Irlanda prohí­be la bombilla incandescente para 2009 3

La República de Irlanda (Eire o Irlanda del Sur, no confundir con la Irlanda del Norte que pertenece a Gran Bretaña) le ha puesto fecha a la prohibición total del uso de bombillas incandescentes en su territorio: el 1 de Enero de 2009. Los irlandeses tienen algo más de un año de plazo para sustituir sus viejas bombillas de toda la vida por otras formas de iluminación que aprovechen mejor la energí­a, como las bombillas fluorescentes de bajo consumo.

Es una de las medidas de la Estrategia Nacional para el Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, presidido por John Gormley, lí­der del Partido Verde en Irlanda. Según el Ministro, esta medida “supondrá un ahorro de 185 millones de dólares anuales en facturas de electricidad“ y una reducción de “700.000 toneladas en emisiones de dióxido de carbono cada año“.

Irlanda no es el primer paí­s que adopta una medida semejante. Australia y Canadá tienen planes ecológicos similares al irlandés, tanto en las medidas como en su fecha de aplicación. Los gobiernos de Cuba y Venezuela ya han sustituido parte de la “flota de bombillas” dentro de su territorio, y tanto en Estados Unidos como en el seno de la Unión Europea se están preparando proyectos en esta lí­nea.

Irlanda prohí­be la bombilla incandescente para 2009 3

¿Pero qué tiene la bombilla de toda la vida para que quieran prohibirla? Pues que, para iluminar nuestras habitaciones, sólo aprovechan un 15% de lo que consumen. El resto se va en crear calor y fenómenos imperceptibles para el ojo humano (como la luz ultravioleta o la infrarroja). En cambio, las bombillas de bajo consumo aprovechan mejor la electricidad.

Consumen un 80% menos, provocan una emisión menor de O2 y tienen un periodo de vida superior. Son bastante más caras, eso sí­. Es un problema de eficiencia, en definitiva, acentuado por la actual preocupación social respecto a la contaminación atmosférica, el despilfarrro en el consumo de energí­a y el cambio climático. Lo cierto es que los avances tecnológicos permiten reducir el impacto sobre el medio ambiente, pero las clásicas bombillas de filamento no son algo que se haya inventado ayer, sino “en tiempos de la máquina de vapor”, sentencia Gormley. Nos parece una buena medida y la recibirí­amos bien en España, pero tampoco verí­amos mal que bajase el precio de las bombillas de bajo consumo. Y mejor todaví­a serí­a si la tecnologí­a LED acaba por convertirse en una solución práctica y económica para iluminar nuestras casas.

Ví­a: hispamp3

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro