Samsung Galaxy Z Flip3 5G

Las expectativas estaban por las nubes tras varias filtraciones. Y, spoiler alert: Samsung ha sabido crear el mejor móvil plegable de formato concha hasta la fecha. Te lo puedo afirmar ya antes de llegar a las conclusiones del análisis de este Samsung Galaxy Z Flip3 5G. Pero claro, el diablo está en los detalles, y hay varias cosas que comentar en diferentes apartados. Sobre todo si aún estás dudando en dar el salto a lo que parece que será una nueva familia de móviles con bastante recorrido. Los móviles plegables han llegado para quedarse.

El diseño más bonito

No hace falta ser diseñador, estilista o tener mucho ojo para saber que Samsung ha llevado este Galaxy Z Flip3 5G al ámbito del lifestyle, como se llama desde hace unos cuantos años. El diseño es limpio, orgánico, juega con el contraste y, sobre todo, llama muchísimo la atención. Y no solo porque se doble. Han jugado con la pantalla exterior para introducir un rectángulo negro que contrasta con tonos pastel para el resto del cuerpo (lavanda, verde, crema, negro y otros tonos disponibles en Samsung.com) que lo hace realmente bonito. Todo ello sin perder funcionalidades o reducir opciones vistas en versiones anteriores.

De hecho, lo que sí han conseguido es reducir unos cuantos gramos su peso y otros tantos milímetros sus dimensiones. Pero lo mejor de todo ha sido la mejora en materiales y acabados. Ahora no solo se dobla tantas veces como quieras sin que la pantalla sufra, sino que la capa de protección que han añadido lo hace un 80% más resistente. Para que no tengas que andarte con mucho ojo y uses su pantalla flexible como lo que es: un panel de un móvil normal y corriente. Además, el aluminio de su estructura ha sido mejorado para darle más resistencia. Aunque la guinda de todo este pastel viene de la mano de la certificación IPX8. Por lo que el agua de lluvia, la ducha o incluso una inmersión accidental en agua ya no es ningún problema. No es tan resistente como un móvil de gama alta normal, pero su flexibilidad o construcción ya no debería despertarte ningún temor.

diseño

La única crítica que puedo sacarle al diseño durante estos días de uso ha sido ese tight gap o hueco en torno a la bisagra. Samsung ha optado por un sistema que no cierra o aísla completamente la pantalla en el interior. Algo que no solo afecta a lo visual. Así, si tienes los típicos restos (típicos sobre todo si tienes mascotas a tu cargo) de polvo o arenilla en los bolsillos, estos pueden acabar en la pantalla del terminal. Todo ello sabiendo que su certificación IP no es resistente contra el polvo, sino solo con el agua. Quizá un punto a mejorar en la próxima edición de este terminal.

Samsung Galaxy Z Flip3 5G
Pantallas– Interior: 6,7 pulgadas Dynamic AMOLED 2X Infinity Flex Display con resolución FHD+ (2.640 x 1.080 píxeles) y 425 ppp
– Exterior: 1,9 pulgadas Super AMOLED con resolución de 512 x 260 pixeles y 303 ppp
Cámara principal– Cámara principal: 12 megapíxeles Dual Pixel, con OIS y apertura f/1.8
– Cámara secundaria: 12 megapíxeles gran angular f/2.2
Cámara pasa selfies10 megapíxeles f/2.4
Memoria interna128/256 GB de tipo UFS 3.1
 Ampliación
Procesador y memoria RAMQualcomm Snapdragon 888 5G
8 GB de RAM
Batería3.300 mAh batería doble
Sistema operativoAndroid
Conexiones5G
WiFi 6
Bluetooth 5.2
USB C 3.1
NFC
GPS
SIMNano SIM o eSIM
DiseñoBlanco, negro, verde y lavanda
Dimensiones– Plegado: 72,2 x 86,4 x 17,1/15,9 mm
– Desplegado: 72,2 x 166,0 x 6,9 mm
– Peso: 183 gramos
Funciones destacadasResistencia IPX8, sensor de huellas en botón lateral, sonido estéreo
Fecha de lanzamiento27 de agosto de 2021
Precio8GB de RAM + 128GB por 1.059 euros
8GB de RAM + 256GB por 1.109 euros

Pantalla brillante, colorista, flexible y muy rápida

La fórmula de introducir cristal fino en los paneles AMOLED de Samsung resulta todo un acierto. Quizá no tenga exactamente el mismo tacto que un panel clásico, sin embargo, en mi experiencia he podido disfrutar de vídeos y juegos sin problemas. Las sensaciones tienden más al plástico que al cristal per se. Pero su resistencia y acabado me ha permitido descargar adrenalina y tensión con juegos como Tomb Raider Reloaded sin estar pensando constantemente en si no debería apretar demasiado o temer hacerle algún arañazo con algún movimiento brusco. Como ya te he contado más arriba, este Samsung Galaxy Z Flip3 5G es resistente también en cuanto al panel.

pantalla flexible

La experiencia visual de este panel es realmente buena. Marca de la casa. La misma tecnología que conocemos de otros móviles, pero en un panel flexible. Gracias a ser AMOLED el contraste es realmente bueno, lo que ayuda a percibir las formas e imágenes más definidas y, con eso, tener mayor sensación de calidad. Su resolución FullHD+ junto a su naturaleza son más que suficientes para ver contenido con calidad y todo lujo de detalles. Su formato es alargado y estrecho, por lo que incluso se puede controlar con una mano para la mayoría de tareas. Aunque en mi caso siempre he optado por usar las dos. Y es que desplegarlo implica invertir algo de fuerza y maña o usar las dos manos y evitar que se caiga al suelo.

Conclusiones

El punto novedoso aquí está en la posibilidad de alcanzar los 120 Hz de tasa de refresco. Eso sí, en los ajustes de pantalla, y por defecto, aparece la opción de velocidad variable. Así se adapta a cada contenido para no tirar por tierra la batería del terminal en pocas horas, luciendo ágil en juegos y situaciones que lo requieren. Pero bajando esta tasa de refresco en otros apartados donde la velocidad para mostrar detalles no es tan necesaria. En mi experiencia no he necesitado más, y la sensación de fluidez es constante. Desde navegar por los menús del móvil hasta saltar a páginas web del navegador o videojuegos. Es una gran pantalla flexible.

pantalla

Las críticas en este apartado tiene que ver con algunas experiencias. Sí, la doblez de la pantalla se nota al tacto y a la vista, aunque no molesta durante la experiencia de uso salvo por los reflejos. El acabado del panel marca, quizá por encima de la media, los reflejos cuando incide la luz. Algo que refleja de más la doblez y puede dejar algunas partes no visibles en momentos muy puntuales. Aparte de eso, y con el hándicap de mis dedos grasientos, las marcas de huellas quedan ligeramente marcadas. Pero es fácil de limpiar.

La pantalla exterior: la estrella de este móvil

Pero si hay algo que ha dado un giro de tuerca a este Samsung Galaxy Z Flip3 5G es la pantalla exterior. Su mayor tamaño, 1,9 pulgadas, ha dotado a este móvil de más y mejores funciones. Y es que es muy útil incluso cuando está completamente plegado. Es un panel táctil que ya no solo muestra notificaciones, sino que nos permite leer completamente los últimos mensajes de WhatsApp que he recibido. O saber si ha sido un like o un mensaje de Instagram lo que ha hecho vibrar mi móvil. Muchos avances por los que nos podemos mover para no tener que desplegar y mirar la pantalla interior del móvil. Pero hay mucho más.

pantalla exterior

Ahora también tenemos acceso rápido a widgets de algunas apps de Samsung que podemos ver directamente aquí. Deslizando a izquierda y derecha podemos ver el tiempo, usar el cronómetro, la grabadora… El único problema aquí es que todo está limitado a apps de Samsung, sin que se hayan adaptado otros contenidos y herramientas con los que potenciar aún más el uso plegado del móvil.

Además, puedes activar Samsung Pay si configuras previamente una tarjeta bancaria en la app. Deslizas el dedo de abajo hacia arriba, confirmas tu identidad con la huella dactilar y pagas sin contacto. No es extremadamente ágil, pero es seguro y práctico.

Samsung Pay

Aparte de todo esto está la virtud de vincular pantalla exterior y cámaras principales del móvil. Gracias a la bisagra del equipo podemos doblar la parte superior en cualquier ángulo y utilizar el propio cuerpo como trípode. Si pulsamos en un botón especial de la app de cámara activamos la pantalla exterior y podemos vernos y tomarnos “selfies” a distancias gracias al disparador automático (levantas la mano y aparece un temporizador). Pero aún más. Incluso plegado, he descubierto que no solo puedes tomar fotos, sino también vídeos. Una pulsación doble en el botón de apagado/encendido activa la cámara y la pantalla exterior para poder encuadrarte (aunque sin mostrar todo el encuadre). Una vez aquí puedes deslizar el dedo de izquierda a derecha para pasar de foto a vídeo. Y aún más. Si deslizas hacia arriba o hacia abajo también puedes alternar entre la cámara principal o el ultra gran angular. Disparas con las teclas de volumen y te olvidas de abrir el móvil para nada.

Por último, aunque no menos importante, está todo el tema de la personalización. Ya no solo puedes establecer un reloj Always On Display. También puedes personalizar un fondo. Samsung ofrece diferentes elementos móviles como animales o seres de lo más extraños pero animados cuando consultas la pantalla exterior del Galaxy Z Flip3 5G. Pero, además, puedes crear el tuyo con una foto propia. Puedes escoger el estilo del reloj, su color y otros detalles en los ajustes. Lo dicho, esta pantalla es la estrella del terminal.

Aquí las críticas son más una sugerencia. Y es que contar con un panel aún más grande sería todavía más útil para conservar el móvil plegado en todavía más ocasiones. Por ejemplo, para ofrecer respuestas rápidas a mensajes de WhatsApp. Como ya sucede en los relojes inteligentes de la propia Samsung. Además, estaría genial que se estandarizase o regulasen los widgets para llevar funciones de otras apps a este panel. Más es mejor en esta pequeña pantalla.

personalización pantalla exterior

El modo Flex mejora pero no crece

La bisagra del Samsung Galaxy Z Flip3 5G es toda una pieza de ingeniería. Y que sus posiciones sean estáticas a cualquier ángulo no hace sino ayudar a evitar portar trípodes y otros accesorios con nosotros. Pero también hace que la pantalla quede doblada, y esto Samsung lo ha querido aprovechar para desarrollar la multitarea o multiwindow. En otras palabras: usar dos aplicaciones a la vez. Algo que ha mejorado en esta edición.

Modo Flex

Ahora esta función no solo es útil con Google Duo (videollamadas que ofrecen la imagen del otro en la parte superior de la pantalla y soporta la cámara en el mejor ángulo para enfocar nuestro rostro) o YouTube (el vídeo se muestra en la mitad superior y deja la inferior para ver comentarios). Los avances vienen en esta edición por la parte de software, aunque aún en desarrollo. He tenido que pasarme por los ajustes de Labs para activar el multiwindow con todas las apps, aunque no sean compatibles. Esto supone poder dividir automáticamente la pantalla en este modo Flex con cualquier app, colocándose en una de las mitades y aprovechando la otra para otra cosa. También puedes configurar dos apps y guardarlas en el panel desplegable de accesos rápidos para usarlas al mismo tiempo con una sola pulsación. Para que este formato alargado sea más práctico.

modo flex

Potencia de gama alta pero seguridad de gama media

Bajo el capó de este Samsung Galaxy Z Flip3 5G no hay sorpresas. Es un terminal de gama alta potente y capaz gracias al procesador Snapdragon 888, que además lo dota de conectividad 5G. Solo cuenta con 8GB de RAM, pero es más que suficiente para mover sus dos pantallas, aplicaciones y tareas. Al menos durante mi tiempo de uso con él nunca ha habido un parón o un momento en el que haya retrasado su funcionamiento.

Donde he sacado algún “pero” es en el reconocimiento facial. Este sistema de desbloqueo se hace algo lento en este móvil. Primero porque hay que desplegarlo y, segundo, porque he encontrado que falla más de lo habitual en otros móviles de esta gama. Sin embargo, como punto positivo está el botón de encendido/apagado que incluye el lector de huellas. En este caso es realmente ágil, y queda en una ubicación siempre práctica para usarlo.

reconocimiento facial

También he notado que su diseño compacto no ayuda a la refrigeración del equipo. Y en alguna ocasión ha sido algo incómodo sostenerlo en la mano por la sensación de calor. Generalmente en momentos de carga o en procesos intensos de instalación de varias aplicaciones.

Una fotografía que no destaca pero que cumple

Samsung vuelve a sobresaturar la fotografía. No es una sorpresa. Las imágenes suelen tener un color más intenso y llamativo. Un efecto wow que ya es clásico en la marca y que ayuda a darle un toque algo más espectacular a las fotografías en general. Lo cual no está del todo mal.

El objetivo principal es muy luminoso y consigue fotos brillantes y definidas. Sobre todo cuando hay luz. Resuelve muy bien la mayoría de situaciones. Y para las que no resuelve tan bien siempre está la Inteligencia Artificial, que ayuda a equilibrar los contraluces, por ejemplo. El único problema es que con la falta de luz o si ampliamos las fotos encontramos ese procesamiento acuarelado de las imágenes. Detalles que los expertos en fotografía notarán.

El objetivo secundario funciona bastante bien, aunque pierde calidad en cuanto flaquea la luz. Sobre todo si lo comparamos con el principal. Tiene un gran ángulo de visión y resulta interesante para fotos artísticas.

fotografía

En cuanto a la cámara para selfies funciona bastante bien. Aunque no conseguirás toda la definición en texturas como el pelo, la ropa y el resto de materiales si no cuentas con mucha luz. Lo bueno es que es bastante resolutiva en diferentes situaciones. O que no necesitas usarla pudiendo aprovechar la cámara trasera con el modo Flex.

El vídeo tiene una gran estabilización, aunque para sacarle el máximo partido a esta herramienta tenemos que bajar la resolución a FullHD y 30 cuadros. Si quieres calidad no dudes en apretar las tuercas a sus capacidades y subir a 4K y 60 cuadros por segundo. Recuerda que el propio cuerpo del móvil es el trípode, por lo que puedes aprovechar toda clase de características como el time lapse o fotos nocturnas con buena calidad.

fotografía en modo Flex

La batería: la asignatura pendiente

Si hay que buscar el gran pero de este Samsung Galaxy Z Flip3 5G ese es la batería. O más bien su autonomía. Aunque Samsung ha hecho los deberes introduciendo Inteligencia Artificial para ajustar el uso de sus recursos a nuestras necesidades y uso, sus 3.300 mAh de batería se pueden quedar algo cortos. En mi experiencia, con días en los que he echado varias partidas o he usado apps que tiran de GPS, prácticamente he llegado a superar el día. Sin embargo, muchas veces he tenido que volver a conectar el móvil alrededor de las 10 u 11 de la noche para acabar la jornada con carga.

Batería Samsung Galaxy Z Flip

El problema aquí es doble. Por un lado el terminal viene sin adaptador de corriente. Y el cable que incluye es de USB-C a USB-C, que no siempre es compatible con los adaptadores USB-A o normales que siguen siendo habituales. Por otro lado está la falta de carga rápida. Con lo que el equipo aquí se queda por debajo de los estándares habituales de su gama. Tarda algo más de dos horas en cargar. Lo cual no es mucho. Pero la autonomía puede quedarse un poco corta para los usuarios más intensivos.

samsung-galaxy-z-flip3-15

Conclusiones tras más de una semana de uso

Como decía el spoiler del comienzo de esta review: es el mejor móvil plegable de Samsung. Y es que han logrado crear un terminal que se dobla pero que es resistente. Tanto la pantalla como en conjunto gracias a la nueva certificación IPX8. Pero también han conseguido que un móvil de formato concha sea completamente práctico y útil gracias a ampliar la pantalla exterior. Parece mentira que 1,9 pulgadas den tanto juego. Es un móvil extremadamente compacto y cómodo de llevar cuando está plegado. Pero no necesitas abrirlo cada vez que recibes un mensaje, por ejemplo.

pantalla

Y, una vez que lo despliegas, te encuentras con un equipo avanzado en cuanto a su ficha técnica. Y con una gran pantalla que no solo destaca por su flexibilidad. Su calidad también tiene mucho que decir.

Pero hay “peros”. El principal es su batería, y algunos detalles aquí y allá en la experiencia de uso que no hacen sino ilusionarme por lo que vendrá después. ¿Quizá una pantalla exterior más grande y capaz? ¿más posibilidades de software para aprovecharlo plegado? ¿un buen sistema de carga rápida y reconocimiento facial?

Samsung Galaxy Z Flip

Y no me olvido de la importante rebaja de precio. Samsung quiere llevar los móviles plegables, especialmente este Galaxy Z Flip3 5G, a muchos más bolsillos. Hay móviles más baratos con mejores especificaciones, sí. Pero ¿qué móviles plegables y tan estilosos puedes encontrar desde 1.060 euros? Si te has decidido a dar el salto a los plegables, este móvil es una gran opción. Tiene cosas que mejorar, pero lo aprovecharás como un móvil normal y corriente. Solo que ocupa mucho menos en el bolsillo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.