aeropuerto

Ni Simon Templar, alias El Santo, tendrí­a una oportunidad. Al menos en Reino Unido. En el paí­s británico, la agencia Border Agency (Agencia de Fronteras), sigue obsesionada por la seguridad. Su última medida consiste en utilizar un sistema de reconocimiento facial sobre los viajeros que deseen traspasar sus lí­mites. Así­, se ratifica que la imagen del pasaporte biométrico (que mide los procesos biológicos), una fotografí­a digital, y su dueño sean la misma persona. Aunque haya cambiado su apariencia.

Los puntos de control reciben el esclarecedor nombre de “Facial Recognition Kiosks”. Es decir, “quioscos de reconocimiento facial”. Donde estén instalados, quienes desee salir o entrar del paí­s deben someterse a un completo escaneado de su rostro antes de recibir el beneplácito de los autoridades. En el siguiente ví­deo un periodista de la BBC vive la prueba en sí­ mismo:

La primera de las cabinas de reconocimiento facial se instaló en el aeropuerto de Manchester en 2008. En el aeropuerto de Stansted, situado en el condado de Essex al suroeste del paí­s, donde fue colocado en el mes de diciembre de 2008, ya lo han experimentado en torno a 160.000 pasajeros. También se les denomina “Smart Gates”, o “Puertas inteligentes”. Tarda unos segundos en escanear la cara de los viajeros y en comprobar que coincide con que la fotografí­a. Si es así­, las puertas se abren. Lo que se dice “entrar por la cara”.

Podrí­a considerarse como una medida que garantiza la protección de pasajeros potencialmente amenazados por terribles terroristas internacionales… O como un nuevo e innecesario exceso tí­pico de los tiempos alarmistas que corren.
Aeropuerto
Ví­a: Kiosk Europe

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...