navegacion tableta

Acceder a Internet con la tableta desde cualquier parte es cómodo y da una gran libertad. Sin embargo, una tableta conectada es vulnerable a diversos riesgos de seguridad, como el robo de identidad y los fraudes económicos. Los peligros aumentan cuando la tableta está conectada a través de una red Wi-Fi pública y son menores cuando se emplea la red doméstica o la del trabajo. Los puntos de acceso Wi-Fi disponibles en cafeterí­as, restaurantes, autobuses, hoteles, aeropuertos o estaciones no siempre cuentan con suficientes medidas de protección (especialmente las gratuitas). Eso facilita que cualquier hacker que esté dentro del radio de cobertura va a poder espiar y robar la información transmitida. Incluso las conexiones Wi-Fi encriptadas son vulnerables, porque tus datos son accesibles para otros usuarios que estén dentro de la misma red.

Por eso, en esas situaciones, cuando la seguridad de un punto de acceso Wi-Fi público no está clara, es mejor utilizar el acceso a través de la red de telefoní­a móvil 3G, sobre todo si tienes contratada una tarifa plana de datos. De todos modos, si no te queda más remedio que usar una conexión Wi-Fi pública, siempre puedes tomar una serie de precauciones. Lo ideal serí­a disponer de una red privada virtual (VPN), para navegar por Internet sin comprometer tus datos. Si eso no es posible, para minimizar los riesgos, es recomendable que seas selectivo con los sitios que visitas desde una conexión Wi-Fi pública. Siempre son preferibles las páginas con una dirección segura, ésas que comienza por HTTPS en lugar de por http, porque los datos están encriptados.

navegacion tableta

Por ejemplo, si vas a consultar el correo en la web, asegúrate de que lo tienes alojado en una dirección segura HTTPS; eso evitará que intercepten tu información. Además, aplaza actividades sensibles como las operaciones y consultas de banca por Internet o las compras en lí­nea para realizarlas desde casa. Por otro lado, hay que proteger la tableta con diversas medidas. La primera es cerrarla con un código PIN o una contraseña fuertes para evitar que, si la sustraen, puedan acceder a los datos almacenados en el dispositivo.

A todos los efectos, una tableta conectada presenta los mismos peligros que un ordenador, por eso debes cuidar todo el software. Lo primero es mantener el sistema operativo y todas las aplicaciones perfectamente al dí­a. Las actualizaciones suelen incluir parches de seguridad que son esenciales. Emplear una versión antigua del sistema operativo deja expuesta la tableta a todo tipo de ataques de malware. Igualmente, hay que ser cuidadoso a la hora de descargar aplicaciones y juegos, y bajarlos solamente desde fuentes de confianza, como por ejemplo las tiendas de aplicaciones oficiales.

Ahora bien, no basta con tener el sistema actualizado, sino que además es aconsejable instalar herramientas de seguridad. Para tabletas Android con la versión 2.1 o superior puedes emplear G Data MobileSecurity 2, que ofrece una protección integral contra virus y otros códigos maliciosos, pero que también garantiza una navegación segura. Cuesta 20 euros al año, y además permite localizar la tableta en caso de robo o pérdida, para eliminar todos los contenidos de forma remota y evitar que tus datos personales acaben en manos de terceros. Esa misma compañí­a también ofrece un antivirus gratuito (G Data AntiVirus Free) que se puede descargar desde Google Play. Finalmente, los usuarios del iPad también tienen otras herramientas a su disposición. Para lograr una navegación segura está Mobicip Safe Browser (5 dólares en iTunes) que además permite establecer filtros basados en la edad del usuario y que cifra todo el tráfico de Internet cuando se usa una conexión Wi-Fi pública.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...