja competitiva a nivel de comodidad y de uso, ya que al no calentarse mucho el procesador no tiene que hacer un mayor gasto de energí­a para funcionar. También nos ha gustado mucho el nivel de ruido del portátil en funcionamiento, apenas audible. Por lo demás, el chasis de Mountain ofrece buenos niveles de resistencia frente a golpes y caí­das, y mantiene la misma premisa de robustez que otros portátiles de la compañí­a, a pesar de la sensación de fragilidad que ofrece la parte de la pantalla.

Como decí­amos al principio, el Mountain Light 144G luce un panel de 14 pulgadas con resolución Full HD de 1.920 x 1.080 pixels. Esta pantalla tiene aspecto mate que evita reflejos cuando recibe la luz del sol, y facilita un nivel de brillo medio. El único aspecto del diseño que deberí­a mejorar este portátil es el hecho de no contar con un teclado retroiluminado, una caracterí­stica que resulta muy útil a la hora de utilizar el portátil con poca luz.

Mountain Light 144G

Potencia y almacenamiento

A pesar de adelgazar su diseño, el Mountain Light 144G mantiene una buena potencia gracias a un procesador Intel Core i7 de la cuarta generación. En concreto, el modelo Intel Core i7-4750HQ tiene cuatro núcleos y una potencia de 2 GHz por núcleo. Gracias a la tecnologí­a Turbo Boost, la potencia puede subir hasta los 3,2 GHz en los momentos en los que se requiera un mayor rendimiento. Además, este chip se une a una memoria RAM de base de 8 GB. El conjunto se completa con los gráficos dedicados de Intel Iris 5200, los más potentes de la nueva generación de procesadores de la compañí­a estadounidense. A pesar de que es capaz de ofrecer un buen rendimiento, este es uno de los puntos en donde más se puede notar la diferencia con otros portátiles profesionales de la marca, ya que se puede quedar corto en el uso de aplicaciones de diseño gráfico o en juegos.

En cuanto al almacenamiento, el Light 144G ofrece una mezcla perfecta entre velocidad y capacidad de almacenamiento. Por un lado, el portátil incorpora una veloz memoria SSD de formato ultrafino de Toshiba con un tamaño de 128 GB.  Este formato nos permite alcanzar velocidades muy altas en el arranque del equipo y el acceso a los archivos. Por el otro, también cuenta con un disco duro tradicional con velocidad de 7.200 revoluciones por minuto y un tamaño de 750 GB con el que podremos almacenar una mayor cantidad de ficheros y aplicaciones.

Mountain Light 144G

Conectividad

El Mountain Light 144G tiene un completo conjunto de conexiones. Uno de los aspectos que más nos ha gustado es la presencia de un puerto Ethernet, una de las conexiones que suelen sacrificar los fabricantes cuando traen al mercado portátiles más finos. Lo que sí­ se ha abandonado en este dispositivo es la presencia de un lector de DVD, una especificación que cada vez desaparece más de los portátiles. Dentro del Light también contamos con conexión WiFi y Bluetooth 4.0 para transmitir información a los equipos compatibles, así­ como tres puertos USB 3.0 con los que se consiguen tasas de transferencia diez veces más rápidas que las del USB 2.0. Las conexiones se completan con un lector de tarjetas seis en uno, un puerto HDMI y un mini DisplayPort para encadenar varias pantallas al mismo tiempo.

Ampliaciones

Una de las claves de la oferta de Mountain son sus ampliaciones. La compañí­a permite mejorar diversos puntos clave del equipo para adecuar su configuración al uso que le vaya a dar el profesional. En el caso del Mountain Light 144G, el principal añadido que habrá que plantear es la inclusión del sistema operativo Windows 8 (por 108 euros) o de Windows 7 por un precio de partida de 120 euros. También se nos ofrece la opción de aumentar el tamaño del disco SSD hasta los 256 GB por 110 euros. La última de las mejoras disponibles es la de aumentar la memoria RAM disponible hasta los 16 GB, por 100 euros.

Mountain Light 144G

Autonomí­a, precio y opiniones

La autonomí­a oficial del Mountain Light 144G es de 350 minutos. En nuestras pruebas y con un uso medio del equipo (incluyendo navegación y el uso de diferentes aplicaciones), el portátil nos ha aguantado una media de algo más de cuatro horas. Una cifra bastante buena pero que puede quedarse algo corto en desplazamientos y viajes más largos. El Mountain Light 144G se puede encontrar por un precio de partida de 1.310 euros. En definitiva, el Light nos ha parecido un portátil muy interesante para el profesional móvil que no necesite una gran capacidad de proceso gráfico. Uno de los aspectos que más nos han gustado es su potente sistema de refrigeración. Tampoco hay que desdeñar la velocidad de su memoria principal en formato SSD o la buena memoria RAM de base de 8 GB. Todo ello con un formato bastante ligero y delgado que lo convierten en un portátil muy atractivo al que le hemos encontrado muy pocos peros.

Ficha técnica

Peso y dimensiones 34 x 25,3 x 2 centí­metros
1,9 kilos
Memoria Memoria SSD de Toshiba de 128 GB
750 GB disco duro 7.200 RPM
Pantalla
TFT 14″ Full HD con resolución de 1920 x 1080 pixels
Sistema operativo (Instalación opcional)
Windows 8 Pro
Windows 7 Professional
Windows 7 Ultimate
Linux
Procesador y gráfica
Intel Core i7-4750HQ de cuatro núcleos y 2 GHz (3,2 GHz con Turbo Boost 2.0)
Memoria RAM de 8 GB
Gráficos integrados de Intel Iris 5200
Controles y conexiones HDMI
Mini DisplayPort
Lector de tarjetas 6 en 1
Salida de 3,5 mm para auriculares
Sin cables: Bluetooth, WiFi,
Con cables: 3 x USB 3.0
Autonomí­a Baterí­a con una autonomí­a aproximada de cuatro horas de uso real
Precio 1.310 euros
+info Mountain

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.