La estafa de los microcréditos P2P afecta a millones de chinos

Nueva estafa a la vista. Acaba de darse a conocer una importante estafa relacionada con una plataforma de microcréditos que ha dejado sin ahorros a muchos ciudadanos chinos. Se trata de Zhang Yue Li Cai, un sistema P2P (Peer-to-Peer) que operaba en China como negocio de microcréditos, pero que dejó de funcionar el pasado mes de julio para sorpresa de aquellos que habían depositado su confianza en la misma. Y es que algunos de ellos han llegado a perder nada más y nada menos que 50.000 euros: los ahorros de toda una vida.

Pero, ¿qué es exactamente Zhang Yue Li Cai?

La plataforma Zhang Yue Li Cai es (o era) un negocio de microcréditos que apenas contaba con regulación y a la que podía acceder casi cualquier persona. Los ahorradores (aquellos que desgraciadamente han perdido el dinero) proporcionaban dinero para que los intermediarios, Zhang Yue Li Cai, pudieran ofrecerlo a las personas que lo necesitaban. Que podían ser particulares o incluso empresas.

¿Y qué recibían a cambio los primeros? Pues lógicamente, un interés anual, que en este caso estaba entre el 6 y el 14%. Se trataba de una compensación más que significativa, teniendo en cuenta que hoy es prácticamente imposible obtener una cifra de estas características con un depósito bancario cualquiera, en un negocio inmobiliario o incluso en Bolsa.

La cosa está en que las personas o empresas que accedían a esta vía de financiación optaban por ella después de haber fracasado en los intentos de conseguir dinero a través de los medios tradicionales. Esto hace que el riesgo se incremente considerablemente.

estafa p2p

La estafa de los microcréditos P2P y la regulación

Las empresas de este tipo han proliferado sin mesura en los últimos años. Tanto es así que se han registrado a 6.000 empresas y que más de 50 millones de personas han confiado en los beneficios que pudiera reportarles el negocio de prestar dinero. El descontrol detectado en el sector ha hecho que las autoridades chinas se pusieran manos a la obra con la regulación.

Las plataformas tenían de margen hasta el pasado mes de junio para probar su función. Tenían que demostrar que se dedicaban justamente a eso: a hacer de intermediarios entre los prestadores y los prestatarios. Lamentablemente, lo que han hecho algunas de estas plataformas es hacerse con el dinero e invertirlo en productos financieros. Algunas incluso lo robaron. Esto ha hecho que muchas de estas empresas hayan desaparecido y por tanto, dejado a los pobres inversores sin un céntimo de sus ahorros.

En algunos casos, los usuarios sabían perfectamente a quién prestaban el dinero. E incluso habían firmado contratos con su beneplácito y las condiciones. Ahora, tras haber perdido sus ahorros e intentar reclamar con los prestatarios, se han encontrado con que la empresa que figuraba en el contrato, por ejemplo, no existe.

La ruina en Zhang Yue Li Cai y otras 2.300 plataformas

La ruina en Zhang Yue Li Cai y otras 2.300 plataformas

Tal como relata El País, algunos prestadores afectados, al darse cuenta de que sus ahorros estaban en peligro, se dirigieron directamente a las oficinas de Zhang Yue Li Cai. Allí se encontraron con que solo quedaban algunos empleados, a los que también se debe dinero. Las dos personas que gestionaban la plataforma han desaparecido y se encuentran al extranjero.

Por si esto fuera poco, también se ha sabido que el banco en el que se guardaba el dinero también ha roto relaciones con la plataforma. Y eso que en dos años Zhang Yue Li Cai hizo operaciones por nada más y nada menos que 380 millones de euros.

El problema está en que hay otras 2.300 plataformas afectadas y por ende, decenas de millones de familias en China que se han quedado sin los ahorros que habían confiado a estos intermediarios. No hay amenazas para la economía del país, pero sí para el bolsillo de todos aquellos que creyeron que las plataformas de préstamos P2P eran una buena forma de inversión. 

Otras noticias sobre... , ,