iRobot Roomba 790

Te sientas. Aprietas un botón. Y la casa se limpia sin que tengas que mover un dedo. En pocos años, los robots de limpieza han pasado de ser un sueño lejano a convertirse en un miembro más de muchas familias. Y es que, ¿quién no quiere en su casa a un simpático cacharro que nos libre de la tediosa tarea de limpiar los suelos y las alfombras? Hemos tenido la ocasión de probar uno de los robots con mejor reputación del mercado, el iRobot Roomba 790. que cuenta con la principal novedad de incorporar un mando a distancia desde el que controlar el proceso de limpieza o programar sus jornadas de trabajo. ¿Merece la pena invertir en él? ¿Se acerca al sueño dorado de una limpieza automática? Te contamos nuestras conclusiones sobre este robot.

iRobot Roomba 790

Le pondrás nombre

El robot Roomba 790 tiene un diseño compacto y colorido, en el que domina el color azul de la parte superior y una pantalla LED con un gran botón de limpieza verde en el centro (con la palabra CLEAN bien visible). Uno de los aspectos de su diseño que ha querido destacar iRobot es su altura de 8 centí­metros, pensada para que el aparato pueda limpiar sin problemas bajo las sillas. Eso sí­, resulta recomendable despejar la habitación de diversos obstáculos como las propias sillas que pueden provocar que el Roomba se atasque en un rincón (es un aparato bastante cabezón). Su diseño simpático y su caminar lento pero resuelto a lo largo de la estancia hacen casi imposible cogerle cariño al poco tiempo de uso. Le pondrás nombre.

Puesta en marcha e instalación

Empezar a usar este robot llevará apenas un par de minutos. Enchufamos la base de carga en una toma de corriente y colocamos el robot en posición dentro de la estación (deberí­a sonar una melodí­a corta en el caso de hacerlo de manera correcta). Le damos al botón de limpieza de la parte central y listo. Claro que hay que tener en cuenta que no se trata de un aparato infalible. Hay que tener la preocupación (o incluso cortesí­a profesional) de apartar los obstáculos que puedan enturbiar su trabajo, como sillas, objetos por el suelo o cables. En este caso, el robot está pensado para pasar por los cables sin enredarse y seguir adelante con la limpieza. Una promesa que se cumple con los cables más gordos, como por ejemplo el de carga de un portátil o el de una lámpara, pero que falla en el caso de los cables más finos, como por ejemplo en el caso del cargador de móvil (tuve que detener un par de veces al Roomba para poder rescatar el cable). Sea como fuere, resulta muy atractiva la facilidad con la que se instala y se comienza a utilizar este aparato.

iRobot Roomba 790

Rendimiento y autonomí­a

Entramos en el punto fundamental del Roomba. ¿Merece la pena plantearse invertir 800 euros en este robot de limpieza? ¿Limpia a fondo? Y la respuesta, a nuestro entender, es afirmativa. Sobre todo en el caso de tener una casa de mayor tamaño. Una vez le damos al botón, el Roomba realiza un ciclo completo de limpieza que nos puede durar desde cuarenta minutos a una hora y media, dependiendo mucho del tipo de suelo que esté limpiando y de los obstáculos que encuentre por el camino (tener a este robot enfrascado en una lucha por limpiar los bajos de una mesa llena de sillas rebajará mucho el tiempo de trabajo). El aspirador cuenta con sensores para determinar cuando el robot se esta acercando a un mueble o a una superficie para que el impacto sea mí­nimo. También incorpora amortiguadores que disminuyen el impacto y que impiden que el robot provoque un desastre tirando los objetos que tengamos encima de los muebles. Una vez se encuentra con dicha superficie, el Roomba se va moviendo en diagonal a base de pequeños golpes para asegurarse de limpiar toda la superficie.

Para realizar sus labores de limpieza, utiliza un cepillo interior y un pequeño cepillo giratorio en la parte derecha del aparato que cumple bien con su función. A pesar de que no tiene una gran potencia, el número de veces que el Roomba pasa por cada rincón permiten que el resultado final sea bastante bueno. Uno de los aspectos que más nos ha sorprendido de manera grata en este aparato es su respuesta ante las alfombras. Y es que el Roomba 790 es capaz de sortear casi cualquier alfombra con gran facilidad. Una vez que ha terminado con su ciclo de limpieza, el robot vuelve automáticamente a la base gracias a los sensores que incorpora. Eso sí­, hay que tener en cuenta que el robot sigue trabajando mientras vuelve a la base, así­ que puede tardar un rato antes de volver en el caso de que termine la limpieza lejos de la estación. Por otra parte, uno de los problemas que hemos encontrado en este modelo es que si no hemos cargado del todo la baterí­a del aspirador se puede agotar antes de terminar el trabajo, y en ese caso el robot se detiene en el sitio en vez de intentar volver a la base cuando detecta que tiene poca baterí­a.

Roomba 790

Limpieza y carga del aparato

Uno de los aspectos más molestos de este robot aspirador es su limpieza. Y es que se recomienda realizar la limpieza de sus cepillos cada dos o tres ciclos de trabajo. Esto nos tendrá muy a menudo hurgando en las tripas de este dispositivo, aunque hay que reconocer que el proceso es muy sencillo. Por un lado, el pequeño depósito donde se almacena la suciedad se quita con mucha facilidad. Por el otro, se incorpora una herramienta con la que resulta bastante rápido limpiar los cepillos del aparato.

La carga del Roomba 790 se realiza a través de la base. Como decí­amos antes, el robot vuelve de manera automática a ella cuando identifica que la baterí­a está baja, lo que potencia la comodidad de su uso y permite no estar pendiente en todo momento del aparato.

iRobot Roomba 790

El mando a distancia

Sin duda, una de las grandes novedades del robot Roomba 790 es la inclusión de un mando a distancia (denominado centro de mandos por la propia empresa). Se trata de un dispositivo que funciona por infrarrojos, que nos permite enviar las órdenes al robot hasta 25 metros y que puede enviar la señal a través de una pared o una puerta. A través de este mando podemos comenzar el trabajo del robot a través de un gran botón “CLEAN” que emula el del propio robot, o bien programar un horario para que el robot comience a limpiar la habitación sin que necesitemos realizar ningún movimiento. Destaca especialmente la capacidad de controlar de manera manual el robot para llevarlo a los rincones que queden por limpiar. Además, también contamos con un botón para ordenar al robot que vuelva a la base de carga. En general el funcionamiento de este mando es bastante sencillo, aunque se echa en falta la opción de revisar el nivel de carga de baterí­a del robot.

iRobot Roomba 790

Precio y conclusiones

El precio del robot aspirador Roomba 790 es de 800 euros. Se trata de una inversión importante que alejará este modelo de muchos hogares, aunque nos ha gustado mucho el rendimiento de este equipo al limpiar las habitaciones, sobre todo a la hora de atacar las alfombras y de escapar de los cables (menos en el caso de los cables más finos, como el del cargador de un móvil). Eso sí­, resulta muy recomendable preparar la estancia levantando las sillas y apartando obstáculos, ya que el robot tiende a quedarse atascado debajo de las mesas cuando hay varias sillas. En definitiva, estamos ante una opción muy recomendable para casas de mayor tamaño que no tengan demasiados muebles que entorpezcan su labor, mientras que en sitios más pequeños puede resultar un gasto innecesario.

Ficha técnica

Modelo iRobot Roomba 790
Dimensiones 35,3 centí­metros de diámetro y altura de 8 centí­metros
3,8 kilos
Botones
Cuatro botones de función y un botón para comenzar el proceso de limpieza
Accesorios Tres paredes virtuales
1 filtro extra
Herramienta de limpieza
Mando a distancia Wireless Comand Center
Autonomí­a Tiempo medio de 90 minutos de limpieza
Garantí­a 1 año
Precio 800 euros
Más info iRobot

Otras noticias sobre...