camron 3d-1

Tras el éxito universal de la pelí­cula Avatar, el director de cine James Cameron se ha convertido en el más activo propagandista del cine en tres dimensiones. Recorre congresos, ferias de electrónica, e incluso universidades defendiendo este nuevo modo de hacer cine. Para el director no todo es oro en este mundo del 3D. Por eso detesta especialmente las conversiones de pelí­culas 2D a 3D. Es por eso que ha criticado la realización de Clash of the Titans, una pelí­cula rodada í­ntegramente en dos dimensiones, y convertida a tridimensional mediante procesos informáticos para sumarse a la nueva moda.

Clash of the Titans es para el director de Titanic un claro ejemplo de cómo no deben hacerse este tipo de conversiones. El proceso se llevó a cabo en apenas ocho semanas, y los resultados son terribles. Para Cameron, son necesarios entre seis meses y un año para llevar a cabo el proceso con garantí­as de calidad, y ese es precisamente el tiempo que va invertir en convertir su gran éxito, Titanic, en una nueva versión tridimensional que se estrenará coincidiendo con el centenario de la partida del gigantesco transatlántico del puerto de Southampton, Inglaterra. El director podrí­a estar pensando en convertir a tridimensional también otros éxitos como Aliens y Terminator 2.

camron 3d-2

No es una idea que a Cameron le atraiga especialmente, pero confiesa que no ha tenido más remedio que ceder a las presiones del estudio, y aclara la diferencia que hay entre tomar la iniciativa como creador, y hacer una pelí­cula como Avatar, y tener que ceder a las exigencias del estudio, para rentabilizar una cinta anterior. En todo caso espera que esta nueva versión de su éxito incorpore algunas escenas nuevas que justifiquen la visita a los cines.

Para Cameron, el cine en tres dimensiones debe ser rodado con equipos 3D, y ha declarado en diversas ocasiones que cada secuencia y cada plano de su última pelí­cula han sido rodadas í­ntegramente según procedimientos estereoscópico: por eso ha sorprendido tanto la declaración de Lorenzo di Bonaventura, productor de Transformers 3. En una reciente entrevista ha desvelado que algunas partes de Avatar fueron rodadas con cámaras de dos dimensiones, y convertidas después a las tres dimensiones mediante procedimientos informáticos. Cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que Transformers 3 fuera rodada directamente en 3D respondió «estamos ya en la mitad del rodaje. Creo que la respuesta es que incluso Cameron, que tení­a todo el tiempo del mundo para rodar Avatar, tuvo que convertir algunas escenas de 2D a 3D. Creo que la respuesta es que haremos una combinación de ambas tecnologí­as» En cualquier caso, las escenas de Avatar están tan procesadas para introducir nuevos elementos que resultará difí­cil averiguar la verdad.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...