grooveshark

Grooveshark ofrece música en streaming a través de un potente buscador de música digital. Basta con hacer clic en la canción elegida para comenzar a escucharla, sin necesidad descargar ninguna aplicación. Ofrece cuentas gratuitas y otras de pago que carecen anuncios publicitarios e incluyen más funciones. El consumo de música es ilimitado y está disponible en una treintena de idiomas. Es uno de los principales servicios de música bajo demanda con 30 millones de usuarios y más de 15 millones de tí­tulos en catálogo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Grooveshark pertenece a Escape Media, y es una compañí­a estadounidense. Actualmente, se enfrenta a varias demandas por parte de las principales discográficas. Esta pesadilla judicial comenzaba a finales del año pasado y no se sabe cuándo terminará. En noviembre de 2011, Universal Music le poní­a un pleito por violación del copyright, reclamando indemnizaciones de millones de dólares. En esa demanda la Universal acusa a los empleados de Grooveshark de subir más de 100.000 millones de canciones ilegalmente; y valora el daño por cada infracción en 150.000 dólares.

grooveshark

Esa acusación no es baladí­, y no sólo por el monto de la reclamación (más de 15.000 millones de dólares), sino porque, si la demanda prospera, significarí­a que Grooveshark no podrí­a acogerse a la protección de salvaguardia que establece excepcionalmente la ley estadounidense Digital Millenium Copyright Act (DMCA). Se convertirí­a en un negocio que fomenta la piraterí­a. En diciembre de 2011, Sony Music y Warner Music se sumaban a la demanda iniciada por la Universal.

Luego, en enero de 2012, EMI, la otra gran discográfica, demandaba a Grooveshark por incumplimiento de contrato, alegando que no recibe las liquidaciones por las licencias. Seguidamente, a finales de febrero de 2012, un grupo de treinta compañí­as danesas de la industria del entretenimiento ha logrado una orden judicial que obliga a los proveedores de acceso a Internet a bloquear el sitio web de Grooveshark para los internautas residentes en Dinamarca.

Con todos estos pleitos, las discográficas pretenden colocar a Grooveshark en la misma situación que The Pirate Bay, como uno de los grandes infractores de los derechos de propiedad intelectual. Ahora, una fuente anónima de la compañí­a acaba de explicar a TorrentFreak la lucha que mantiene Grooveshark contra las discográficas para continuar con su plataforma abierta y con una oferta de música ilimitada. Lo de abierta se refiere a seguir posibilitando que los artistas contraten directamente con Grooveshark, sin que la discográfica intervenga, y puedan cobrar por la música que los usuarios del servicio escuchan. Eso entra en conflicto frontal con el modelo de negocio de los sellos de música, que pretenden retener el control total sobre el producto.

Los contratos directos con los artistas no son el único asunto que molesta a las discográficas. Además, quieren tener acceso libre a todos los datos personales de la base de usuarios de Grooveshark, una información de valor incalculable para las compañí­as del disco.

Noticias relacionadas

Otras noticias sobre... , ,