2010_01_07_iPhone Vs Nexus1

El lanzamiento del HTC Google Nexus One, primer teléfono móvil de Google ha despertado una expectación que recuerda mucho a la que suscitó en su dí­a el iPhone 3GS de Apple. Lo cierto es que ambos terminales exhiben caracterí­sticas muy parecidas y más de un analista ya habla del terminal de HTC y Google como el sucesor al trono del iPhone. La polémica, como siempre, está servida. En tuexperto.com queremos ofreceros una comparativa exhaustiva de ambos terminales, y sus pros y contras. Si el Nexus One es el iPhone killer definitivo o no, eso ya es algo que dejamos que decidáis vosotros.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

2009_06_09_iPhone 3GS-3

Diseño

En lo que a tamaño se refiere, ambos terminales son prácticamente idénticos.  El Google Nexus One mide 119 x 59,8 x 11,5 mm y pesa 130 gramos, mientras que el iPhone 3GS mide 115,5×62,1×12,3 mm  y pesa 135 gramos. Sólo los espí­ritus más sensibles encontrarán diferencia fí­sica entre ambos.

En lo que a acabados se refiere, tanto el terminal de Apple como el de Google están confeccionados en plástico. Es cierto que Nexus One tiene un revestimiento de teflón que le quita el brillo a cambio de que se le marquen  menos las huellas, pero ahí­ acaban las diferencias.

En cuanto al diseño, ya entramos en una cuestión de gustos. El Nexus One recuerda un poco a otros modelos de HTC como el HD2 o la Magic. Muchos han criticado el diseño de Google por considerarlo poco atrevido o “soso”. El iPhone, por su parte es el iPhone y cada cual encontrará más bonito uno u otro.

Pantalla

El apartado pantalla parece decantarse a favor del terminal de Google. El display del Nexus One es más grande (3,7 pulgadas frente a 3,5) y tiene mucha mejor resolución (480×800 pí­xeles frente a 320×480). Además, la pantalla del terminal de Google es AMOLED. Eso significa que es más brillante, se ve mejor desde cualquier ángulo y consume menos energí­a que la LCD del iPhone 3GS. Por lo demás, ambas son táctiles capacitivas y su respuesta es buena. Ambas se guí­an por un acelerómetro y cuentan con un sensor de proximidad que las apague durante una conversación. El único punto a favor de la pantalla del iPhone 3GS es que es multitáctil. En otras palabras, permite realizar operaciones con varios dedos. El Nexus One no ofrece esta funcionalidad.

2009_06_09_iPhone 3GS-2

Procesador y memoria

Luces y sombras en el apartado de potencia de cálculo. En lo que a procesador se refiere, el Nexus One se anota un punto (o deberí­a) gracias a su chip Qualcomm Snapdragon QSD8250 a 1Ghz. El iPhone 3GS integra un ARM Cortex A8 a 600 MHz. Lo que en principio parece una diferencia sustancial se acorta mucho ya que el terminal de Apple apoya el rendimiento de su procesador en un chip gráfico PowerVR SGX.

Equiparados entoncés, más o menos, en cuanto a potencia de cálculo, habrí­a que fijarse en la agilidad del  sistema operativo. El buen hacer de Apple en este sentido es de sobra conocido, pero Android no le va a la zaga. En teorí­a ambos terminales están a la par y será el trote y el ajuste fino que les den los usuarios el que decida quien vence en este apartado.

En cuanto a memoria, cada terminal apuesta por un sistema. El Google Nexus One opta por un sistema de memoria externa, con tan sólo 512MB de RAM y otros 512MB de ROM, confiando el almacenamiento masivo de ficheros a un puerto de tarjetas MicroSD con capacidad para hasta 32GB. El iPhone 3GS, por su parte, está disponible en dos versiones con 16 o 32 GB de memoria interna inamovible para almacenamiento a la que hay que añadir 256 MB de RAM.

Si nos referimos a la versión de 32 GB, la capacidad de ambos teléfonos es equiparable, aunque habrí­a que chequear las velocidades de lectura/escritura de datos en uno y otro. Por otra parte, Android no permite, de momento, instalar aplicaciones en tarjetas externas, lo que limita mucho la capacidad del Nexus One frente al iPhone 3GS.

2010_01_07_iPhone Vs Nexus2

Conexiones

Es curioso comprobar cómo, pese al tiempo en el mercado que separa a ambos terminales, la conectividad de ambos es prácticamente idéntica. Ambos alcanzan HSDPA/HSUPA a velocidades de 7,2 MB/S en bajada y 2 MB/ S en subida, todo ello dependiendo, por supuesto, de lo que ofrezca cada operador. Ambos integran Wi-Fi y Bluetooth 2.1 con perfil de audio A2DP, con la única diferencia (poco significativa) de que el Nexus One alcanza el perfil draft-n de Wi-Fi.

Aunque cada uno con su formato especí­fico, ambos integran  puerto Micro USB 2.0, módulo A-GPS con brújula digital y puerto jack de 3,5 mm para auriculares. El Nexus One tiene sintonizador de radio FM con RDS, elemento del que el iPhone 3GS carece aunque pocos lo echarán en falta con la cantidad de radios que hay en Internet.

Cámara

La cámara del iPhone 3GS es uno de sus componentes más criticados y, en este sentido, el Nexus One le toma la delantera, al menos en números brutos. El terminal de Google ofrece un sensor, de 5 megapí­xeles (2560Ñ…1920 pí­xeles en JPG) frente al sensor de 3,5 megapí­xeles  del iPhone 3GS (2048×1536 pí­xeles). También ofrece flash LED (la cámara del iPhone carece de flash) y graba ví­deo en mejor calidad, concretamente 720×480 pí­xeles a 30fps (la cámara del iPhone graba a 640×480 pí­xeles a 30fps). Ambos terminales cuentan con autofocus y geolocalización de imágenes a lo que hay que sumar detección de caras y sonrisas en el Nexus One. Los fanboys más recalcitrantes se empeñan en decir que, pese a sus prestaciones sobre el papel, la cámara del iPhone 3GS toma unas fotos estupendas, y probáblemente tengan razón, pero no hay datos objetivos que sustenten esa afirmación más allá del amor por las manzanas.

2009_06_09_iPhone 3GS-1

Multimedia

La compatibilidad con archivos de audio y ví­deo de ambos terminales es un asunto espinoso. Apple solucionó este tema hace tiempo obligando a pasar todos los archivos de audio y ví­deo por el filtro de iTunes. Con esta solución se minimizan los errores de compatibilidad a cambio de hacer cotidiano un proceso bastante más tedioso que copiar y pegar. El Nexus One, por su parte soporta MP3/eAAC+/WAV/WMA9 en cuanto a archivos de audio y MP4/H.263/H.264/WMV9 en ví­deo.  En este apartado, Apple tiene las de ganar, pero porque su experiencia en reproductores multimedia es aplastante. Aún es una incógnita como funcionará el reproductor multimedia de Android. Tenemos serias dudas de que consiga superar al iPhone en este sentido.

El apartado multimedia continúa con la disponibilidad de aplicaciones. Android ha hecho un trabajo soberbio con su Android Market. Tanto es así­, que su repositorio de software supera ampliamente en comodidad de uso y variedad a otros sistemas operativos más viejos como Symbian o Windows Mobile. Pero no supera al de iTunes. Lo que si hace mejor el Nexus One es integrar todas las soluciones de mensajerí­a, correo electrónico y redes sociales. Sobre todo si guardan alguna relación con Google. No en vano Android es hijo de quien es.

Baterí­as

Nadie discute, a estas alturas, que la baterí­a del iPhone 3GS es uno de sus peores puntos. Aunque algo más potente que la del 3G, la baterí­a del 3GS alcanza los 1.219mAh y, con un uso normal, no suele durar más de un dí­a.

La baterí­a del Nexus One es una 1.400mAh pero, curiosamente, las especificaciones de su autonomí­a son más bajas que las del iPhone 3GS. El teléfono de Google dice aguantar 250 horas en espera, 7 en conversación y 20 de reproducción musical frente a las 300 en espera, 5 en conversación y 30 en reproducción que asegura Apple que aguanta su iPhone 3GS.

Miliamperios aparte, lo único cierto es que no hay un solo fabricante que no tergiverse la autonomí­a de sus productos. Poniéndonos estrictos, lo más probable es que las baterí­as del Nexus One duren algo más que las del iPhone 3GS, sí­, pero no lo suficiente como para no tener que enchufar el teléfono al final de cada jornada.

google-nexus-one-001

Precio y disponibilidad

Obviando canales extraoficiales, chanchullos online, ofertas de dudosa procedencia, primos en el extranjero y amigos con actividades sospechosas, el precio del iPhone 3GS de 32 GB, libre, ronda los 850 euros. Movistar lo ofrece dentro de sus farragosos planes de precios pero las condiciones de permanencia y las tarifas son draconianas (más aún para este terminal en concreto) y el precio, a la larga, es el mismo o mayor.

Por su parte, el Nexus One no se vende todaví­a en España. En Estados Unidos cuesta, libre, 500 dólares, lo que ya es una ventaja competitiva respecto al iPhone 3GS incluso aunque se aplique esa odiosa paridad de 1 dólar = 1 euro. Asociado a contratos de la operadora estadounidense AT&T, el móvil de Google costará en torno a los 180 dólares.

En la vieja Europa, Vodafone, que le tiene ganas a Movistar y su dichosa exclusiva con el iPhone, ha declarado que venderá el Nexus One libre y asociado a tarifas de datos antes de que acabe 2010 (esperemos que no tarden tanto como para que, entretanto, Google no presente el Nexus Two). Eso sí­, no se han especificado precios.

Conclusiones

No deja de ser llamativo que el iPhone 3GS, un terminal que lleva casi un año en el mercado sea tan bueno como para plantarle cara al Nexus One y seguir siendo la vara de medir de los smartphones táctiles. En terminos objetivos, el HTC Google Nexus One es un teléfono más potente, con mejores prestaciones y más barato. Pero las cifras suelen dejar un poco frí­o al consumidor y la única gran diferencia real es la experiencia de uso con el sistema operativo.

Android e iPhone OS son muy distintos, sus menús y opciones están en diferente posición y, aunque cumplen las mismas funciones, habrá gente que se quede con Android y otros que sigan embelesados con iPhone. Si exceptuamos el poder seductor (y totalmente subjetivo, por mucho que moleste a los fanboys ortodoxos) de Apple, el Nexus One es mejor teléfono y, aunque personalmente su diseño exterior me parece feo con avaricia, dará mucho que hablar y se venderá como churros. Y si no, al tiempo. Lo que dudo es que alcance la categorí­a de mito de la que disfruta el iPhone.

Otras noticias sobre... , , ,