sonos sub

Sonos SUB es un subwoofer inalámbrico que funciona con todos los componentes amplificados de la marca. Se integra fácilmente en un sistema Sonos multihabitación. Sorprende que un producto tan compacto resulte tan potente. Y es que los ingenieros se han decantado por una configuración compuesta por dos amplificadores digitales de Clase D y dos altavoces de graves, uno situado frente al otro. El objetivo de este diseño es minimizar las vibraciones dentro del recinto que, por cierto, está acabado en color negro piano. Es un subwoofer activo, que requiere estar enchufado a la red eléctrica. Sin embargo, es inalámbrico, ya que se comunica sin cables con el resto de componentes del sistema de la misma marca a través de la red Sonosnet 2.0.

El Sonos SUB tiene un puerto Ethernet para conectarlo a la red doméstica, bien directamente al router o bien a un adaptador Sonos Bridge (a la venta por separado). Sólo tiene un botón en un lateral. Basta con pulsarlo y seguir las instrucciones para configurarlo; automáticamente el SUB calibrará todos los componentes para optimizar el sonido adaptándolo a las condiciones del salón. Toda esta facilidad de uso ha sido concebida desde el tablero de diseño. La compañí­a desvela en un ví­deo cómo se hizo el Sonos SUB.

sonos sub

En ese ví­deo, de poco más de tres minutos de duración, el Director de gestión de proyectos de ingenierí­a de Sonos, Chris Kallai, explica los detalles del diseño de este potente subwoofer. El recinto presenta una ranura en el centro desde donde pueden verse los dos conos de altavoz, situados uno enfrente del otro. El transductor es un diseño interno de la casa. Los colocaron uno frente a otro porque así­ se duplica el rendimiento acústico a la vez que se anulan las vibraciones. Para demostrar que las vibraciones no se transmiten al recinto, muestran un Sonos SUB en funcionamiento con una pila de vasos de agua encima. Por su parte, Mark Polomski, el jefe de diseño de hardware enseña el interior del subwoofer y comenta que la electrónica está distribuida de forma que el altavoz pueda colocarse en cualquier posición, horizontal o vertical, sin que el sonido se vea afectado, ni tampoco la comunicación inalámbrica con el resto de componentes del sistema.

A continuación, el ingeniero Dave Amaranto muestra lo fácil y rápido que es de configurar, apretando un botón y luego empleando la aplicación de control para smartphones y tabletas. Además, los ingenieros de la compañí­a han probado el producto en distintas condiciones de humedad y temperatura. Los responsables de producto igualmente se han ocupado de que el SUB fuera bonito. Mieko Kusano, la jefa de diseño de Sonos comenta que el diseño exterior debí­a ser de alta calidad y parecer una pieza de mobiliario exclusivo de la que el usuario pudiera presumir. El ví­deo sobre cómo se hizo el subwoofer inalámbrico Sonos SUB está disponible en este enlace de YouTube y al final del artí­culo.

El Sonos SUB funciona con todos los componentes amplificados de Sonos, como los CONNECT:AMP/ZP120/ZP100, los PLAY:5/ZonePlayer S:5, los PLAY:3, y la barra de sonido PLAYBAR. Pesa 16 kilos, y mide 402 milí­metros de alto, por 158 milí­metros de ancho y por 380 milí­metros de fondo. Su precio de venta al público es 700 euros.

http://www.youtube.com/watch?v=gCmIBSDpDTE

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,