KEF Wireless KHT2000.2W, cine en casa sin cables y de alto nivel 4
El gran problema que surge a la hora de montar un equipo de cine en casa son los cables y las altavoces. Hay que invadir el salón con cinco cajas acústicas y, sobre todo, tenemos que atravesarlo con cuatro cables para conectar los monitores traseros.

Hace tiempo que se mueven en el mercado varias soluciones para este problema. Las más extendidas son los equipos completos que simulan sonido de “cine en casa” sin cajas traseras (Kef, Yamaha, etc). También han salido algunos equipos de cine con las cajas traseras inalámbricas (LG, Kef, Philips, etc).

Ahora, la firma de alta fidelidad inglesa Kef, apuesta por liberarnos de estos incómodos cables sin tener que cambiar el equipo de cine que ya tenemos en casa. La solución viene con unos transmisores y receptores inalámbricos que consiguen que la señal viaje por el aire hasta esas cajas acústicas que suelen ponerse detrás del sofá. ¿Cuál es la ventaja de este Wireless 5000 de la firma británica Kef ? Pues que nos venden sólo el transmisor y los dos receptores, para adaptarlos a nuestro propio equipo.

El transmisor se conecta al amplificador de nuestro home cinema. Este cacharrito, que tiene el aspecto de un disco duro externo, enví­a el sonido a los dos receptores, que se conectan a los altavoces y llevan incorporado un amplificador de 50 Vatios cada uno. Eso sí­, tendrás que enchufar los receptores traseros a la red eléctrica para alimentar al amplificador, pero al menos los cables no tendrán que atravesar todo el salón desde la tele hasta el sofá.


KEF Wireless KHT2000.2W, cine en casa sin cables y de alto nivel 4
Tanto el transmisor como los dos receptores tienen las mismas dimensiones (14,7 x 7,9 x 7,9 centí­metros) y operan a una frecuencia de 2,4 GHz. Esto quiere decir que no escucharemos interferencias si hay un teléfono móvil cerca, ya que éstos operan en frecuencias más bajas (en Europa, a 900 o 1.800 MHz). El alcance máximo de la señal es de 15 metros.
KEF Wireless KHT2000.2W, cine en casa sin cables y de alto nivel 4
Después de hablar de las ventajas de este sistema, hay que decir que estos inventos tan sofisticados lucen de verdad cuando los acoplamos a un buen equipo de cine. No merece la pena usarlos en un sistema de precio bajo. Basta decir que los tres elementos cuestan 650 euros. Y eso que no estamos comprando ningún altavoz.

Lógicamente, son accesorios destinados a sistemas de alta calidad. De hecho, la propia Kef los incorpora en un sistema completo de cine en casa, el KHT2005.2W, que cuesta 1.900 euros. También está la opción del paquete KHT2002.2W, que viene con dos altavoces traseros (a 320 euros cada uno) y en acabado gris. Ninguna de las tres opciones está pensada para el aficionado ocasional que busca equipos de precio bajo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...