Philips ha abierto su participación en la IFA 2008 con dos nuevos televisores. El primero es Aurea 2. Como su propio nombre indica, es la segunda versión del Aurea que presentó el año pasado en la cita berlinesa. Esta tele lleva un marco cuya iluminación se adapta a lo que sucede en pantalla.

Pero no es el único modelo. La firma holandesa también ha presentado en sociedad Philips Essence, un nuevo televisor “ultradelgado” (si es que 38 milí­metros de grosor pueden considerarse ultradelgados).

Los holandeses han aprovechado para añadir algunas mejoras en el Aurea 2 respecto a su predecesor, que estará disponible en tamaños de 37 y 42 pulgadas. Gracias al nuevo procesador de imagen Perfect Pixel HD Engine que integra, se mejoran caracterí­sticas como el ratio de contraste (que pasa de 8.000:1 a 30.000:1), el tiempo de respuesta (2 milisegundos) o el realismo del color. Se ha incluido una conexión HDMI más, con lo que lleva cuatro puertos en total para recibir ví­deo en alta definición de otros equipos, además de un sintonizador TDT integrado y, por supuesto, preparado ya para la alta definición. Si es que llega algún dí­a por ese sistema.


Según Philips, la tecnologí­a Ambilight que usa este televisor para crear esa atmósfera lumí­nica tan distintiva consigue un efecto más suave y cálido que el modelo anterior, reduciendo además el consumo eléctrico del equipo. Incluye además lector de tarjetas de memoria y conexión a redes DLNA para acceder al contenido de los ordenadores de casa. Un televisor con tecnologí­a de 100 Hz para evitar la sensación de parpadeo y con resolución de 1920 x 1080p que mantiene ese sistema de altavoces distribuidos por el marco para conseguir un sonido envolvente virtual.

Obviando el efecto lumí­nico, encontramos muchas similitudes técnicas con el nuevo Philips Essence, como la resolución, el sintonizador de TDT, el tiempo de respuesta o las conexiones. Pero este televisor de 42 pulgadas explota un concepto distinto: ser decorativo cuando está apagado, como si fuese un cuadro. De ahí­ que todas las conexiones estén colocadas en una cajita externa de sobremesa, a la que la pantalla se conecta por un único cable.

Esto permite reducir el grosor del televisor a 38 mm y su peso a 16,5 kilos. Unas medidas que están por debajo de la media, aunque más adelante veremos modelos de otras marcas también presentados en Berlin, que usan el mismo recurso (colocar componentes en una caja externa) y reducen mucho más el grosor. Este nuevo modelo también contará con su propio altavoz delgado a juego para colocarse justo debajo, ofreciendo un potencia total de 30 vatios en estéreo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...