Facebook

La compañí­a de la red social más popular del mundo ha decidido retirar su servicio de reconocimiento fácil automático en Europa tras la valoración negativa de unas autoridades regulatorias de Irlanda. Este sistema sirve para reconocer los rostros de los usuarios que aparecen en la foto y emitir sugerencias automáticas para etiquetarlos, y ha estado envuelta en polémica desde su salida por lo que muchos consideran una clara vulneración de la privacidad. La decisión de la compañí­a vuelve a poner en el ojo del huracán el debate sobre cuáles deben ser los lí­mites de privacidad en una red orientada hacia el intercambio de información.

El problema del reconocimiento facial de Facebook es que aunque supone una buena manera de mejorar la identificación de los usuarios en las fotografí­as y poder así­ compartir las instantáneas con ellos, también resulta un modo de identificar a las personas sin su consentimiento. Desde que la compañí­a lanzó hace unos meses esta función se han levantado muchas quejas desde diferentes sectores que denuncian que se trata de una clara violación de la privacidad.

Esta situación ha llevado a la Comisión de Protección de Datos de Irlanda, paí­s en el que Facebook cuenta con una base de operaciones internacionales ha estudiar el asunto. Esta base de operaciones se encarga de gestionar el negocio de la compañí­a fuera de Estados Unidos. Tras el periodo de investigación, la Comisión de Protección de datos ha elaborado un informe en el que le pide a la red social que introduzca cambios en el funcionamiento de esta herramienta y refuerce sus polí­ticas de seguridad y privacidad.

Facebook

La respuesta de Facebook no se ha hecho esperar. La compañí­a ha emitido un comunicado en el que afirma su intención de seguir las directrices europeas y ha tomado la decisión de eliminar la función del reconocimiento facial automático en las fotografí­as para todos los usuarios del continente. El fin de esta polémica función se producirá antes del 15 de octubre, por lo que pronto no se podrá seguir utilizando las sugerencias de Facebook a la hora de etiquetar las fotos.

Esta herramienta continuará estando en funcionamiento fuera de Europa, donde la compañí­a no ha recibido tantas crí­ticas. El asunto de la privacidad se ha convertido con el tiempo en una de las grandes lacras de Facebook, aunque eso no ha impedido a la red social crecer hasta casi los 1.000 millones de usuarios. El propio concepto de la red social (una plataforma en la que se comparten todo tipo de informaciones entre sus participantes) y las polí­ticas laxas que ha desplegado la red durante mucho tiempo han provocado que se haga difí­cil establecer las barreras entre la utilidad de la herramienta y la privacidad.

A pesar del movimiento favorable de Facebook, el informe de la Comisión de Protección de Datos también exige que la compañí­a de Mark Zuckerberg refuerce sus polí­ticas de privacidad y facilite que los usuarios puedan decidir de una manera más clara hasta qué punto quieren mostrar su información en la red (y proteger los datos que no se quieren compartir). Sin duda, se trata de un problema que está lejos de encontrar una solución.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...