Los chicos de Microsoft hace unos dí­as (el 17 de mayo) decidieron cortar por lo sano. A partir de ahora, los usuarios que se conecten desde una consola Xbox 360 con modificaciones no autorizadas no podrán entrar en el servicio oficial de Internet (Xbox Live). Como se dice en el argot, van a banear del servicio a los que no cumplan sus reglas del juego. Y es que una de las modificaciones no autorizadas más populares es la de instalar un chip que permite jugar con discos copiados.

Para los menos jugones, Xbox Live es un servicio en Internet montado por Microsoft que permite jugar en red a los propietarios de las consolas Xbox y Xbox 360. Además, en Xbox Live los aficionados pueden descargar actualizaciones y juegos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

En este blog del Equipo de Juegos de Microsoft puedes ver el anuncio oficial. En él, informan de su nueva polí­tica de tolerancia cero respecto a los que tunean la consola.

Cuando un usuario intenta conectarse desde una consola modificada a Xbox Live, su acceso será bloqueado y verá el aviso que aparece en la captura de pantalla de debajo:

No obstante, el baneo no es al usuario, sino a la consola. Es decir, no se ha vetado ninguna cuenta de usuario, pero para poder entrar tendrá que hacerlo desde una Xbox 360 sin ningún tipo de modificación. Lo que no ha revelado Microsoft (bastante lógico, por otra parte) es cómo detecta a través de la red si una consola ha sido modificada o no.

En las bases de uso de Xbox Live puede leerse que, para usar dicho servicio, el jugador se compromete a hacerlo desde una “genuina y no modificada consola Xbox”. No obstante, este suceso ha abierto un debate entre los usuarios. ¿Hasta qué punto puede el jugador modificar libremente algo que es suyo y por lo que ya ha pagado una buena cantidad de euros?

Al menos, esperemos que no les prohí­ban la entrada a aquellos que decidieron convertir su consola en un reloj despertador con servilletero incluido.

Ví­a: elotrolado

Otras noticias sobre... ,