Seguro que algunos de los que nos leéis estáis pensando en montaros vuestro propio blog (por cierto, ¡buena idea!). El problema es que no sabéis como empezar.

Pues bien, en caso de que os animéis, existen dos opciones para que vuestra presencia en la blogosfera sea un hecho. La primera es registrarte en uno de los muchos servicios gratuitos de este tipo que la red ofrece (Blogger, La Coctelera, Blogia…) y la segunda es hacértelo tú mismo.

Diferencias: En la primera opción el coste es cero y los resultados son casi idénticos a los servicios de pago, aunque se pierde algunas de las posibilidades de personalización de tu presencia en la red. Además, no podrás usar ese nombre de dominio que tení­as pensado.

La segunda posibilidad, la de hacértela tú mismo, con tu propio dominio y con las caracterí­sticas que quieras, tendrá un coste bastante barato, si es que realmente quieres zambullirte en esto de los post, los trackbacks y los plugins (estamos hablando de aproximadamente 40 euros al año)

Otro tema es la complejidad técnica a la hora de instalar y configurar el blog. Mientras, si lo albergas en cualquier servicio gratuito, la configuración está al alcance de unos cuantos clics, si se elige la opción “yo-me-lo-guiso-yo-me-lo-como” habrá que dar algunos pasos más…

Los que se hayan decidido por esta opción, pueden encontrar un estupendo tutorial llamado Blogs desde cero en Galder.net. Allí­ se explica como poner en marcha una bitácora desde cero utilizando WordPress (registros de dominio y herramientas de administración incluidas)

Pues eso, que querer en este caso, sí­ es poder. Os esperamos.