Hay que tener más cuidado con los mandos de consola voladores. Sobre todo, ahora que la Nintendo Wii ha llegado. Y el único inconveniente es que esta consola ofrece una experiencia tan realista que algunos jugadores se emocionan más de la cuenta. Hemos encontrado el caso de un tipo que, después de pegarle al tenis con una energí­a insólita, se le ha escapado el mando de sus manos sudorosas, ha roto la cinta de seguridad y se ha cargado la tele de plasma.

Este es el ví­deo impresionante recogido desde el prestigioso blog nopuedocreer.com (desde aquí­ enví­o un afectuoso saludo a mi querido colega Troy)

Desde luego, si hay que reconocerle algo al tipo del ví­deo es entusiasmo. Según fuentes de Nintendo, aparte de este pedazo de Roger Federer del ví­deo “no se han registrado incidencias preocupantes. De hecho, menos del 0,001% de los usuarios han tenido algún problema con la correa del mando de Wii”.

Los creadores de la Wii, dicen que “las cintas originales han demostrado ser lo sobradamente resistentes en los test de producto. Sin embargo, ante el exceso de energí­a que algunos usuarios aplican en su experiencia de juego la compañí­a prefiere ofrecer la posibilidad de una correa todaví­a más segura”.

Y es que, en contra de algunas especulaciones, Nintendo no va a revisar 3,2 millones de correas del mando de Wii. La firma japonesa, simplemente, ha querido tranquilizar a algunos usuarios preocupados por la longitud de la correa y les ha ofrecido sustituirla por otra más corta y más ancha de forma gratuita.

Por cierto, después de disparar el mando como un misil contra la tele, la pantalla se quedó como muestra la foto. Y eso que el tí­o no es de Bilbao.

Otras noticias sobre...