Los niños de hoy no quieren saber nada del escondite inglés o el corre que te pilloLa firma zaragozana Imaginarium se ha dado cuenta y por eso acaba de sacar al mercado una consola llamada Swinxs, especialmente diseñada para niños. Pero no es una consola de videojuegos para quedarse petrificados delante del televisor. De hecho, el aparato no tiene ni pantalla y sus juegos tienen más que ver con actividades tradicionales como las carreras o el balón prisionero.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp


El pack Swinxs incluye unas pulseras que los niños deben ponerse, para que la consola los identifique como jugadores. De este modo, en cada chip de usuario, se guardan las puntuaciones y las sesiones empezadas. Swinxs ofrece a los niños juegos educativos del tipo pregunta-respuesta, rapidez, agilidad y habilidad, para que los pequeños muevan su esqueleto y, al mismo tiempo, ejerciten la mente. La gracia de esta consola es que uno puede llevársela dónde sea, para jugar incluso en plena naturaleza.

Los juegos están colgados en Internet y se renuevan periódicamente. Con esto, sólo hace falta conectar el Swinxs al PC y descargar las actividades, para poder disfrutar de ellas desde la consola. El producto, ya está disponible en todas las tiendas de la cadena Imaginarium, así­ como también a través de su página oficial, a un precio nada tradicional y más bien futurista de 150 euros. Con lo barato que salí­a algo tan sencillo como un balón o taparse los ojos con las manos.

Si hay más niños que se animen a jugar, se pueden comprar más pulseras identificatorias a 15 euros la unidad. Un curioso invento que mezcla la tecnologí­a con los juegos tradicionales. Desde luego, mucho mejor que un ordenador portátil para niños pequeños.

Otras noticias sobre... ,