realme-8-pro-001

Ahora, más que nunca, resulta muy difícil destacarse en la gama media. Por arriba, los fabricantes suben el precio de los equipos top más y más (hace tiempo que hemos traspasado la barrera de los 1.000 euros). Pero, por debajo, la gama media es día a día más competitiva con equipos que ofrecen un gran rendimiento sin tener que gastarse el sueldo completo. Un ejemplo de esta evolución es el realme 8 Pro, un modelo que por características podría considerase en muchos aspectos como un móvil top.

Un panel Super AMOLED, 8 GB de memoria RAM y, sobre todo, una cámara de 108 megapíxeles son algunos de los atractivos con los que seguro te va a tentar este móvil. Y más al saber que su precio parte de los 280 euros. No obstante, no todo son especificaciones. También importan las sensaciones y su aguante cuando lo pones a prueba día tras día. He tenido la oportunidad de usarlo cómo mi móvil principal, esta ha sido mi experiencia de uso con el realme 8 Pro.

https://www.youtube.com/watch?v=NQFwO0Gy-TM&t=7s

Ficha técnica del realme 8 Pro

realme 8 Pro
PantallaPanel con tecnología Super AMOLED de 6,4 pulgadas y resolución FHD+
Cámara principalSensor principal de 108 megapíxeles
Sensor secundario con lente gran angular de 8 megapíxeles y apertura focal f/2.3
Sensor terciario con lente macro de 2 megapíxeles
Sensor cuaternario de 2 megapíxeles para efectos de desenfoque
Cámara para selfiesSensor principal de 16 megapíxeles
Memoria interna128 GB
AmpliaciónSí, a través de una tarjeta microSD
Procesador y memoria RAMQualcomm Snapdragon 720G
6 GB / 8 GB de RAM
Batería4.500 mAh con carga rápida de 50 W
Sistema operativoAndroid 11
ConexionesWiFi de doble banda, Bluetooth 5.1, USB tipo C, NFC
SIMDoble Nano SIM
DiseñoPolicarbonato en color negro y azul
Dimensiones 160,6 x 73,9 x 8,1 mm y 176 gramos
Funciones destacadasSensor de huellas en pantalla, carga rápida de 50 W, posibilidad de combinar dos nano SIM y una micro SD, NFC…
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio280 euros (6 + 128 GB)
300 euros (8 + 128 GB)
realme 8 pro 009

¿Cámara de 108 megapíxeles por menos de 300 euros? Es posible

No hay duda de que el gran reclamo del realme 8 Pro está en su cámara. La compañía ha sorprendido con un conjunto fotográfico de primer nivel, que no tiene nada que envidiar a muchos móviles que le doblan en precio. No en vano, la cámara principal tiene una resolución de 108 megapíxeles. El sensor tiene factura de Samsung y tiene un rendimiento muy notable: en ningún momento he tenido la sensación de estar haciendo fotos con un móvil de 300 euros.

Esta resolución tiene un par de ventajas prácticas. En el uso habitual, aprovecha este gran tamaño para combinar nueve píxeles en uno y crear fotos con más brillo y nitidez, tanto para las fotos con luz como para las tomas nocturnas. Eso te deja con unas fotos de resolución de 13 megapíxeles. El otro uso que favorece esta resolución es la de añadir un zoom óptico de tres aumentos sin pérdida de calidad (básicamente, es un recorte sobre la imagen de 108 megapíxeles).

Los resultados en condiciones de buena luz son más que satisfactorios, con un tratamiento del color que me ha gustado mucho. ¿Y qué pasa con las fotos nocturnas? La cámara del realme 8 Pro también aguanta el tipo. Quiero hacer una mención especial al modo noche. Como en otros casos, combina varias tomas para mejorar el brillo final de la foto. No obstante, existe una diferencia, puedes cambiar del modo noche en automático (a través de inteligencia artificial) a un modo noche pro que te permite gestionar valores como el ISO o el balance de blancos. Y con opción también de meterle zoom de 2X o 5X a la foto, aunque en mis pruebas se ha visto claro que es tentar demasiado a la suerte y el resultado pierde mucha calidad.

El modo retrato de esta cámara te ofrece resultados buenos en general, aunque a veces baila algo el reconocimiento del primero o el segundo plano pero lo cierto es que se pueden lograr fotos chulas con desenfoque. También me ha gustado el rendimiento del sensor macro. Es cierto que no es de los mejores que he probado, pero en general sale muy bien del paso e incluso es capaz de aguantar el tirón cuando las condiciones de luz no son las ideales.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 1

Hay otros modos curiosos en la cámara del realme 8 Pro. Por ejemplo, uno llamado Retrato mixto IA. La idea es que primero grabes un vídeo de un paisaje y luego un segundo vídeo de una persona que se superpone al paisaje. No te voy a engañar, no esperes un resultado profesional, pero sí que es divertido y se pueden conseguir algunos clips curiosos (los vídeos duran 15 segundos). También contamos con un vídeo de vista dual, que graba al mismo tiempo el contenido de la cámara delantera y el de la cámara trasera.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 2

En cuanto a la cámara delantera, tenemos un sensor con 16 megapíxeles de resolución. Los resultados no están mal, pero me parece que no llegan al nivel de las cámaras para selfies de equipos Samsung (en mi opinión, los que más destacan dentro de las cámaras delanteras en gama media). También contamos con este modo que combina el vídeo de un paisaje y superpone tu cara o tu figura. Además, tiene modo retrato que se vale de la inteligencia artificial para marcar donde esta el primer plano y donde el fondo desenfocado, aunque se le notan las costuras a menudo respecto a tener un objetivo dedicado a este fin.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 3

Un diseño muy atrevido pero que se adapta muy bien a la mano

El diseño del realme 8 Pro es, cuanto menos, atrevido. La compañía ha querido ir de forma clara a un público joven con una propuesta que llama la atención, pero que va a tener tanto defensores como detractores. Yo me encuentro entre los primeros, pero siempre he tenido cierta filia con las cosas brillantes. El caso es que la trasera del móvil está curvada y tiene un curioso dibujo granulado brillante que puedes encontrar tanto en negro como en azul. Este dibujo genera reflejos con el impacto de la luz pero es mate y, lo que es más importante, no te vas a encontrar una sola huella. Y eso me parece clave para dar la campanada con un diseño redondo.

realme 8 pro 0012

Claro que el punto más polémico de esta trasera está en el reclamo tallado con un tono cristal espejo «Dare to leap», algo así como «Atrévete a dar el salto». Y no creas que es pequeña, ocupa prácticamente todo el largo del móvil y es más que evidente. Puede gustarte u odiarla, pero es raro que te deje indiferente. Este toque juvenil puede chocar mucho con las personas que quieran un móvil que no llame tanto la atención. Lo que sí me ha parecido muy elegante es el modo en el que se dispone el módulo de las cámaras, con dos objetivos encima y otros dos debajo y la leyenda de los 108MP de la cámara principal.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 4

El móvil está muy bien equilibrado, es fácil de agarrar y aunque es un pelín resbaloso no es algo exagerado. Por dimensiones y sensación en mano, me parece de los más cómodos que he usado hasta la fecha. Eso sí, ten en cuenta que tengo las manos grandes con dedos largos, y seguimos hablando de un formato de pantalla grande de 6,4 pulgadas de la que hablaré en el siguiente apartado. En cuanto a los laterales del móvil, la principal novedad es que disfrutamos de una ranura para el jack de los auriculares, por lo que no tendrás que echar mano de un adaptador o de auriculares sin cables para escuchar música sin molestar al resto. Hablando de música, el altavoz del equipo se sitúa en la parte inferior y tiene una potencia y calidad aceptables, sin grandes alardes.

realme-8-pro-002

Pantalla AMOLED de 6,4 pulgadas… Sin mejora en la tasa de refresco

La pantalla del realme 8 Pro es de nota. Primero, por el uso de la tecnología AMOLED, que favorece unos colores más vivos y unos negros más profundos, además de que gasta menos energía. Esta pantalla alcanza un brillo de 800 nits, por lo que usar el 8 Pro en la calle no es ningún problema. Este es un punto muy a tener en cuenta, porque muchas veces los móviles de gama media pierden bastantes puntos en ese aspecto. La resolución es Full HD+, pero lo cierto es que no se necesita más en una pantalla de este tamaño. Y es compatible con contenidos en HDR10+ para disfrutar de una mayor calidad y fidelidad del color en plataformas como Netflix.

realme-8-pro-3

Claro que no todo es positivo en este panel. Hay un apartado en el que se queda algo desfasado respecto a la competencia, y es el hecho de que su tasa de refresco es la típica de 60Hz. ¿En qué lo vas a notar? Sobre todo, en que las animaciones al moverse en los menús del móvil y a través de las apps son menos fluidas. También es algo que puedes experimentar en juegos que estén pensados para aprovechar tasas de refresco de 90Hz o 120Hz, pero a menos de que seas muy jugón en el móvil no me parece un uso clave. Por cierto, esto tiene un lado positivo al no chupar tanta batería.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 5

Memoria y potencia

Dentro de la parte de potencia, el realme 8 Pro no decepciona. En sus entrañas nos encontramos un procesador Qualcomm Snapdragon 720G, un chip de gama media con un punto más de potencia para el gaming. Y eso se nota, la verdad es que no he tenido problemas de cortes o que se haya ralentizado el móvil en ningún momento. También ayuda su memoria RAM, que en la unidad de prueba que he tenido la oportunidad de trastear se coloca en los 8 GB (hay otra versión con 6 GB de RAM). En principio, los dos valores son más que suficientes para un uso normal del teléfono en el día a día.

En cuanto a la memoria interna, es de 128 GB, por lo que no vas a tener problemas de espacio en un buen tiempo. Eso sí, si se te queda corto vas a poder echar mano de una tarjeta microSD para ampliar la capacidad. Por cierto, un gran detalle que es muy poco común ver ya en los móviles es que vas a poder combinar dos líneas de teléfono móvil más una tarjeta microSD (normalmente te toca escoger entre dos líneas o una línea y una tarjeta de memoria). Por cierto, he sometido la memoria interna a la batería de pruebas de A1 SD Bench. Los resultados son bastante aceptables, con velocidades de 481 MB/s de lectura y de 184 MB/s de escritura.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 6

¿Y el 5G?

Es otra de las grandes ausencias de este realme 8 Pro. Por algún lado había que recortar para ofrecer características avanzadas en cámara o pantalla y este punto es el de las conexiones. La compañía ha decidido recortar en el aspecto de las conexiones y dejarlo en 4G. Sinceramente, para el uso que le estamos dando hoy en día es más que suficiente, aunque a medida que vayamos encontrando y potenciando usos para el 5G es probable que se quede algo más corto.

Otras conexiones del realme incluyen Bluetooth en su versión 5,1, WiFi AC o NFC para poder realizar pagos a través del móvil.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 7

Autonomía media

Para mí, otro de los puntos clave es la autonomía. El realme 8 Pro cuenta con una batería de 5.000 milamperios. En mi experiencia, con un uso bastante constante pero sobre todo centrado en el uso de apps de chateo, navegación web y vídeos y juegos de forma ocasional, he podido llegar siempre al final del día. Eso sí, con la necesidad de enchufarlo a la corriente.

Lo que sí que tengo que reconocer es que soy un enamorado de los sistemas de carga rápida realmente rápida. Es decir, no hablo de los 18 W de muchos modelos, sino de las propuestas de realme u Oppo de doblar o incluso triplicar en algunos casos ese voltaje. En el caso del realme 8 Pro la carga rápida se sitúa en los 50 W y no tienes que comprar ningún cargador extra, ya viene en la caja. El tiempo de carga total se sitúa en torno a los cuarenta minutos y da mucha paz mental ponerlo a cargar, irte al baño y que a la vuelta ya esté en el 30% desde casi el cero. Un 10 para estas propuestas.

Mi experiencia con el realme 8 Pro tras tres semanas de uso 8

Precio y opiniones

El realme 8 Pro ya está a la venta en tiendas, por un precio oficial de 280 euros para la versión 6 GB de memoria RAM y de 300 euros para la versión con 8 GB, aunque ya me he encontrado algunas ofertas para conseguirlo por 20 euros menos. En definitiva, me parece uno de los grandes candidatos a convertirse en el móvil de gama media más interesante del año, tanto por su formato (me ha parecido realmente cómodo en el agarre y en el uso) como por su cámara de 108MP, la calidad de la pantalla AMOLED o su sistema de carga rápida. Como siempre, hay algunos peros, como el hecho de que su panel no tenga una mayor tasa de refresco o el hecho de que no venga con 5G. Para mí no son escollos, pero son aspectos en los que se queda algo por debajo de su competencia.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.