disney world

Los visitantes de Disneylandia ya no tendrá que preocuparse de no perder su entrada al parque. La Disney ha preparado una pulsera inalámbrica que sirve de pasaporte para todas las atracciones. Es la “Magic Band” o pulsera mágica, y la compañí­a acaba de solicitar su aprobación ante el organismo regulador estadounidense, la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones. El brazalete incorpora una baterí­a interna no recargable, una pequeña antena y dos etiquetas pasivas RFID (identificación mediante radiofrecuencias). Una de las etiquetas RFID es de alta frecuencia y otra de ultra-alta frecuencia. La pulsera opera en la banda de los 2,4 GHz, y se puede comunicar con los torniquetes de acceso.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

La pulsera está completamente sellada para evitar que los niños puedan extraer los componentes. Además es resistente al agua, para que los visitantes puedan llevarla siempre puesta durante todo el dí­a, incluso mientras están disfrutando de las atracciones acuáticas, como la Splash Mountain. Se puede personalizar con el nombre del usuario, para que resulte más fácil de identificar, especialmente en los viajes en grupo. En la fotografí­a aportada para la solicitud ante la FCC, figura una advertencia: la pulsera no es transferible y la misma persona debe usarla cada vez que visite el parque. Además puede verse estampado el nuevo logotipo de Mickey, el de nueva generación.

disney pulsera

Este brazalete RFID de la Disney permite prescindir de las entradas convencionales para acceder a los parques temáticos. Tiene otras aplicaciones, aparte de dar paso al usuario en los torniquetes de acceso. Puede interactuar con el sistema de pase rápido (FastPass) de Disneylandia. El visitante se puede registrar con antelación en una atracción para acudir un rato después; así­ evita las largas colas de espera. Con la pulsera RFID, el usuario va a poder personalizar las atracciones e incluso realizar compras y pagar las mercancí­as sin contacto. Incluso existe la posibilidad de combinarla con los sistemas de los hoteles para que sirva de llave de acceso a las habitaciones de los complejos de Walt Disney World.

La pulsera mágica está hecha de plástico, pero luego va recubierta y moldeada con poliuretano térmico para impedir que la antena resulte accesible, y se pueda sustituir sin dañar y romper del dispositivo. La antena elegida es de tipo F invertida y con una ganancia máxima de 0 dBi. Carece de un interruptor de encendido y apagado, y la baterí­a interna, que es una pila de botón, no se puede sustituir. Está pensada para poder tirarla a la basura. La Disney ha confiado del desarrollo de su pulsera mágica a la compañí­a de ingenierí­a Synapse.

No es el primer proyecto de acceso basado en etiquetas RFID que la Disney pone en marcha. En noviembre de 2011, puso en marcha un sistema de torniquetes RFID en el centro Epcot. El usuario empleaba una entrada con una etiqueta RFID colocada debajo de la figura de Mickey Mouse. Para activar el torniquete, el visitante coloca el entrada sobre el escáner RFID y luego pone un dedo en el escáner biométrico para poder acceder a cada zona.

Otras noticias sobre...