Creative Labs fue la empresa pionera en esto de fabricar reproductores de MP3 de alta capacidad. Corrí­a el año 1.999 cuando salieron al mercado los Nomad Jukebox. Los primeros equipos MP3 con microdisco duro capaces de almacenar miles de canciones. Eso sí­: eran unos equipos más transportables que portátiles que imitaban el aspecto y el tamaño del discman.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El gran problema es que aquel primer Nomad era demasiado grande y poco atractivo para convencer. El precio también se salí­a del tiesto y la campaña de marketing no estuvo a la altura del invento. Por eso, el iPod de Apple, con un diseño más elaborado y pequeño, realmente portátil, se comió la práctica totalidad del mercado.

Hoy en dí­a la situación está prácticamente igual, pero Creative sigue intentando robarle un poco de cuota de mercado a Apple, acercando el diseño de sus reproductores a los de Apple y aumentando su capacidad. El Creative Zen Stone es su última apuesta. En tuexperto.com hemos estado viajando un par de dí­as en el encantador metro madrileño con una de estas “piedras” en el bolsillo del pantalón.


De lo primero que hay que hablar es del diseño. Comparándolo con el iPod Shuffle (el equivalente de Apple al nuevo reproductor de Creative) vemos muchas similitudes y pequeñas diferencias. Como puedes ver en la foto, el Zen Stone es más ovalado (redondeado) que el Shuffle, de ahí­ su nombre (“stone” en inglés significa “piedra”), ya que su forma se asemeja a una de esas piedrecitas que podemos encontrar en la orilla de un rí­o.

En cuanto al tamaño y al peso, son prácticamente iguales, aunque el Zen Stone es ligeramente más grande, tanto en altura y anchura, como en grosor. Y pesa tres gramos más que el Shuffle. Diferencias muy nimias, en cualquier caso.

Los controles son prácticamente idénticos, dispuestos en estructura circular, con el botón de Play/Pausa en el centro rodeado por los controles de volumen y el “rebobinado” hacia delante y hacia atrás. La única diferencia significativa está en el botón móvil de la parte superior, que tiene tres posiciones: una para reproducir las canciones en orden aleatorio y otra en orden normal, igual que el Shuffle. La tercera posición sirve para cambiar de carpeta. En lugar de esto, el Shuffle tiene una posición para activar el bloqueo de las teclas.

Ambos tienen 1 giga de capacidad, para almacenar algo más de 250 canciones con calidad MP3 estándar. También coinciden en el puerto miniUSB unificado, para cargar la baterí­a y transferir los datos del ordenador, usando un pequeño cable adaptador para USB convencional. La baterí­a del Zen Stone tiene 10 horas de autonomí­a (un par de horas menos que el Shuffle).

Por otra parte, la compatibilidad de formatos se reduce a tres: MP3, WMA y WAV. Ahora bien, el hecho de no ser compatible con algunos formatos protegidos por sistemas anticopia, como el AAC, no nos parece un inconveniente, sino un punto a favor. Esto del DRM es algo que no debemos promocionar nosotros, sino los que nos sacan el dinero de ello sin trabajar (SGAE, compañí­as de discos y demás).

Lo que sí­ es un punto en contra es que no lleve ningún sistema de enganche integrado, como la pinza trasera que tiene el Shuffle para colgárnoslo del borde del pantalón. Existe toda una gama de pinzas, muñequeras y llaveros para el Zen Stone, pero hay que pagarlos aparte. Aunque claro, este nuevo reproductor cuesta sólo 40 euros, justo la mitad que su máximo competidor.

El diseño del Stone es bueno. Por fin compite bien y de tú a tú con Apple, aunque es un fallo imitar la ausencia de pantalla (con 250 canciones, me gusta ver la canción que pongo y saber la que está sonando).

Resumiendo, Creative ha tomado el modelo de éxito del más pequeño de los iPod, para presentar un producto muy parecido, pero un poco más redondeado, con diferencias técnicas leves y a mitad de precio. Salvo la ausencia de la pinza, no hay una diferencia sustancial entre usar un modelo u otro (fidelidades de marca aparte).

Ficha técnica:

Capacidad 1 GB
Peso y dimensiones 53.7 x 35.3 x 12.8 mm
18.5 gr
Formatos compatibles MP3, WMA (DRM 9) y WAV
Conexiones Salida auriculares 3,5mm
MiniUSB
Baterí­a Hecha de litio
Recarga por USB
10 horas de autonomí­a
Colores Negro, rojo, rosa, azul, amarillo y blanco
Precio 40 euros
Incluye reproductor, auriculares estéreo y adaptador USB

Lo que más nos ha gustado: El botón para cambiar de carpeta es bastante útil. Y más si uno decide guardar las canciones en distintas carpetas por intérpretes, estilos o discos. Una buena alternativa a la reproducción aleatoria.

Lo que menos nos ha gustado: Que no lleve pinza ni pantalla. Es cierto que, comprando el reproductor y un llavero aparte, sigue saliendo más barato que el iPod Shuffle. Pero tampoco hubiesen perdido nada por integrarlo todo en un solo producto.

Se lo recomendamos a: A quien le guste llevar su música encima y de forma cómoda, pero que, por uno u otro motivo, no quiera gastarse más de 40 euros en un buen reproductor portátil.