A partir de ahora los británicos que deseen tener acceso a contenidos de carácter pornográfico tendrán que solicitárselo expresamente a su proveedor de Internet, al menos los que sean clientes de las cuatro mayores operadoras, BT, Sky, TalkTalk y Virgin. Desde este momento, se establece un sistema de acceso de tipo optin. Es parte de una campaña del gobierno para proteger a la infancia de contenidos de carácter sexual en respuesta a la creciente preocupación de muchos padres británicos por la facilidad con la que sus hijos se ven expuestos a contenidos no deseados en Internet.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

No es la única medida que va a tomar el gobierno británico. También van a prohibir determinadas campañas sexualmente agresivas, y cierto tipo de imágenes explí­citas en páginas de acceso público. Buena parte de estas medidas se basan en el informe “Letting Children be Children”, publicado en junio de este año, en el que se denunciaba la creciente sexualización de la infancia británica. En consecuencia, se va a crear una página web llamada Parentport, donde los padres podrán presentar sus quejas sobre los programas de televisión, los videos musicales, la publicidad, los productos o los servicios que consideren inapropiados para la infancia.

La página hará las veces de portero, y se encargará de hacer llegar estas quejas a la autoridad encargada de cada área especí­fica, y que en el Reino Unido implica a diversas agencias. No es la primera vez que el gobierno británico establece un bloqueo sobre contenidos pornográficos. Ya el año pasado exigió a los empresarios operadores de Internet que establecieron un férreo bloqueo sobre las páginas de pederastia, y entonces la respuesta de los operadores fue que resultaba imposible bloquear contenidos especí­ficos.

El gobierno reiteró la petición y se inició un programa piloto que ha tenido éxito, y que ha dificultado el acceso a este tipo de contenidos ilegales. Una vez demostrado que era posible el bloqueo selectivo de páginas por contenidos, el gobierno ha exigido a los operadores que inicien el bloqueo y filtrado. Otras medidas que tomarán los británicos para proteger a los menores consisten en la prohibición de venta de ropa marcadamente sexy, o con eslóganes de carácter claramente sexual. Los diseñadores y las firmas de ropa para menores tienen 18 meses para hacer sus propuestas o adaptarse a esta nueva legislación.

Noticias relacionadas

Otras noticias sobre...