facebook 01

¿Cuánto pagarí­as, tú o tu empresa, por enviar mensajes publicitarios a personas que no se han mostrado nunca interesados por ti o por tu producto? Pues bien, el precio mí­nimo de este servicio – ampliamente cuestionado – es de 100 dólares, unos 75 euros al cambio actual. Este es el precio que pone Facebook a la privacidad e intimidad de los usuarios. El medio The Verge ha sido uno de los informadores de este primer perí­odo de pruebas en el que está empezando a trabajar la red social de Mark Zuckerberg. Según parece, algunos usuarios de Facebook que han intentado enviar mensajes a extraños han recibido un mensaje – a través de un popup inesperado – que pide al usuario abonar la nada desdeñable cantidad de 100 dólares por entregar el mensaje – sea como sea – a un destinatario que no está dentro de nuestra red de contactos. Por lo visto, Facebook ya está empezando a testar la operación para aplicarla, si sale bien, de manera generalizada…

facebook mensajes

La notificación (que puedes ver en la imagen superior, gentileza de The Verge) informa al usuario de que no está conectado con esa persona en Facebook, de modo que el mensaje que enviaras se filtrarí­a a otra bandeja de entrada. El usuario se mete entonces en una encrucijada. La primera opción es la que permite insertar el mensaje en la bandeja de mensajes del usuario. La segunda es la que funcionarí­a a través de un procedimiento normal y permitirí­a a los remitentes dejar caer el mensaje en otra carpeta que nada tiene que ver con el buzón principal que el usuario maneja en Facebook. El remitente tiene, además, la opción de incluir archivos adjuntos y fotografí­as en el enví­o, a cambio – por supuesto – de los 100 dólares que ya te habí­amos indicado en un principio. Los resultados de esta prueba, todo hay que decirlo, no están siendo los esperados. La gran mayorí­a de usuarios que se ha encontrado con el curioso popup ha hecho caso omiso a la recomendación de pago. Facebook, por su parte, dice que está estudiando la manera de controlar el spam. Al parecer, la firma ha estipulado un precio alto para ver si son muchos los que pican y si el sistema de filtrado es tan válido como pensaban.

De hecho, el sistema tan solo permite un mensaje de pago a la semana. Esta caracterí­stica permitirí­a un mayor control en el enví­o de este tipo de mensajes. El problema está en que los usuarios no tienen – en absoluto – la capacidad de controlar el aterrizaje de este tipo de mensajes pagados a su bandeja de entrada.

Con este proyecto experimental, Facebook también ha querido modificar los filtros que regulan la recepción de mensajes en la bandeja de entrada de usuario. A partir de ahora, los integrantes de Facebook podrán modificar quién puede enviar mensajes de Facebook al usuario. Por un lado, podremos elegir Amigos de mis Amigos y por otro, solo Amigos. La primera opción es más laxa. La segunda evita que cualquier usuario registrado en la red social, ajeno a nuestro cí­rculo de amistades, pueda decirnos algo. Lamentablemente, con el nuevo sistema de enví­o de mensajes de pago, los usuarios que hasta ahora habí­an conseguido proteger al máximo sus interacciones ya no podrán hacerlo: nadie estará exento de recibir los denominados mensajes pagados.

Otras noticias sobre...