Jackie-Chan-Kaspersky

Hasta hace poco, si alguien preguntaba en la cena de Navidad aquello de “¿Qué es peor que una pelí­cula de Jackie Chan?” la mesa guardaba silencio. Pero en las fiestas de este año el clamor familiar responderá sin dudarlo “El anuncio que Jackie Chan ha hecho para la nueva versión de Kaspersky. Sí­ amiguitos, el genio de las artes marciales con cara de pánfilo es el protagonista del nuevo video promocional del famoso fabricante de anti-virus, que está promocionando la edición 2010 de su software.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El clip no puede ser más psicotrónico: nuestro adorable mamporrero (de dar mamporros, no de lo otro…) llega a un lugar mágico y desconocido, pero antes de adentrarse en él un tipo le aconseja ponerse un casco con el ideograma de Kaspersky. “¿Y tú quién eres?”, pregunta el sorprendido adalid del pataleo oriental, “te lo diré cuando vuelvas”, responde el enigmático personaje. Pura intriga al más puro estilo Hitchcock, desde luego.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=kbRSQVsOX_Y&feature=player_embedded[/youtube]

Una vez en ese mundo de fantasí­a, Jackie Chan, a lomos de un Segway (¿?) recorre alegre las calles de esa fantasí­a salida de los diseños descartados de la nueva pelí­cula de Tron. Pero su tranquilidad no dura mucho, ya que desde el horizonte se anticipa el asedio de unos desagradables asaltantes (virus, sí­, son virus). Pero claro, Jackie va equipado con Kaspersky, así­ que con el poder de Greyskull del anti-virus se ve fortalecido para iniciar una sinfoní­a de puntapiés y tollinas que le permiten salir airoso de su paseo.

A la vuelta, le devuelve el caso al misterioso secundario, quien responde que es Ernest Kaspersky, creador del programa que todos conocemos. ¡Qué sorpresa! ¡Menudo giro de guión! Claro, a Jackie le viene de serie la expresión de ingenuidad, pero nosotros tenemos que forzarla. En fin, podrí­a haber sido peor. Imaginemos a Jean-Claude Van Damme en este mismo berenjenal, por ejemplo.

Ví­a: Gizmodo

Otras noticias sobre... ,