¿Coches voladores o simples avionetas? 4

En esta época en la que, quien más y quien menos, todos sufrimos las consecuencias de la masificación en autopistas, aeropuertos y estaciones, cada vez recibimos con más entusiasmo ideas como la del prototipo de platillo volante de Paul Moller. Imbuidos por el deseo de no tener que desplazarnos sobre cuatro arcaicas y contaminantes ruedas, nos enteramos de que la NASA ha organizado el Primer Desafí­o Anual de Vehí­culos Personales Aéreos (PAV’s para los amigos).

Un concurso anual organizado a medias con la CAFE Foundation, entidad que acoge y estudia proyectos de aviación eficientes e innovadores. Esta iniciativa busca la creación de un vehí­culo personal, ligero y económico que permita el transporte de personas para trayectos intermedios (entre 100 y 1.000 Km aproximadamente). El ingenio debe permitir su aterrizaje y despegue en espacios reducidos, tener un bajo consumo y manejo similar al de un coche de toda la vida.

¿Coches voladores o simples avionetas? 4

La idea es que, para el 2020, exista toda una red de pequeños aeródromos en los barrios residenciales, desde los cuales puedan despegar y aterrizar los PAV. Uno se irí­a al aeródromo de su barrio, como quien va a coger el metro, introducirí­a en el piloto automático la dirección del aeródromo más cercano a su destino y el PAV le transportarí­a al lugar seleccionado a la velocidad de un Fórmula 1 (entre 250 y 350 Km/h).

Según los organizadores del concurso, con este sistema viajarí­amos de forma confortable, segura, ecológica y rentable. Y, de paso, evitarí­amos los atascos, que en EE.UU. suponen un desperdicio anual de 78.000 millones de dólares en combustibles. Entre el 4 y el 12 de Agosto, varias organizaciones y equipos de todo el mundo se han disputado el jugoso premio dotado de 250.000 dólares, repartido entre cinco categorí­as: facilidad de uso, seguridad, diseño, capacidad para despegar en un espacio reducido y eficiencia energética.

Sin embargo, en el ví­deo de debajo podemos ver la prueba de uno de los prototipos. Sentimos mucho decirlo, pero no encontramos gran diferencia entre un “PAV” y una avioneta de toda la vida de Dios.

No es por ser escépticos. A nosotros nos parece una iniciativa fenomenal y estamos deseando que llegue el dí­a en que publiquemos el post “Hemos Probado – Un coche volador”. Por desgracia, mucho nos tememos que, en esta redacción, aun tendremos que probar montones de tataranietos del Windows Vista antes de que ese dí­a llegue. Mientras tanto, nos quedamos con el platillo volante.

¿Coches voladores o simples avionetas? 4

Ví­a: elpais

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.