uss enterprise

La fiebre trekkie nunca cesa. Hay seguidores de Star Trek de todas las edades y en todas las partes del mundo. Con el estreno de cada nueva pelí­cula, con la reposición de cualquiera de las temporadas en cual canal, todaví­a gana muchos más adeptos. Muy pronto, en el mes de julio, se estrenará en las salas de cine de nuestro paí­s la última entrega para la gran pantalla “Star Trek: En la oscuridad”, dirigida por J.J. Abrams, el creador de la serie “Perdidos”. Para calentar motores, en Gizmodo se han preguntado cuánto costarí­a construir la Enterprise de esa pelí­cula de la saga. Se trata de la llamada nueva Enterprise o la USS Enterprise del universo alternativo. La nave insignia de la Flota Estelar mide nada menos que 725,35 metros de largo y unos 190 metros de alto, con un diámetro de 300 metros para el plato.

uss enterprise

La cifra final no es nada asequible, pero veamos cómo se han realizado las estimaciones. Para la partida de materiales se ha tomado como base el coste del George H.W. Bush, el último portaaviones de clase Nimitz de la flota estadounidense. Teniendo en cuenta que el GHWB mide unos 333 metros de eslora por unos 76 metros de manga, harí­an falta dos unidades (cada uno cuesta 6.200 millones de dólares). Así­, el monto de los materiales ascenderí­a a 12.400 millones de dólares.

uss enterprise

Luego hay que añadir el montaje. En la pelí­cula “Star Trek” de 2009 se explicaba que la nueva Enterprise habí­a sido fabricada en Iowa. Eso supone construir los módulos en la Tierra para que luego se puedan ensamblar en órbita. Aquí­ se han tomado las cifras de SpaceX, donde se especifica que el transbordador Falcon Heavy puede transportar objetos al espacio a un precio de mil dólares por libra. Como el portaaviones George H.W. Bush pesa unas 114.000 toneladas (dos serí­an 228.000 toneladas o 502.653 libras), se estima que subir a órbita los módulos para la nueva Enterprise costarí­a (mano de obra no incluida) 456.000 millones de dólares.

uss enterprise

Hasta aquí­ el presupuesto ya va por los 468.400 millones de dólares, pero ahora hay que equipar la nave por dentro. Y el equipo técnico encargado del proyecto va a necesitar alimentarse. Por eso, la siguiente partida son los replicadores. Como analogí­a podrí­an emplearse las primeras impresoras 3D, la MakerBot Replicator 2 (todos sabemos que se trata de una simulación) que tiene un precio unitario de 2.200 dólares. Harí­an falta unas cincuenta, pero además habrí­a que añadir los costes de subirlas en órbita y el precio de los soportes de impresión. Eso supondrí­a una partida de 307.160 dólares para los replicadores.

uss enterprise

Cn la tecnologí­a actual, podrí­amos comparar el holodeck (holo-sección) con una pantalla panorámica LCD 3D como la del proyecto CAVE 2, que cubre un ángulo de 320 grados. Lo más parecido que podrí­a haber en las tiendas son los televisores OLED con pantalla curvada de Samsung, expuestos en la última feria CES. Harí­an falta unos 72 de 55 pulgadas a un precio unitario de unos 14.000 dólares, que sumarí­an un poco más de un millón de dólares. A esto habrí­a que añadir 36 ordenadores a 3.000 dólares la pieza, más cámaras con captura de movimiento por valor de 10.000 dólares, aparte del desarrollo de software y del transporte. De ese modo, para el holodeck harí­an falta 6,5 millones de dólares.

uss enterprise

A continuación llega el turno del armamento de la Enterprise. Para los torpedos de fotones se han tomado como base los modernos misiles balí­sticos UGM-133 Trident II. Si la USS Voyager, que era una nave especí­ficamente diseñada para misiones cientí­ficas tení­a 38 torpedos, la nueva Enterprise puede contar con un equipamiento similar. Cada Trident II cuesta 30,9 millones de dólares y pesa 129.000 libras. Incluyendo el coste de transportarlos al espacio, todos esos torpedos de fotones costarí­an 6.076,2 millones de dólares.

Pero además, la tripulación va a necesitar sus propias armas de mano, los fáseres. La nueva Enterprise va equipada con seis bancos de fáseres. Lo más parecido son los láseres que empleada la armada estadounidense: el sistema LaWS. De ese modo, los fáseres (con los costes de subida a órbita incluidos) supondrí­an 171,6 millones de dólares.

uss enterprise

Por el momento, el presupuesto ya va por los 474.654,6 millones de dólares, sin contar la mano de obra y la manutención del equipo humano necesario para construir la Enterprise. Para estimar este concepto se ha recurrido a los datos que manejan la NASA y Rusia sobre los gastos de entrenar un astronauta: 70,7 millones de dólares. Suponiendo que los cadetes de la tripulación ya conocen su trabajo, eso dejarí­a los costes en 777,7 millones de dólares para un equipo de once personas (transporte incluido). También hay que agregar los gastos para alojarlos que serí­an parecidos a tener un soldado en Iraq durante un año (entre 850.000 y 1.400.000 dólares por persona), más la alimentación y las bebidas, que serí­a similar a los contratos con la NASA de SpaceX y Orbital Sciences. Teniendo todo esto en cuenta, para el personal y los gastos de suministro hacen falta 4.293,1 millones de dólares.

Con todas esos conceptos, el presupuesto final para construir una nueva Enterprise completamente equipada ascenderí­a a 478.947,7 millones de dólares. Es una cantidad equivalente al 13 por ciento del presupuesto total de Estados Unidos para 2013. Y, por supuesto, de velocidad de hiperespacio, ni hablamos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...